E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

¡La Policía Nacional necesita cambios!

Eduardo Blázquez entrevista a Diego Fernández, vicesecretario general del Sindicato Unificado de la Policía de Galicia.

Entrevistar a Diego Fernández, además de un placer, ha resultado revelador y clarificador para contar/encontrar claves sobre la inseguridad jurídica de la Policía Nacional. Contar la verdad es esencial en las palabras y en los actos, en los pronunciamientos de Diego, que muestra caminos vitales para ampliar derechos y libertades de los agentes españoles. Al considerar inasumibles las limitaciones de sus compañeros, quiere sumar y ampliar, con gestos y enseñanzas, con profundo compromiso, se convierte en el caballo alado de Picasso, al acometer y apostar por cambios y por conquistas para el noble grupo de policías nacionales; en efecto, resultan necesarias las transformaciones expresadas en una entrevista que tiene un momento de gran emoción: ¡cada mes y medio fallece un Policía Nacional!


En este doloroso llanto, está la necesaria ampliación de los derechos y las libertades de los Agentes. Las generosas y sabias repuestas, esclarecen los senderos para ampliar la capacidad de expresión del CNP. La multiplicación de puntos de vista presentados, se amplía con planteamientos y argumentos, con valiosas observaciones, para alimentar los cambios de pensamiento, puede ser la génesis de una Metamorfosis, para poder mostrar Valor (cuidando y tratando cada Debilidad), para construir la mágica ascensión del Arco que los agentes construyen cada día para protegernos.

 

 

 1) ¿Cómo valora el Régimen disciplinario sobre los Agentes de Policía? Háblenos de las variantes y las mejoras que acometen en el Sindicato Unificado de Policía sobre el sistema disciplinario.

 

El régimen disciplinario  en el Cuerpo Nacional de Policía es el más restrictivo de la función pública.


 
En ocasiones el régimen disciplinaria se utilizada para acallar la voz de los molestos. Hombres y mujeres que no pueden torcer la vista ante situaciones y hechos que vulneran los derechos de los policías a los que representan.

 

El artículo 18,2 de la Ley Orgánica 2/86 , marca como limites específicos para ejercer la actividad sindical en el CNP, el de mantener el crédito y prestigio de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

 

Como se podrán imaginar en ocasiones los representantes sindicales debemos denunciar hechos que, aun siendo ciertos, pueden dañar la imagen de la institución a la que pertenecemos. Nuestros políticos y legisladores erran al pensar que, limitando nuestra libertad de expresión, se solucionaran los problemas existentes en el colectivo policial.

 

   Es inaceptable que, en pleno año 2015, se utilice el régimen disciplinario para sancionar a personas que denuncian la realidad de lo que sucede en su colectivo.

 

2) La Rehabilitación frente a la Inhabilitación es una de las cuestiones más delicadas. ¿Qué salidas han encontrado en el Sindicato Unificado de Policía?

 

Para situar a los lectores, cabría explicar que, en el año 1995, se produjo una reforma del código penal que afectó entre otros al artículo 42. Desde la entrada en vigor de esta modificación, un día de inhabilitación especial para ejercer la función pública implicaba la perdida de la condición de funcionario, de forma definitiva.


Recuerdo el caso de un policía que, por una misma intervención, fue condecorado por el Ministerio del Interior, con una cruz al mérito policial con distintivo blanco y por los mismos hechos expulsado de forma definitiva del CNP, a tenor de la aplicación del artículo referido.


Fue una persecución policial, un radiopatrulla había detectado un vehículo sustraído y, en el trascurso de la persecución, el vehículo conducido por el delincuente colisionó, cuando uno de los agentes bajó del vehículo Policial, este intento atropellarlo para continuar la huida. El Policía que conducía el radio patrulla continuó la persecución pero, esta vez, sin su compañero, que quedó tirado en el suelo tras lanzarse para evitar el atropello. La persecución se prolongó hasta que, nuevamente, el perseguido colisionó el vehículo, en esta ocasión el policía adoptó las perceptivas medidas de seguridad y, cuando abrió la puerta del vehículo, fue acometido por el delincuente con una sierra, repeliendo la agresión con un disparo a la altura del abdomen del agresor. El delincuente se recuperó de las heridas, pero el agente fue expulsado de la Policía por una decisión Judicial, a pesar de que la Dirección General de la Policía reconoció su actuación como meritoria y le condecoró con una cruz al mérito Policial.


No debemos olvidar que un policía nacional tiene que adoptar decisiones en situaciones críticas, decisiones que no admiten demora, pero que deben de rodearse de toda una serie de garantías como la oportunidad, la congruencia o la proporcionalidad, aunque, en ocasiones, se obvia que el Policía tras una formación de seis meses en una Academia Policial, puede cometer errores humanos, mientras otros decidirán de forma sosegada, en sus despachos, observando y escrutando el posible error.


Contestando a su pregunta diré que la solicitud de rehabilitación ante el consejo de ministros de un funcionario expulsado, es casi una utopía, una medida de gracia pensada para otros cargos y  que muy raramente se concede a los policías  que trabajan en las calles.


Para el Sindicato Unificado de la Policía es necesario una modificación del código penal.0


3) Permitir la especialidad en un policía, atender las posibilidades de trabajar e investigar para crecer y mejorar rendimientos, potenciando programas formativos e innovadores, específicos para cada perfil, puede resultar un estímulo para ustedes. ¿Cuál es su percepción?


El Cuerpo Nacional de Policía se nutre de la motivación de sus agentes, aunque un buen profesional necesita estar bien formado, porque las carencias formativas redundan en desmotivación e inseguridad.

 

El Cuerpo Nacional de Policía ha mejorado sus programas formativos, pero sigue siendo complicado acceder a ellos. La realidad es que las organizaciones sindicales están asumiendo el rol que debería asumir la administración. Como dato expondré que, en los últimos 4 años, el Sindicato Unificado de la Policía en Galicia, ha formado a más de 5000 agentes en las distintas áreas policiales. Debemos asumir esta responsabilidad porque no podemos permitir que, ante una modificación del Código Penal o de la Ley de Seguridad Ciudadana, nuestros agentes salgan a las calles sin haber recibido formación, ni información al respecto. A menos de un mes de la entrada en vigor de la reforma del Código Penal y de la LO 4/2015 de protección de Seguridad Ciudadana, los funcionarios de las Comisarias de Galicia, no han recibido ningún tipo de formación al respecto, lo que supone un peligro para la seguridad jurídica de los Policías y Ciudadanos.

 

El SUP ha tenido que adquirir más de 27000 códigos penales y recurrir a la colaboración de Jueces y Fiscales que altruistamente se prestaron a formar a nuestros agentes.  

 

 

4) Resulta necesario ampliar los Derechos de los Agentes. ¿Dónde se encuentran las soluciones y los frentes para abordar las mejores de los derechos? ¿Existen barreras o limitaciones?

 

Tenemos muy claro que la solución a muchos de los problemas que sufre nuestro colectivo, pasa necesariamente por reformas que necesitan de una voluntad política.

 

 Citaremos algunos de los cambios que consideramos imprescindibles para conseguir que el CNP sea un cuerpo policial civil al servicio de la ciudadanía, con independencia del gobierno que ostente el poder político en cada momento.

 

Proteger la independencia, el carácter civil y la vocación de servicio público del CNP, mediante la actuación en tres campos fundamentales:

 

-Dotar de transparencia y rigor a los procesos de acceso y promoción interna en el CNP.

 

-Actuar sobre el sistema de concesión de condecoraciones y el nombramiento de cargos en el extranjero.

 

-Limitar los puestos de libre designación, principal motivo de Subordinación constante al gobierno de turno, por la inestabilidad que esta situación genera en los titulares de los puestos de trabajo de mayor responsabilidad.

 

-Unificación del Cuerpo Nacional de Policía y de la mayoría de los integrantes de la Guardia Civil, en un cuerpo de policía de ámbito nacional con carácter civil.
-Establecer un nuevo marco legal, que modifique la actual Ley Orgánica 2/86, de FFCCSE.


-Diseñar mecanismos que verifiquen la aplicación de la Ley 19/2013 de Transparencia y acceso a la información pública, promoviendo valores de igualdad de oportunidades, mérito y capacidad.


-Un régimen de incompatibilidades igual al del resto de funcionarios públicos.


-Un régimen disciplinario menos restrictivo.


-Que no se vulnere el principio “ non bis in iden”  que contempla la prohibición de la aplicar una doble sanción a un mismo sujeto por la comisión de unos hechos idénticos.

 

 

5) Se pueden registrar importantes suicidios entre los agentes; sorprende la ausencia de ayuda psicológica, ante las reiteradas vivencias traumáticas de los agentes. ¿Qué aporta el Sindicato Unificado de Policía? ¿Se debe apostar por la prevención?


La función policial es una labor con altos niveles de estrés para sus funcionarios,  en nuestro día a día vivimos los problemas y desgracias  de nuestros ciudadanos, situaciones dramáticas que, en muchas ocasiones y a través de la empatía, van haciendo mella en nuestra estabilidad emocional; Es una realidad que cada persona es distinta y por tanto distintos son nuestros umbrales de resistencia psicológica.
Siempre que acontece una catástrofe, los servicios policiales son las primeras unidades en acudir al lugar de la tragedia, aunque nunca nadie después de ver cuerpos destrozados, mutilaciones o familias rotas, se han dirigidos a esos hombres para preguntarles como están, como se encuentran o si necesitan ayuda, en muchos casos para la administración pública no somos más que el número que portamos en nuestra placa; es cierto que hemos citado grandes catástrofes, pero en nuestro trabajo diario también vemos de forma continua familias rotas por la violencia de género, niños desamparados, accidentes, fallecimientos, agresiones, suicidios, agresiones sexuales, etc.; sin embargo,  se sobrentiende que tenemos que ser capaces de soportarlo todo, ¿nunca nadie se pregunta porque las aseguradoras médicas no tiene interés en cubrir a nuestro colectivo? La respuesta es sencilla, nuestro estrés tiene que manifestarse de alguna forma: somatizaciones, ulceras, gastritis, taquicardias y, por desgracia, en muchos casos suicidios.

 

Cada mes y medio un Policía Nacional decide poner fin a su vida.

 

El Sindicato Unificado de la Policía en Galicia ha creado un gabinete psicológico para atender de forma anónima a los miembros del colectivo que necesiten ayuda psicológica, nuestro proyecto se llama “Vivecnp”. Una vez más un sindicato tiene que asumir el rol de la Dirección General de la Policía.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: