E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

Fernando Rivero

Fernando Rivero es un creador que interpreta y expresa una auténtica visión de la Naturaleza; se reconcilia con el paisaje para mostrar la pureza de la identidad de su alma con la infinitud y con el abismo, un deseo inalcanzable que vive desde la atracción, desde la soledad.

Las fotografías de Fernando, entre la tierra y el cielo, proyectan nostalgia y verdad, revelan la grandeza de la Madre Naturaleza que ilumina sus silencios. El cuerpo del hombre disminuye ante el espacio paisajístico, amado y respetado. La inmensidad desborda, Fernando crea y celebra su encuentro con los cielos; como un soñador de montañas, desde las cimas, retorna al espíritu primitivo y esencial; vestido de Anteo, se distancia del paisaje jupiteriano para apostar por la estética saturniana, un deseo doble que se proyecta en las huellas de sus montañas-moradas.

 

La sierra de Gredos, con la magia del espíritu dionisíaco, se ilumina con la energía cuidada del artista. Fernando impone verdad y voracidad, una belleza que se une a su compromiso, a su labor didáctica en ponencias repletas de datos y de imágenes, a su interés por la sabiduría, a su búsqueda y a su sempiterna curiosidad.

 

Los espacios abiertos se convierten en la ventana del alma, el espacio exterior traduce el universo de los sueños de Fernando.

     

  1. ¿Cómo le afecta la vivencia en la Sierra de Gredos, en Arenas?

 

Creo que si en algún sitio maduré como fotógrafo fue en la Sierra de Gredos. Al principio mostraba mis fotografías como una afición y poco a poco veía cómo gustaban y me exigía a mi mismo obtener los mejores paisajes de la Sierra.

 

Quizá por entonces fuera más fácil. Hoy hay grandes fotógrafos en la zona y sorprender con la fotografía cuesta más.

 

  1. ¿Qué recuerdos tiene de sus inicios en Ávila?

 

Llegué a Arenas de San Pedro en un mes de Diciembre con la idea de que era un destino temporal. Al poco tiempo me tuve que trasladar a la Sierra de Guadarrama a realizar un curso y cuando regresaba los fines de semana a Arenas por la nacional 501 veía florecer la primavera en un paisaje que cada vez me impresionaba más.

 

Al final me quedé 12 años.

 

  1. ¿Qué papel tienen en usted la luz y la atmósfera de las cimas de la sierra? ¿cómo afecta a sus fotografías y a su vida?

 

Cada vez me cuesta más entender un paisaje sin un horizonte de montañas. Hace poco escuché que los grandes navegantes que descubrieron América eran de la meseta castellana más que de la costa de donde partían con sus barcos. La inmensidad del horizonte llano creaba el carácter necesario para afrontar aquellas grandes empresas.

 

Por el contrario el montañés que vive a las faldas de la Sierra, aunque de carácter duro es alguien que se ha forjado en la dureza de su paisaje y de ellos he aprendido a entender ese paisaje. La sensibilidad para captar la luz la aprendí desde niño viendo otras obras de fotógrafos o a los grandes pintores.

 

  1. ¿Cómo determina usted las composiciones, los encuadres y las perspectivas de las fotografías que realiza? 

 

Aunque parezca mentira de manera instintiva. Nunca he estudiado composición, pero de vez en cuando he recibido algunos buenos consejos sobre ello. Creo que me sería difícil empezar a ver líneas a la hora de encuadrar una fotografía. Prefiero guiarme por el instinto a la hora de componer.

 

  1. ¿En las imágenes marca un retorno a la naturaleza, a la pureza de los paisajes? ¿Cómo explicaría su relación con la Naturaleza?

 

Desde pequeño he ido con una mochila a la espalda a disfrutar de la Naturaleza. Lo que se aprende de niño no se olvida nunca y tuve buenos profesores en la materia.

 

Ahora puede resultar curioso contarle a un joven de 14 años que con esa misma edad subías a lo alto de una montaña a ver amanecer. Y no iba solo, con lo cual esas inquietudes las disfrutábamos en grupo.

 

  1. ¿Reflexiona acerca de las relaciones entre la naturaleza y el arte?  Señale sus pintores esenciales.

 

La arquitectura, la escultura y la pintura, principalmente en el plano clásico me han impresionado desde que empecé a conocerlas a fondo al nivel que se estudia (o se estudiaba) en Bachillerato. Creo que me animé con la fotografía por la imposibilidad que tenía de de plasmar esa belleza en un lienzo.

 

Me gustan mucho los pintores hiperrealistas como Antonio López que sabe plasmar la luz de los amaneceres como nadie aunque sea en el paisaje urbano. Si ha habido unos cielos que me han parecido "imposibles" de plasmar en fotografía esos han sido los de Manuel Aznar y en cuanto a texturas me quedo con las puertas de Victorio Rodríguez que sólo pueden parecerse a una fotografía dramática en blanco y negro y sin embargo el sabía hacer eso mismo con el color de los óleos.

 

  1. Ante sus representaciones de la Naturaleza, el ilimitado silencio y la soledad se sienten. ¿cómo explicaría los espacios abiertos en sus imágenes?

 

La montaña se siente de verdad en soledad. No la actividad deportiva que siempre ha de acerse acompañado. La contemplación de un paisaje se debe de hacer en soledad o con la compañía de quien sepa guardar silencio durante la contemplación.

 

Quizá por eso en mis fotografías de montaña procuro que no aparezcan más de una o dos personas para dar una sensación se silencio.

 

  1. En ocasiones, su mirada es romántica. ¿qué clave emocional tienen sus trabajos?

 

Quizá tenga pocas fotografías que emocionen de verdad. O quizá en el mundo de la imagen en el que nos movemos hoy en día pocas instantáneas consiguen hacer vibrar el sentimiento.

 

Intento añadir un punto emocional a mis fotografías, pero creo que en muy pocas lo he podido conseguir. Hace poco he visto un trabajo recientemente publicado por Sebastiao Salgado. Sus fotos sí que tienen un contenido emocional importante muy difícil de conseguir hoy en día.

 

  1. ¿Ha encontrado su paraíso?

 

La verdad es que sí. En 1996 viajé a Nepal por primera vez y me enamoré de sus montañas, de su gente y de la luz. He vuelto hasta 8 veces a disfrutar de estos placeres y creo que todavía me falta mucho por ver. No obstante estoy abierto a otros horizontes que me puedan impresionar.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: