E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

FERNANDO MARTÍN, VIGILANDO LAS FACETAS de la CASA DE DÍA

Acasaded%c3%ada detail

Fernando Martín, Jefe del Centro de Día, define las facetas del gran lienzo cubista de la Casa Grande; cada morador de la Casa, es un complejo entramado de facetas que, como en un cuadro cubista, establecen sus diferencias, sus capacidades para marcar la diversificación de puntos de vista, esencial planteamiento para poder reconocer los beneficios que aportan las diferencias de los moradores de la Casa, su inclusión va unida a su riqueza, a sus aportaciones a la sociedad que, por otro lado, necesitan un apoyo de las ausentes o distantes Instituciones.


Fernando Martín escucha con gran atención, su experiencia como cuidador y su pasión por Ávila, por sus calles con sus obras de arte, le permite construir los senderos y los caminos de sus emotivos moradores cubistas.

 


1-Háblenos de su llegada a la Casa Grande


Llegué buscando un trabajo que me permitiese poder conciliar mi vida social y  familiar porque del que procedía, era complicado. Trabajaba como recepcionista nocturno en un céntrico hotel de Ávila y las noches se hacían muy largas por no poder estar apenas con mi mujer y mi hija, que por aquel entonces tenía poco más de un año. Tiempo después descubriría, que no solo había conciliado mi vida, sino que además,  los chicos para los que trabajaba, también formaban parte de ella.

 

2-¿Cómo afronta los primeros momentos-encuentros en la Casa?


El inicio fue raro, no es muy común cambiar un traje y una corbata por unos guantes y una bata. Comencé en atención directa como cuidador de residencia, en aquella época estábamos a caballo entre la residencia de la Rosaleda y la de la Serrada, porque la del Mirador estaba cerrada, a punto de iniciar las obras de reforma.


Al principio todo era nuevo, tenía la sensación de haberme subido a un tren en marcha, cuyo trayecto y destino para mí era totalmente desconocido (no hacía nada sin consultárselo antes a los compañeros por temor a equivocarme). Trabajar con personas  con capacidades diferentes requiere una alta dosis de responsabilidad y paciencia. Cada chico es distinto y aquello que funciona de maravilla con uno, con otros solo sirve para complicar aún más las cosas.


De lo que no me libré, fue de sufrir algún que otro sonrojo. La refinada picardía de muchos de nuestros chicos, supera con creces la idea preconcebida que tenía acerca de su inocencia. Son auténticos expertos en el manejo de ciertas situaciones, manipulándolas hasta límites insospechados.

 

 

3-Destaque algunas vivencias especialmente emotivas.


Sin duda alguna la experiencia más emotiva para mí, fue el estar presente en la celebración de los 50 años de esta Casa. Considero un privilegio haber estado presente, siendo parte activa en la planificación de cada uno de los actos que se sucedieron a lo largo del año.
Otro momento especialmente emotivo, es cuando ves que el esfuerzo y el empeño que nuestros chicos ponen en todo lo que hacen, da sus frutos y te das cuenta que son capaces de hacer todo lo que se propongan: teatro, coro, danza…  El espíritu de superación que poseen es francamente envidiable, para ellos la zona de confort, en la que casi todos “los normales” vivimos, apenas existe.


 
4-¿Qué visión tienen los abulenses de las Casa Grande?


Antes de la campaña de comunicación, la Casa Grande era una gran desconocida en la población abulense; se sabía más bien poco de ella y en ocasiones la poca información que tenía, no hacía autentica justicia a lo que había dentro de esta casa. Afortunadamente, gracias a la campaña de comunicación, impulsada por esta institución,  motivada por el 50 aniversario, hoy  los abulenses nos conocen por lo que somos y lo que hacemos.

 

 

5-¿Qué utopías o sueños tienen para la Casa?


La inclusión y la igualdad de las personas con capacidades diferentes son todavía en este siglo una utopía, aunque se han dado bastantes pasos, considero que todavía queda mucho camino por recorrer y muchos muros que derrumbar. La discapacidad es una forma de vida, no basta con que se hable de ella, debería tener más apoyo y atención por parte de todas las instituciones.

 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: