E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

ESPEJO X. AGUAS de GERTRUDIS

Glennhamlet detail

Ante el espejo, objeto de meditación, el rostro de Hamlet se define en vertical para velar la imagen horizontal de Ofelia, el jardín suspendido. La poética del espejo de las aguas marca un Tiempo que, desde el siglo XVI, irá transformando los giros de los rostros de Hamlet y Ofelia para construir los tiempos de Orlando de Virginia Woolf. La mirada de Liuba Cid, sobre las aguas dormidas y bajo las flores, es el reflejo de una creadora que, además de unir los puentes de la cultura clásica con el siglo XXI, revela una seriación de mitos ligados a los ideales de belleza representados en la teatral perspectiva de las femeninas aguas primaverales.

 

    

 

 

 

 

 


Como director de la tesis doctoral de Liuba, constato la ambivalencia del espejo en su visión de la realidad del espejismo y de la representación del espejo. Las gotas de Ofelia nutren el espacio de Liuba-Ofelia que, desde el fugaz espejo de ambrosías, retratan el ciclo de las perfumadas alegorías de los sentidos para definir el rostro de Glenn que, además de unir el espejo a la calavera (visión retórica), en sus ojos traduce el retorno a las aguas de Caronte.

 

     

 

  

 


“¿Quién es Hamlet?


El mito de Hamlet es la mayor aportación de la literatura dramática a la literatura universal. El teatro contemporáneo se mira en el espejo de los clásicos como Cronos devorando a sus hijos, con el ansia de poseer la sabiduría y la quinta essentia de su vieja armadura. Ese carbón inerte que Peter Brook enciende en una tarde fría, y que arde para que "termine de ser".

 

   

 


Vemos a Hamlet ante el espejo, reconstruido en la mirada seductora en blanco y negro de Laurence Olivier's, en el rostro firme de Mel Gibson cuando mira a través de la lente de Zeffirelli a una Gertrudis insaciable, interpretada por Glenn Close, a Kenneth Branagh en íntimo soliloquio con su propio reflejo, atrapado en una habitación de perspectivas confusas, deshojando a la muerte en la lenta y reveladora palabra que emerge del alma del actor afroamericano Adrian Lester, puesta en escena de Brook, o diluido en los guantes de boxeo de una Blanca Portillo que trasciende el “dilema”.

 


¿Quién es Hamlet? ¿Por qué el arte invoca su anciana materia? Svoboda, el gran escenógrafo de nuestra era moderna, diría que es una sustancia poderosa, una masa. Heiner Müller, en 1979, exhuma su alma cuando escribe: “Yo fui Hamlet... detrás de mí yacían las ruinas de Europa”. Hamlet sigue siendo una necesidad dramática de nuestro tiempo, una imperfección razonada que aplaza una respuesta”
Liuba Cid(docente Instituto Universitario de Danza Alicia Alonso, URJC )

Comentarios

Alma 21/10/2013 14:38 #4
Perfecta aplicación de nuestro refranero: "de tal palo tal astilla", aunque realmente se trate de la conjunción de dos grandes sensibilidades al servicio de los mortales, ávidos de sabrosas y creativas lecturas. Liuba y Eduardo, no dejéis de enviarnos vuestra cálida lluvia del arte, empapadnos con ella; extraño , bello y rico maná en estos tiempos que corren... Gracias.
Más Fioren. 20/10/2013 20:51 #3
Los textos son maravillosos. Las contribuciones de Eduardo y de quienes aqui son mencionados cada vez son más sugerentes y argumentadas al tiempo, pero, además, las imágenes que se insertan contribuyen a la poética del espejo en todas sus vertientes plásticas. Una auténtica delicia.
Vitruvio 20/10/2013 16:25 #2
Un mundo fascinante y desconocido. Hamlet es el espejo del eterno femenino, Ofelia, la savia que fluye por las cuatro latitudes del teatro occidental. El sello ambivalente de los opuestos en el barroco más sublime que une al Teatro Isabelino y al Teatro del Siglo de Oro español. ¡Oh, que esta sólida, demasiado sólida carne, pudiera deshacerse, derretirse como el rocío!, dice Hamlet. Pero esa frase penetra como un rayo en el drama de todos los tiempos y alcanza a Laura Wingfield en el Zoo de cristal, a Nina en La Gaviota o a Yerma en la lírica inmortal de Federico.
Fiorentina. 20/10/2013 14:33 #1
La cita de Müller me parece FANTÁSTICA!!!!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: