E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

DISTORSIONES DE DAVID LYNCH, ANAMORFOSIS DE FRANCIS BACON

Lynch detail

Los personajes y los espacios de Lynch y Bacon están unidos, los universos de ambos están tejidos por la dimensión deconstructiva heredada del Cubismo, el reino animal dinamiza para aniquilar.

 

 

La subjetividad adentra al espectador en la conjunción de imágenes borrosas y de distorsiones, deudoras de las representaciones anamórficas de los humanistas, permiten mostrar los cuerpos disecciones oponiéndose a la imagen idealizada. El Espejo se desdobla, ambivalente, aliado de la fragilidad, se adentra en las creaciones sórdidas que elevan el non-finito e inacabado para recorrer los actos de la gran Metamorfosis, condensada en la imagen del cuerpo larvario, entre lo informe y lo abyecto.

 

 

Como el Grito de Munch, la alegórica imagen de la Angustia, avanza desde el interior para exteriorizar las oquedades del alma, al enlazar con el dolor esencial y eterno.

 

 

La tensión de cuerpo, lavado y sucio, concreto y abstracto, duro y agitado, se encierra en grandes jaulas manchadas de blanco y negro; se impone el Reino Dionisíaco, un territorio revitalizado en las obras de Lynch para canalizar la ambivalencia que, alterada eternamente, fortalece las relaciones entre los personajes del mapa de Eros y Thánatos, las duplicidades, entre semejantes, alaban las pulsiones del deseo estigmatizadas por los artistas surrealistas.

 

 

Cada mutación diluye el cuerpo para recorrer el almacén de ideas de las oscuras pinturas saturnianas de Goya, monstruos creíbles que hipnotizan para unir el valor del símbolo con las profundidades de la verosimilitud, construyendo el edificio mágico de la Imaginación, motor y eje para abordar las obras de Lynch, generador de historias siniestras y abismales, románticas y surrealistas, dadás y cubistas, con capacidad para adentrase en los rostros siniestros al crear los nexos entre lo tangible y lo intangible.

 

 

Ante Prometeo y Fausto, la potencia creadora de los personajes de Lynch define la belleza de los cuerpos, las heridas de las tensiones reveladas ya en Miguel Ángel, inician el viaje al retrato de Soledad desde la anamorfosis.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: