Cristina sanchez original

El espejo

Cristina Sánchez Sánchez
Moda, belleza, estética, desde la peculiar visión de Cristina Sánchez

Alimenta tu piel

Ya lo decía Hipócrates: “deja que la comida sea tu medicina”. Quizá estemos olvidando que la piel no solo debe cuidarse desde el exterior, sino que es importantísimo cuidarla desde el interior. No fumar, no abusar del alcohol, mantenerse hidratado... son recomendaciones generales a las que debería añadirse una dieta limpia y equilibrada, que nos hará sentir y estar mejor por dentro y que se reflejará en nuestro aspecto más externo, la piel.

Creo que ya he comentado en algún post anterior lo esencial que es un buen estado cutáneo para la apariencia de nuestro maquillaje. No solo eso, sino que la piel es reflejo de nuestra salud y nuestro estado de ánimo, así como del paso del tiempo y las estaciones.

 

En este post me gustaría hablaros un poco sobre la importancia de la alimentación en el estado de la piel. Si bien no es el único factor influyente, sí es uno de los más importantes. Una alimentación adecuada, que no abuse de las grasas saturadas (presentes por ejemplo en snacks de bolsa, bollería, salsas pesadas...etc) y el azúcar, y que sea abundante en vegetales, legumbres y frutas, así como agua; es el pilar fundamental para una buena salud, y eso se nota por fuera.

 

Los ácidos grasos esenciales (omega-3 y omega-6) son muy importantes en la producción de la barrera natural de la piel. Los alimentos ricos en estos ácidos (podéis encontrar omega-3 en pescados como el salmón y las sardinas, y en las nueces; y omega-6 en cereales, aves de corral y otros frutos secos), pueden ayudar a la piel seca y propensa a la inflamación. Además, muchos de estos alimentos contienen también importantes antioxidantes que pueden ayudarnos a prevenir el daño de los radicales libres asociado a la exposición al sol.

 

Estos antioxidantes pueden encontrarse también, junto con gran cantidad de vitaminas como A, B, C, E y K en frutas y vegetales, que además contienen un alto índice de agua. La combinación de estos elementos ayuda a mantener la hidratación en la piel, a la vez de conservarla con una apariencia joven por más tiempo. Prueba con fresas, kiwi, uvas, batatas, alubias, lentejas, zanahorias, alcachofas, pimiento, espinacas...

 

He mencionado legumbres y vegetales que además tienen un alto contenido en hierro y calcio como las lentejas y las espinacas, respectivamente. Uno de los vegetales considerados más completos por la mayoría de expertos es el brócoli, aparte del kale, un tipo de vegetal algo difícil de encontrar en nuestro país. El brócoli es una excelente fuente de calcio para aquellos que como yo, no podáis tomar productos lácteos; además de contener vitamina C, que ayuda en la absorción del hierro; vitamina K y mucha fibra, que mejora el tránsito intestinal.

 

Uno de los antioxidantes más importantes para la salud de la piel es el betacaroteno, asimilado por el cuerpo en forma de vitamina A. Forma parte del proceso de crecimiento y reparación de los tejidos, y puede también proteger la piel del daño solar. Se encuentra en albaricoques, zanahorias, pimientos rojos, mango, calabaza y tomates, por ejemplo. Esta última hortaliza posee una cantidad altísima de licopenos (un tipo de carotenoides, como los betacarotenos), que son liberados al cocinarse.

Un dato que quizá os resulte curioso. Está demostrado que el chocolate, en un estado lo más puro posible (chocolate negro, sin leche y azúcares añadidos) es beneficioso para la salud en general. Y además, ayuda a liberar serotonina, la hormona de la felicidad. ¡Basta con un trozo al día! (mi favorito es el de 72% de Mercadona, lo hay envasado en pastillas individuales también :D)

 

También debemos mantener un nivel adecuado de minerales como el selenio, el cobre y el zinc. Muchos estudios muestran que el selenio influye en la elasticidad de la piel y juega un papel importante en la prevención del cáncer de piel. Las mejores fuentes de selenio son los cereales integrales (que conservan todos los nutrientes intactos, al contrario que sus homólogos blancos, que en el proceso de refinado pierden gran parte de ellos), el ajo, el marisco y los huevos. El cobre (en frutos secos, semillas, marisco de concha, aguacate, patatas, guisantes, legumbres y otros vegetales), combinado con la vitamina C y el zinc, ayuda a desarrollar la elastina, que es la fibra que compone la estructura interna de la piel. Además, el zinc (en carnes magras, ostras, copos de avena y aves de corral como el pavo) es esencial para el sistema inmunológico, regula la producción de grasa de la piel y se dice que es beneficioso contra el acné.

Y por último, ¡hay que hidratarse! El agua forma parte de un porcentaje muy alto de nuestro cuerpo, y por ello es vital beberla. Además, intenta variar el agua con otras bebidas, como el té verde, que está relacionado con el rejuvenecimiento de las células de la piel.

 

Espero que os haya sido útil y nos vemos el próximo sábado :)

 

Podéis seguirme por Twitter en: http://www.twitter.com/elespejo_

Comentarios

Cristina S. 23/12/2012 11:23 #2
Marta, lo de la alimentación no es una ciencia exacta, son recomendaciones para mejorar el estado general de la piel (independientemente de sus características). Unos niveles adecuados de todo y una buena hidratación hacen maravillas :)
Marta 17/12/2012 20:31 #1
¿Me sabrías decir alimentos que vayan bien para la piel y el pelo grasos, aparte del zinc, como ya te he leído?

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: