Merchan original

El blog de Merchán

Luis Alberto Merchán
Blog de Luis Alberto Merchán

Rectificar es de sabios

Al tercer día resucitó. El séptimo día, el Señor descansó. Y en nuestra Salamanca, después de ¡diecisiete años! el culebrón del aparcamiento de la Plaza de los Bandos fue definitivamente enterrado. La rocambolesca historia de este proyecto urbanístico tuvo su punto final esta misma semana, merced a la declaración pública del alcalde en la que ponía de manifiesto que, de seguir adelante con la idea, la UNESCO podría retirar la catalogación de Ciudad Patrimonio de la Humanidad a Salamanca.
Mal negocio hubiéramos hecho si se hubiera cambiado una cosa por la otra: el aparcar los coches, por este reconocimiento público a la ciudad, una ciudad que, no lo olvidemos, vive del turismo y tiene en la cultura y en su ingente patrimonio histórico-artístico su referente esencial.

El actual regidor municipal, en su particular carrera por enderezar todas aquellas vías torcidas que ha tenido que heredar, ha adoptado la única decisión sensata vistos los antecedentes. Desde el inicio, la oposición ciudadana a la construcción del aparcamiento en esta plaza de la ciudad fue importante. No voy a decir que fuera mayoritaria, por dos motivos: primero, porque no creo que lo fuera y segundo porque quizás estaba enmarcada dentro de una lucha contra todo lo que hiciera Lanzarote, fuera esto bueno, malo o regular; razonable o fruto de su irreflexión.

Quizás en este caso la idea original, que pudo ser, al menos, digna de estudio, perdió por completo el sentido cuando la UNESCO puso sobre el tapete la relación causa-efecto antes indicada. Dicho lo cual, ya el propio ex alcalde dio marcha atrás durante su primera legislatura. El problema fue cuando, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, recuperó la idea de manera unilateral, sorprendiendo a propios y extraños y contradiciéndose a sí mismo, claro. La vuelta al proyecto careció por completo de razón y pareció basarse más en un capricho personal que en una acción de gobierno dirigida a gestionar de manera razonable el interés de los salmantinos.

Pero, en fin, miremos al futuro. Mañueco ha manifestado que retomarán la idea de construir un aparcamiento que dé servicio al centro de la ciudad. Estoy seguro de que lo hará, como también estoy seguro de que la decisión que tome será lo más consensuada posible y en defensa de los intereses de los que quieren que se construya el parking y de los que opinan que quizás no sea tan necesario. Otra cosa quizás no podamos esperar, pero que el alcalde tomará la decisión escuchando a todos, eso es seguro.

Coda: El juez Garzón se enfrenta en el Supremo al segundo de los procesos que le pueden apartar de la función jurisdiccional. De los tres, este es el que más dudas o discusión puede generar, ya que es fácil derivarlo, no hacia una posible prevaricación por instruir un proceso para el que se sabe no competente, sino hacia la legítima exigencia de justicia de unas personas que piden algo muy lógico y moralmente innegable: que se reconozca la memoria de las personas que fueron represaliadas por el régimen franquista.

Ahora bien, ¡cuanta autoridad moral hubiera ganado el superjuez si hubiera obrado de igual manera cuando le denunciaron los salvajes crímenes de Paracuellos, realizados con la aquiescencia de (algunas) autoridades republicanas! Pero no lo hizo. Se le vio la patita. He ahí la cuestión.

¿No estás de acuerdo conmigo? Me parece estupendo, si quieres debatir sobre este u otros asuntos podremos hacerlo en la línea de comentarios de ahí abajo.

Si prefieres hacerlo en privado

blogdemerchan@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: