Merchan original

El blog de Merchán

Luis Alberto Merchán
Blog de Luis Alberto Merchán

Los servicios públicos y algo más

Soy una de esas personas, y espero que haya muchas entre mis lectores, que han pagado durante muchos años la seguridad social y, gracias a Dios, no han tenido que usarla nunca: ni un ingreso en el hospital, ni una baja, casi no conozco a mi médico de cabecera, de hecho, creo que lo he visitado dos veces en los últimos diez años. No obstante por un incidente practicando deporte (el deporte es salud ¡ja!) esta semana pasada he tenido que visitar el flamante Hospital Río Hortega de Valladolid. Aunque lo mío no era nada grave allí me han remitido los de atención primaria y, la verdad sea dicha, no puedo tener ninguna queja del trato recibido. Creo que lo mío puede ir para un poco más largo, así que, seguiremos informando sobre como evolucionan las cosas.
Todo esto venía a colación de que últimamente se está hablando de los sacrificios que habrá que asumir como consecuencia de los recortes de la crisis. Antes hablaba de oídas, pero por lo menos ahora tenga una mínima referencia personal de este tema. Somos conscientes de que los sacrificios serán duros, no cabe duda, pero considero que, como bien defiende el presidente Herrera en nuestra comunidad, la línea roja de la sanidad, los servicios sociales y la educación no puede ser franqueada. Que para ello habrá que conseguir que los usuarios sean conscientes del gasto, evidente: que se giren facturas en la sombra, por ejemplo. Que hay que aumentar la productividad de todos los agentes del sector sanitario, insustituible, ¿o no son, acaso funcionarios, como el resto de los mortales que van a ver como bajan los sueldos y aumenta la jornada laboral? Sólo espero de las autoridades que resistan firme el envite que les van a hacer, el fin lo merece.

Por otra parte, estamos asistiendo a la publicación de ciertas noticias sobre cómo se resolvió en falso el asunto del 11-M. Preocupante tema, por todo lo que deja vislumbrar. Fuimos bastantes los que nunca nos tragamos la versión oficial de los hechos, sobre todo porque no cuadraba con la más pura y elemental lógica. Los autores materiales, las armas del crimen, los testigos de cargo... todo es más que dudoso. Aunque tuve ciertos contactos, he de reconocer que nunca estuve muy dentro de todo este asunto. Pero lo que es cierto es que algo huele a chamusquina en la mayor masacre de la historia de España. Masacre que, además, ha traído unas nefastas consecuencias para la Nación. Seguiremos atentos.

¿No estás de acuerdo conmigo? Me parece estupendo, si quieres debatir sobre este u otros asuntos podremos hacerlo en la línea de comentarios de ahí abajo.

Si prefieres hacerlo en privado

blogdemerchan@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: