Merchan original

El blog de Merchán

Luis Alberto Merchán
Blog de Luis Alberto Merchán

Los problemas de la educación

Dentro de dos meses habrá elecciones generales en España. Ése será el momento en el que los ciudadanos tendrán que elegir el futuro que quieren para ellos y los suyos durante los próximos cuatro años. Tendrán que elegir entre continuar en el marasmo, el desastre económico y la confrontación social o dar uno paso al frente o bien dar un paso adelante y darle la oportunidad a otros gobernantes de que apliquen políticas rigurosas y meditadas encaminadas a mejorar un poco las cosas.

Ahí a la izquierda tienen a uno de los causantes de este desastre en el que se encuentra España (o lo que queda de ella). Ganó en el año 2004; no entraremos en detalles de las peculiares circunstancias de su victoria, y revalidó la misma con fuerzas renovadas e intachables apoyos en 2008.

Que su gestión haya sido un desastre es culpa suya y de su gobierno. Que haya tenido 8 años en sus manos para dejar a este país como un erial, es en gran parte culpa de todos, por no haber tenido suficiente con catar la cosa una sola legislatura. Bien es cierto que nos engañó un poco, con bien acredita la foto en la que prometió el pleno empleo para una legislatura en la que se ha visto la mayor tasa de paro de la sitia patria. Pero en fin, insisto en que más tontos fuimos los españoles que nos dejamos engañar, máxime cuando ya conocíamos el percal.

Pero en fin, tiempo habrá para hablar de las elecciones conforme se vayan acercando. Nos hartaremos, qué digo, nos aburriremos de ellas, aunque sean la única salida que nos queda para este desastre. Hoy quería hablar de otra cosa. De los tan traídos y llevados recortes de la enseñanza. Parece ser que nuestros buenos amigos, los líderes sindicales se preocupan ahora de si se recorta o no se recorta gasto en la enseñanza. Vaya por delante que considero que la enseñanza pública basada en el mérito, el esfuerzo y la capacidad por parte de los alumnos; en la exigencia, el reciclaje constante y la autoridad, por parte de los docentes, no sólo es necesaria: es insustituible para conseguir que un país funcione como debe. El sistema es el siguiente:

Si la enseñanza pública, obligatoria hasta un nivel y accesible a todo el mundo en niveles superiores es de calidad, es exigente y motivadora, tendremos un país que, en el futuro, será dirigido por una población formada, analítica, rigurosa e independiente. Y además igualitario, ya que una buena instrucción pública iguala por el mérito y los conocimientos a los ricos y a los pobres.

Quien quiere puede ir (y pagar) una enseñanza privada que, cumpliendo unos mínimos estándares de calidad, se gestionará y funcionará como quieran los titulares de la misma y los padres de los niños que asistan a ella.

Pero Âżqué tenemos hoy en España? Justo lo contrario de lo que he descrito: la única que tiene esas características positivas que he descrito es la enseñanza privada (que debe haberla, sin duda alguna), pero, con ello, se está discriminando a los pobres que nunca podrán acceder a ella. La desigualdad social que viene de la cuna, no podrá ser removida por mor del esfuerzo y el sacrificio personal. Y eso es porque las leyes educativas con las que han mareado a los profesores y a los alumnos (ambos son las víctimas de todo esto) han vaciado la idea de que para aprender hay que esforzarse, que no se saben las cosas por ciencia infusa ni jugando, que el suspenso implica que tienes que redoblar esfuerzos.

Esfuerzo, bonita palabra que hoy carece de asiento en la enseñanza. ÂżSaben que los chavales pueden pasar de curso aunque suspendan dos asignaturas, que no tienen que recuperarlas y que esas asignaturas pongo por caso, pueden ser lengua y matemáticas? Âżimaginan qué harán los chavales a los que no les gusten la lengua y las matemáticas porque, precisamente, son las asignaturas que más esfuerzo requieren? Evidentemente, que no son tontos, dejarlas sin estudiar Âżpara qué? Eso digo yo, Âżpara qué?

ÂżSaben que los alumnos que no estudian religión, en vez de estudiar ética o cualquier otra asignatura evaluable son estabulados durante una hora entera a cargo de un profesor que no puede hacerles aprovechar el tiempo en algo útil y que les sirva? Âżsaben que eso es así y que está pasando hoy en día en nuestras aulas? Este es el futuro que nos espera. Y esto no es demagogia política, esto es la realidad. Suficiente drama es el de los docentes: mal pagados, poco o nada respetados por los alumnos y menos aún valorados por la Sociedad.

Con todos estos problemas uno se pregunta Âżpor qué los camaradas sindicalistas no han salido a las calles mucho antes? Ah, ya que es que ahora en las comunidades autónomas gobierna el PP. No había caído.

ÂżNo estás de acuerdo conmigo? Me parece estupendo, si quieres debatir sobre este u otros asuntos podremos hacerlo en la línea de comentarios de ahí abajo.
Si prefieres hacerlo en privado

blogdemerchan@gmail.com


Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: