Merchan original

El blog de Merchán

Luis Alberto Merchán
Blog de Luis Alberto Merchán

Con muy buena voluntad

Efectivamente, con muy buena voluntad, pero con una desastrosa consecuencia. Eso es lo que pasó con la señora que quiso restaurar el Ecce Homo de la Iglesia de Borja (Zaragoza). La verdad es que a uno le sorprende cómo esta noticia ha acaparado el interés de los medios de comunicación patrios y, por ende, de la opinión pública en general.
Y de twitter y del resto de las redes sociales, en las que ya hemos visto la cascada de montajes de entre los cuales rescato algunos para su vista. Ya se sabe, una vez más el genio español dedicado al cachondeo, la chanza y la chirigota. Supongo que este inusitado interés se deberá a que estamos en las postrimerías del mes de agosto y que todavía no hay muchas noticias fuertes para entretener al personal, aunque no estoy del todo seguro de ello. Creo más bien que esta historia, que mezcla la ingenuidad infantil de la señora y el esperpéntico resultado obtenido, lo que genera es cierta pena en los que la siguen. Quizás sea algo patética, en el sentido estricto del término, es decir, que mueve a la tristeza o la melancolía.

Porque ingredientes tiene para ello: La señora octogenaria (seguro que con una vida muy dura a sus espaldas), que tiene a su cargo un hijo con discapacidad, que va a la ermita a menudo y que se percata de que la imagen de Cristo, de su venerado Cristo, está deshaciéndose ante la pasividad de los sacerdotes, que cree que alguien tiene que hacer algo y que, ¿por qué no ella, si ya lo había hecho en ocasiones anteriores?... todos los ingredientes producen esa inquietante cara, una chocante mezcla entre extraterrestre y personaje de “El señor de los anillos”. Aunque a mí me da más miedo la de la Esteban, que tenemos ahí arriba.

El caso es que la cosa se va de las manos y el ayuntamiento, que tendría que haber sido más cuidadoso a la hora de vigilar su patrimonio, amenaza ahora con entablar acciones legales contra la buena mujer. Otro elemento patético. Si es que, señores, la cosa se nos va de las manos.

Otros que aludirán a la buena voluntad para hacer su particular marcha verde, son los simpáticos sindicalistas del SAT, instrumento de agitación social del inefable Sánchez Gordillo, que ya fue protagonista de este blog hace un par de semanas. Pues nada, que entre sus actos de reivindicación, de lucha por los derechos de los pobres y de los obreros, de ocupación de las tierras de “manos muertas”, de “expropiación de alimentos” de los supermercados y.... (bostezos) todo lo demás, también han tenido un hueco para darse un bañito en un palacete de un Duque. Puaj, qué asco: un Duque es el más puro ejemplo de parásito social que habrá de ser extirpado cuando la revolución triunfe y se subvierta el orden opresor establecido. Pero, qué bien se vive al pie de una piscina, eh...

Por cierto, que a los marchadores seles ha unido uno de los perejiles que condimentan todas las salsas izquierdistas de este país: Willy Toledo. ¡Menudo figura!

Al final, entre bien intencionados de uno u otro tipo, la imagen que estamos dando por el mundo es la que es: de traca. Y la prima de riesgo en 500... ¡normal!


¿No estás de acuerdo conmigo? Me parece estupendo, si quieres debatir sobre este u otros asuntos podremos hacerlo en la línea de comentarios de ahí abajo.

Si prefieres hacerlo en privado

blogdemerchan@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: