Atrezzo original

El Baúl del atrezzo

Antonio Sánchez

Miyazaki y su vecino Totoro

 

 

Este 2013 estamos de aniversarios, y en este post de hoy vamos a celebrar el del cuarto de siglo de uno de los largometrajes más queridos y reconocidos de la animación japonesa, ‘Mi vecino Totoro’, y con ello, como excusa, aprovecharemos para hacer nuestro particular homenaje recordando la trayectoria de su director, el grandísimo Hayao Miyazaki.

 

Creo que ya lo he comentado alguna vez en este blog, pero os refresco la memoria repitiendo que soy un aficionado radical del mundo del manga y del anime, que forman –ilustrado y audiovisual- un estilo de animación creado en el país del sol naciente que ha creado escuela y que ha perdurado y perdurará por muchos años. Sus inconfundibles líneas, con orígenes en los Ukiyo-e que aparecieron en el siglo XVII, son bien conocidas por todos, porque, al menos los que como yo nacieron en los ochenta, e incluso antes, hemos convivido con ellos en esas intensas sesiones de dibujos animados que incluían míticos títulos, como, entre otros muchos, ‘Bola de Dragón’, ‘Caballeros del Zodiaco’, ‘Chicho Terremoto’, ‘Ranma ½’, ‘Oliver y Benji’ o ‘Lupin’. Este último precisamente, en forma de largometraje y con el apellido del ‘El Castillo de Cagliostro’, fue el que dio inicio a la carrera en la gran pantalla de Miyazaki en 1979.

 

Este gran director, que además puede presumir de ser ilustrador, dibujante de cómics y productor, ha sido incluso comparado con los grandes del séptimo arte japonés, como son Akira Kurosawa y Yasuhiro Ozu. Nació en los inicios de la década de los cuarenta del siglo XX y desde bien joven aprendió de los grandes del manga en reconocidas series –que también vosotros recordáis- como ‘Heidi’ y ‘Marco’, u otras como ‘Ana de las Tejas Verdes’. Un año antes de arrancarse con el largometraje, probó suerte con la serie ‘Conan, el niño del futuro’, hasta que Lupin le hiciera dar el salto a los Estudios Ghibli, considerado por la crítica especializada y muchos cinéfilos como uno de los mejores estudios de animación del mundo en la actualidad.

 

Hoy, los Estudios Ghibli están dirigidos precisamente por el señor Miyazaki, y aquí es donde se ha curtido y donde ha realizado tantas y tantas obras maestras con las que ha pasado a la historia del anime y del cine mundial, quizás con toda probabilidad como el mejor director de animación del país asiático y uno de los mejores del mundo.

 

De sus obras, que espero no desaprovechéis la oportunidad de ver ninguna, a pesar de que en vuestra cabecitas exista ese estúpido estereotipo de que los adultos no deben ver dibujos animados, podemos destacar ‘Nausicaä del Valle del Viento’, ‘El Castillo en el Cielo’, ‘Nicky, la Aprendiza de Bruja’, ‘Porco Rosso’ o ‘El Castillo Ambulante’, pero, sobre todo, y estas seguro que os suenan, ‘La Princesa Mononoke’ y ‘El Viaje de Chihiro’.

 

Sin embargo, quiero acabar este post haciendo una especial recomendación para que veáis y disfrutéis –y creo que en la Biblioteca Pública la tienen- de la película que está de cumpleaños, ‘Mi vecino Totoro’, una producción de 1988 que nos cuenta la vida de una familia japonesa que en los años cincuenta se traslada al campo, donde las dos hijas que forman parte de ella, Satsuki y Mei, entablan amistad con Totoro, un espíritu del bosque. El padre es un profesor universitario que estimula la imaginación de sus hijas relatándoles fábulas e historias mágicas sobre duendes, fantasmas y espíritus protectores de los hogares, mientras la madre se encuentra enferma en el hospital. Una preciosa historia llena de magia y buenos mensajes que ejemplifican claramente cómo es la obra de Miyazaki, una obra ya eterna que nos sirve para ver la vida de otra forma, para creer que este mundo puede ser un lugar mejor, un lugar más hermoso donde vivir…

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: