Atrezzo original

El Baúl del atrezzo

Antonio Sánchez

Entre luces y sombras

 

 

 

 

 

Corren tiempos de luces y sombras para el séptimo arte en España. Tiempos difíciles que golpean a la sociedad en general y a la cultura con saña, han visto como la industria del cine se encuentra con pierna y media en tierras movedizas, mientras se agarra a una cuerda que le lleva a la luz forjada por la calidad y la creatividad que están dejando entrever los nuevos cineastas de nuestro país.

Esta misma semana, mientras los productores reclamaban al Ministerio de Cultura las deudas contraídas para evitar la ruina del sector, se descubría como una de las últimas producciones españolas, €˜Lo Imposible€™, conseguía el récord histórico de recaudación en España en su primer día para una cinta autóctona con más de tres millones de euros y superando el millón cuatrocientos mil espectadores, llegando a los diez millones en todo el fin de semana.



En esta balanza de buenas y malas noticias empezaremos por las primeras haciendo referencia en primer lugar a esta película dirigida por Juan Antonio Bayona que trata sobre el desastre del tsunami que golpeó al sudeste asiático en 2004, y que, basada en hechos reales, tiene como personajes principales de la trama a una familia española que, estando en Tailandia de vacaciones, se encuentran de bruces con la tragedia, tanto en el momento del desastre como en lo que serán sus consecuencias.

El éxito casi inesperado de esta película puede entenderse desde varios frentes, primero por la historia que cuenta, un tema que suele conectar con el público; el segundo por su equipo artístico, liderado por los actores Ewan McGregor y Naomi Watts, que ya de por sí son un reclamo para el espectador, haciendo que algunos ni supieran que se trataba de un producto español; y en tercer lugar, por el importante trabajo realizado por Mediaset (productora)en su promoción a través de sus canales Telecinco y Cuatro, principalmente, y de otros medios tradicionales y más novedosos.

Pero este éxito no es algo aislado, y es que en los últimos tiempos el cine español apunta alto basado fundamentalmente en nuevos cineastas que han renovado el sector, que se están adaptando a los nuevos tiempos y que poco a poco están empezando a convencer a sus compatriotas españoles de que quizás el cine que se hace aquí no es tan malo como lo pintan.



Otro ejemplo bien reciente con los que contamos es €˜Las aventuras de Tadeo Jones€™, película de animación de Enrique Gato, que siguiendo la estela de otros exitazos dentro del género como €˜Planet 51€™ (2009), nos da una clara muestra de lo alto que vuela la animación española. En su caso se han recaudado hasta el momento 15 millones de euros, siendo la segunda película más taquillera del año, de los cuales sólo uno se ha conseguido este último fin de semana coincidiendo con el estreno de €˜Lo Imposible€™, después de siete semanas en los cines.

Junto a ellas, encontramos otras cintas recientes que refuerzan mi teoría del resurgimiento, como es el caso de €˜Tengo ganas de ti€™, €˜Blancanieves€™ o €˜El artista y la modelo€™, que alcanzan cifras similares en taquilla, pero que sobre todo destacan por la calidad de sus guiones y de su puesta en escena. Junto a ellas, encontramos anteriormente otros éxitos del año como €˜Grupo 7€™, €˜La voz dormida€™, €˜Carmina o Revienta€™ o €˜El mundo es nuestro€™, que sorprendieron a público y crítica.



Pero por otro lado están los problemas que ya comentaba y que acucian al sector desde hace muchos años, aunque ahora más después del tijeretazo del 20% en los presupuestos y la subida del IVA en los productos culturales a un vergonzoso 21%.

El nuevo Gobierno, digno amante de la cultura y la inteligencia, se ha encontrado con un animal herido que se desangra y al que pretende dar la estocada final, aunque los productores al menos hayan conseguido esta última semana la promesa de manos del Ministerio del discutido y muy discutible Wert, de que las deudas contraídas con las producciones que ya se han realizado y que están pagadas avaladas por patrimonios personales, serán entregadas. ÂżQué será del futuro? Pues parece que está muy negro a la espera de las leyes pendientes que hablan de mecenazgos, exenciones fiscales para mecenas y demás palabrería con la que los llaman a buscarse la vida€Ś

La situación en el terreno económico, uno de los más importantes si no el que más en esto del cine, que es y debe ser industria para sobrevivir, deberá seguir siendo compensada con la calidad, la creatividad y el buen hacer que venimos viendo, y que también se ve en la cantera que anda vendiéndose por Internet. Este futuro incierto deberá aclararse dentro de poco, desde el terreno de los artistas, los entes públicos, los agentes económicos y los inversores privados, y esperamos que sea para bien, porque si se salva esta industria cultural tan nuestra, que tanto ha tenido que pelear, seguro que nos dará muchas horas de entretenimiento. También es nuestra responsabilidad. Acabemos con los estereotipos y disfrutemos, simplemente disfrutemos delante de la gran pantalla, de la magia del cine, también español.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: