Silueta2saul original

El base atómico

Saúl Asensio

Pepe Alonso, el auténtico base atómico

Pepe alonso vs rm detail

Tiro de memoria y hoy quiero recordar la figura de un director de juego clásico de los años 80. Un histórico del CB Valladolid que es protagonista del primer recuerdo que me viene a la mente sobre un partido profesional de baloncesto que yo haya presenciado en directo.

Era aún un niño de 8 años y estaba en mi primera experiencia como socio del CB Valladolid. Entonces vi a un joven jugador que salía a la pista de Huerta del Rey para sustituir al bigotudo base titular. Era Pepe Alonso.

 

Un comentario de un familiar que estaba junto a mi en ese partido se me quedó grabado: “hay madre que se va Seara y sale Pepe, vamos Alonsito hombre que puedes, a ver que haces”. Era un choque de la liga 82-83 de la entonces Primera División, ante uno de los equipos más conocidos en aquella época, el Inmobanco madrileño. Alonso lo hizo bien y el equipo ganó finalmente por un espectacular 115-104, pero él todavía inexperto, no acababa de generar confianza en el aficionado como si lo hacía su antecesor, Carmelo Cabrera, que sin embargo no se entendió del todo con Arturo Fernández Seara, la otra pata en la dirección de juego morada.

 

Contento de haberle podido conocer personalmente hace tres años cuando me lo presentó en las oficinas del club Porfi Fisac, buen amigo suyo, José Antonio Alonso Vázquez (Pamplona, 06-04-1961) era un base de mi perfil preferido, director de juego puro, genuino producto de su época. Con 1.83 de estatura y el típico físico de “uno” ochentero, llegó a orillas del Pisuerga desde el Obradoiro con la complicada tarea de llenar el hueco que dejaba Cabrera, quién en el verano del 81 abandonó el equipo en medio de un agrio debate.

 

En aquel choque del que he hablado antes, Pepe Alonso saltó al parqué de la misma manera que muy posteriormente en sus inicios en Pucela hiciera Carles Marco, generando comentarios para todos los gustos, incluso de personas que censuraban su fichaje. Pero como sucedería después con Marco su trayectoria se consolidó y tras esa primera temporada de adaptación, en la que Alonso sólo tenía 20 años, el tiempo ha colocado al navarro como uno de los bases, si no el que más, de mayor solvencia en la historia del CB Valladolid.

 

A pesar de que ni era el más fuerte en su posición, ni el mejor defensor, ni el de más talento, ni siquiera un anotador, si era un cerebro en la pista. Un tipo listo y un seguro de vida para el entrenador porque tomaba siempre la decisión correcta cometiendo pocos errores. Eso vale su peso en oro. Un “playmaker” pre ACB que también se hizo un hueco en la moderna competición, en la que el poderío físico se fue imponiendo poco a poco a la calidad con el paso de cada temporada.

 

Alonso fue protagonista en el Miñón y Fórum Filatélico de Mario Pesquera y llegó a jugar con Sabonis en la primera temporada del lituano en Valladolid. El entrenador leonés le sacó todo el jugo y con él llegó a estar los 40 minutos en pista en muchos partidos. Fue el surtidor de balones de una de las parejas de americanos mas recordadas, la que formaban Steve Trumbo y George Singleton y también el base titular de los morados en la primera Final a 4 de la Copa del Rey que disputó el equipo allá por noviembre de 1984 en Badalona.

 

Su peso en la historia del club morado avala a Alonso que fue capitán del conjunto castellano varios años. Con nueve temporadas seguidas (1981-1990) a sus espaldas, es uno de los jugadores de la vieja guardia con mayor protagonismo en la estadística ya que detrás de otro mito como Samuel Puente, es el tercero que más temporadas consecutivas ha permanecido en el CBV como profesional. A ambos sólo les supera Lalo García con trece. Puente alcanzó las once de una tacada y es además el máximo anotador en los 38 años de vida de la entidad con 4.292 puntos convertidos.

 

En su posición específica, Alonso es asimismo el base con mas campañas disputadas de continuo, ya que Seara, que vistió también nueve años de morado, lo hizo en dos etapas (7+2).

 

Contando los partidos en liga, Alonso alcanza los 298. En ACB (223) casi todos los disputó con la camiseta morada. En dicha competición ha sumado con la elástica vallisoletana 6.411 minutos y 405 recuperaciones (2º en ambos apartados en ACB tras Lalo). También tuvo una destacada presencia en la Copa del Rey interviniendo en tres de las cuatro semifinales que ha disputado la escuadra pucelana hasta la fecha y jugando una Korac.

 

La llegada de un Corbalán al que Gonzalo Gonzalo y la presencia de Sabonis lograron convencer para retornar a las pistas con el Fórum tras dos años retirado, supuso la salida del fantástico Pepe Alonso antes de comenzar la campaña 1990-91. Muy identificado con el club pucelano, si sus obligaciones se lo permiten, Alonso visita siempre que puede la ciudad del Pisuerga, que considera su segunda casa y donde conoció a su mujer.

 

Por todo ello, he querido reivindicar a este auténtico base atómico que ha pasado injustamente más desapercibido que otras importantes figuras de la historia de nuestro querido club. En mi modesta forma de ver, Alonso se ganó con creces por su significación histórica que se le considere firme candidato al puesto de mejor director de juego en la longeva trayectoria del Club Baloncesto Valladolid.

 

 

Comentarios

David 17/07/2014 18:56 #1
Qué recuerdos, magnífico artículo Saúl.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: