Silueta2saul original

El base atómico

Saúl Asensio

El cruce de caminos

Bustos detail

Después de muchas vueltas la situación por la que atraviesa el CB Valladolid bien puede compararse a una película de zombis. 

El club ha caminado como un muerto andante y poco viviente en sus tiempos más recientes mientras ha estado bajo el paraguas del anterior equipo de gobierno municipal, pero ahora que ya está desprovisto de dicha tutela, se encuentra en un callejón sin salida porque el último clavo ardiendo, la última oportunidad, en forma de subvención, se ha disipado debido al embargo de la Agencia Tributaria sobre la Fundación Baloncesto Valladolid.

 

La comparecencia de prensa del pasado martes fue limpia y cristalina. Demasiado explícita para lo que estábamos acostumbrados. Pero también sorprendente bajo mi punto de vista, ya que fue ofrecida por el Ayuntamiento en su salón de recepciones, institución que ha estado muy presente en la entidad pese a no tener más que un pequeño porcentaje del tejido accionarial y que ahora, no se considera ni propietario ni tampoco heredero solidario o subsidiario, al menos hasta que haya sentencia de un juez, de los 6.5 millones de deuda que asfixian al club. Y todo ello escenificado en ausencia de representantes de un CBV atrapado en su laberinto particular.

 

El resultado ha sido que el renovado Consistorio ha decidido echarse a un lado y considerar que no le compete la decisión de incinerar al que fuera muñeco predilecto de sus anteriores inquilinos, quienes no querían que les estallara la bomba antes de las elecciones.

 

En esta tesitura parece que a Sunil sólo le queda una alternativa, echar el cierre y acabar ya con la agonía, aunque eso le costara quedar para los restos injustamente como el enterrador oficial de este CB Valladolid. Pero entonces aún consciente de que sin la ayuda institucional no hay margen de maniobra, se diría adiós a los valiosos derechos ACB y de otra parte carpetazo a la deuda y la posibilidad de los acreedores para poder cobrar.

 

Para añadir más madera, el propio alcalde Óscar Puente confirmó desde Plaza Mayor que ejecutará la cláusula “en bien del interés de los ciudadanos”, por la que deja sin efecto la cesión de la explotación del Polideportivo Pisuerga y la parcela colindante debido a la deuda que se mantiene con la Fundación Municipal de Deportes. Estocada al Rock Gym Village y la sede de la Escuela de Valores, así como a la inversión de los 10 kilos del grupo de Marco Aldany. Palo en la frente al arduo trabajo en la sombra de Sunil en estos meses.

 

Asimismo, los datos económicos y financieros sobre el CB Valladolid desvelados con luz y taquígrafos han refrendado la mala gestión tras la salida del concurso de acreedores a finales de 2011. Manejado como un títere  y desprovisto de toda autonomía en la toma de grandes decisiones, nos queda muy claro que el Ayuntamiento, a cuya cabeza visible se ha encontrado Javier León De la Riva los últimos 20 años, ha sido para lo bueno y para lo malo el gran valedor y sin embargo causante, de que el club haya alcanzado esta situación. No es hacer leña del árbol caído, es constatar simplemente una realidad que estaba en la calle y cuyo último episodio ha sido, según el propio presidente morado, la ocultación del embargo de Hacienda y la Seguridad Social sobre la subvención a la Fundación Baloncesto Valladolid que hacía ya imposible cualquier ayuda. Jaque mate a las esperanzas de Sunil para dejar a cero las cuentas pendientes con plantilla, cuerpo técnico y trabajadores de esta temporada. La huida hacia delante cayera quien cayera y pesara a quien pesara ha traído estas consecuencias.

 

Desde dentro, en mi etapa en el club, siempre sospeché que nunca nos llegaba toda la información. Por eso esta ocultación de datos, incluso pasando por encima de la figura de los presidentes, no puedo decir que me sorprenda. Y eso que Sunil no es un tonto al que se pueda engañar fácilmente, aunque con malas artes todo es posible.

 

Para no haber llegado hasta este extremo, se tuvo la ocasión de liquidar la SAD a finales de 2011 con la salida del concurso. Quizás se han perdido cuatro años de regeneración. Pero es fácil hablar a toro pasado como también lo es no ponerse ahora en el pellejo de los que en aquel entonces debían haber tomado esa decisión. No se que habríamos hecho cada uno de nosotros pero no debe ser muy cómodo que te conozcan como el liquidador oficial del CBV.

 

Echemos ya una mirada hacia el futuro inmediato que también va a tener su miga y que ya se esbozó por Óscar Puente, dentro de la rueda de prensa del pasado martes. Por un lado parece que Sunil no quiere tirar la toalla y tiene todo el derecho a no hacerlo. Aunque haya sufrido un gran desgaste quizás más hacia fuera y los demás que en su foro interno, su perseverancia puede haberle hecho concebir una última idea. El lío en el que se ha metido desde que decidió coger las riendas del club es morrocotudo y es normal que quiera jugar sus últimas bazas para trazar un futuro alternativo al CB Valladolid.

 

No es ningún tuercebotas y si pone en marcha una nueva iniciativa seguro que será seria y comprometida con la ciudad. Lo más sensato para él sería marcharse y cerrar la cancela para no complicarse más la vida, así que no tiene ninguna necesidad de apoltronarse. Para ello podría hacerse acompañar de Samuel Puente, máximo icono tras la pérdida de Lalo García entre nuestros históricos, y con experiencia sobrada en la gestión de categorías inferiores y equipo profesional.

 

A expensas de conocer los rasgos fundamentales y la identidad del proyecto de Sunil si se fragua, en el cruce de caminos en el que ahora se encuentra el baloncesto de nuestra ciudad, agotada toda esperanza en el CB Valladolid, parece que hay otro grupo de personas con ADN baloncesto en sus venas, que ha puesto toda la ilusión por crear un nuevo club. Este proyecto liderado por Mike Hansen junto a Juanjo Fernández “Feñe”, cuenta con muchas simpatías en el entorno del basket pucelano.  

 

Su idea al igual que la anterior me merece todo el respeto. Hansen, un tipo al que tengo admiración y cariño personal, es todo corazón y presenta una hoja de servicios intachable en su etapa como jugador. Quiere empezar de cero con un equipo en Adecco Plata y aglutinar la cantera del CB Valladolid en caso de su liquidación. Alrededor de 100.000 euros le costaría la inscripción FEB del sénior y su filial, a lo que habría que sumarle presupuesto en primera plantilla y la cantera. Para empezar, sin relajaciones.

 

Ambiciosa iniciativa para la que parece que Mike y su gente ya han dado los primeros pasos, pero a la que le quedaría muy lejos la posibilidad de la ACB en caso de que se consiguiera un ascenso deportivo en el largo plazo ya que se tendrían que afrontar los gastos de la conversión en SAD, el canon, el fondo de regulación, la cuota del valor patrimonial, más un presupuesto digno para competir en la liga. Estaríamos hablando de 8 millones de euros siendo optimistas. Si la ACB no rebaja sus exigencias, es improbable que el nuevo club pudiera presumir en un futuro del papel que ha dejado el CBV en la máxima categoría del baloncesto nacional.

 

Veremos si en esta encrucijada en la que se mueve ahora el futuro de nuestro baloncesto en cuanto a su máximo representante puede resolverse y encontrar soluciones y sustento. Habrá que estar muy pendiente de cómo se desarrollan los acontecimientos y los pasos que se van dando. Está en juego algo muy importante, que el baloncesto en Valladolid tenga un nuevo rumbo y un referente que no vuelva a ser un espejo opaco donde la realidad se oculte o se refleje de manera distorsionada.

Comentarios

victorm 02/07/2015 12:34 #3
totalmente de acuerdo. Este año hemos tenido el ejemplo en Orense que mantuvo sus derechos y ha podido subir con 1,5 millones y Burgos que nunca podrá subir. La diferencia entre el CB y el club de Hansen son 5 millones de euros.
Williams 01/07/2015 23:42 #2
Al CB Valladolid salir en ACB seguro que le costaría entorno a 3,2 millones menos que a cualquiera de los otos 2 clubes. Ahí está la gran diferencia, al margen de la conversión en SAD que es otro gasto y que el CB Valladolid ya no tiene que hacer. El salto entre CBV y el resto es decisiva hoy en día. De la posibilidad de volver a ACB, a no volverla a tener nunca
Socio 26/06/2015 11:11 #1
interesante reflexion . Pero cuanto le costaría al club nuevo de su il jugar en ACB.? Y al Cb valladolid .? Creo q lo mismo que al proyecto de Hansen

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: