Siluetasalvahernandez copia original

Desde mis pedales

Salva Hernández
Blog personal de Salva Hernández sobre el mundo del ciclismo, rutas, técnicas, consejos, etc...

Por los márgenes del Río Agadón

Una de las salidas mas habituales para los ciclistas mirobrigenses es dar lo que ellos llaman “la vuelta a las serradillas”. Hoy vamos a disfrutar de esta ruta pero complicándola un poquito mas y haciéndo de ella una buena salida de entreno con un buen punto de dureza.

La salida, como siempre en Ciudad Rodrigo, desde el árbol gordo. Desde allí, la carretera hacia Serradilla del Arroyo, para dirigirnos, en primer lugar, a Sanjuanejo, visitando el Monasterio de la Caridad, de origen románico, que perteneció a la orden francesa Premontré, y que, tras la desamortización de Mendizabal, pasó, como tantos y tantos otros, a manos privadas.

Dejamos atrás Sanjuanejo y nos adentramos en una zona donde abunda la encina, una zona típica de Dehesa salmantina, con explotaciones ganaderas de porcino y también alguna ganadería de toro bravo. Es esta una zona muy entretenida para andar en bici, con continuas subidas y bajadas hasta llegar al descenso que nos conduce a Serradilla del Arroyo.

 

Hoy no vamos a girar a la derecha en dirección a Serradilla del Llano todavía, vamos a continuar recto y tras atravesar Serradilla del Arroyo afrontaremos el ascenso al puerto de la Cruz de la Rubia. Es esta la subida prevía a llegar a Monsagro. No es una subida de gran dureza, es cómoda de ascender, incluso con alguna zona de falso llano. En el cruce que nos conduce a El Maillo a la izquierda, y recto hacia Monsagro y la Peña de Francia daremos la vuelta y, tras afrontar el descenso de lo que antes hemos descendido, ahora si, tras Serradilla del Arroyo giraremos buscando Serradilla del Llano.

 

Como decía antes, suele ser este un recorrido bastante habitual para los ciclistas de Ciudad Rodrigo, pero hoy no giraremos buscando Miróbriga en Serradilla del Llano, seguiremos, en rápido descenso hasta el río Agadón, y afrontaremos la subida al puerto del Robledo. La vertiente salmantina de este puerto tiene ocho kilómetros de longitud, y salvo el pequeño descenso del río Chico, mantiene una pendiente constante que pasa por poco del cinco por ciento. Es una subida muy bonita que nos conduce hasta las Hurdes cacereñas, llegando al límite de provincias justamente en el alto, en el puerto del Robledo.

 

Si alguna vez queremos continuar por tierras cacereñas y hemos venido por esta carretera, si seguimos en línea recta iremos hasta Robledo, Carabusino y Casares de Hurdes, si giramos a la izquierda iremos hacia Riomalo de Arriba para poder enlazar posteriormente con Las Mestas y de nuevo a la provincia de Salamanca por Las Batuecas. Pero en esta ocasión lo que haremos es darnos la vuelta buscando de nuevo Serradilla del Llano y posteriormente Ciudad Rodrigo. En el descenso de este puerto se aprecia claramente, sobre todo en la parte alta, toda la llanura de la zona de Ciudad Rodrigo, con Serradilla y las dehesas de los alrededores. El descenso es muy rápido, el suelo es muy bueno, se ha arreglado hace poco tiempo, y rápidamente estaremos de nuevo de vuelta en la ribera del río Agadón. Desde allí un fuerte calentón para llegar a Serradilla del Llano, ya que es un kilómetro y medio pero con una pendiente fuerte que nos hará arrancar a sudar.

 

Una vez llegados a Serradilla del Llano, afrontaremos una nueva variante en esta habitual ruta, giraremos a la izquierda en lo alto del pueblo, para volver a girar de nuevo a la izquierda unos kilómetros después buscando la localidad de La Atalaya. Desde allí, ya siempre en suave descenso, a través de Zamarra, llegaremos al embalse del Águeda, una zona también muy llamativa para andar en bici. Hoy tendremos el embalse de acompañante, a nuestra izquierda durante unos cuantos kilómetros, otro día nos iremos de ruta embalse adentro, por la parte de Martiago. Hoy toca volver de nuevo a Ciudad Rodrigo, y para ello buscaremos de nuevo Sanjuanejo y su Convento de la Caridad.

 

Una vez llegados de nuevo a Ciudad Rodrigo, a las puertas de su muralla, pero sin acceder intramuros, el cuentakilómetros de nuestra bicicleta nos marcará una ruta de mas de ochenta kilómetros, una ruta bonita por esta zona de la provincia salamantina entre los ríos Agadón y Águeda.

           

twitter: @desdemispedales

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: