Siluetasalvahernandez copia original

Desde mis pedales

Salva Hernández
Blog personal de Salva Hernández sobre el mundo del ciclismo, rutas, técnicas, consejos, etc...

El Camino del Cid (I)

Silos detail

De un tiempo a esta parte se le ha dado mucha importancia, y se está publicitando bien, la ruta que debió de llevar Rodrigo Diaz de Vivar, el Cid, en su destierro desde tierras burgalesas hasta Valencia. Nosotros vamos a visitar parte de este recorrido, sobre todo lo concerniente a Castilla y León y vamos a comenzar nuestro particular Camino del Cid, como no, en la localidad burgalesa de Vivar del Cid. La primera etapa nos llevará hasta Silos.

Vivar del Cid, o Vivar como era su nombre original, es una localidad muy cercana a Burgos y, si hacemos caso a la leyenda o un poco también al Cantar del Mio Cid, situaremos como cuna de Rodrigo Diaz, aunque no hay una documentación clara sobre la veracidad del hecho. Cierto o no, Vivar se reconoce como lugar de nacimiento del Cid, y desde aquí iniciaremos nosotros la ruta.

 

En apenas diez kilómetros llegamos a Burgos, y cómo no, hemos de recorrer algunos de los lugares del Cid en la ciudad. Hay una ruta que recorre los lugares de Rodrigo, comenzando por el Arco de San Martín, y el Solar del Cid a los pies del Castillo. Ya en el paseo del Espolón, y si entramos por el Arco de Santa María llegaremos a la plaza de la Catedral. En la Seo burgalesa se hallan los restos de Rodrigo y Doña Jimena. No podemos dejar Burgos sin pasar por el puente de San Pablo donde se encuentra la famosa estatua ecuestre del Cid a la entrada del mismo. Ya que estamos en Burgos, y antes de seguir nuestra ruta, junto al Arlanzón, no podemos dejar de acercarnos a visitar la Cartuja de Miraflores, una auténtica joya del gótico. 

 

Dejamos atrás la capital burgalesa y proseguimos la ruta buscando el Monasterio de San Pedro de Cardeña. En este monasterio, dice el Cantar del Mio Cid, que Rodrigo dejó a cargo del Abad a su esposa Jimena y a sus hijas. Del monasterio románico, fundado por los benedictinos en 899 y saqueado en el 953 por el ejército de Abderramán III, aún queda la vieja torre del siglo X-XI y su claustro románico, del siglo XII. En la actualidad el monasterio es habitado por monjes cistercienses venidos de Dueñas, tras la rehabilitación de San Pedro de Cardeña en 1942. Del monasterio no puedes marcharte sin comprar una botella de Tizona, un licor digestivo, dicen los monjes, que lo elaboran a base de hierbas autóctonas,  pero que más bien es aguardiente, y que, para nosotros, que vamos en bici, no va a ser hoy la mejor opción…

          

Tras recorrer un sinfín de pueblecitos burgaleses, todos con su pequeña historia o relación con el Cid, llegamos a Covarrubias, uno de los enclaves más importantes en el Medievo castellano, sobre todo gracias a la vinculación que tuvo esta localidad con el Conde Fernán González y sus descendientes siendo su hijo Garci Fernández quien fundó el Infantado de Covarrubias en 972.

 

Tras Covarrubias ponemos rumbo, en esta última parte de nuestra primera etapa en el Camino del Cid por Castilla y León, a Silos, donde nos aguarda el Monasterio de Santo Domingo y su afamado ciprés.

 

Silos nos dará cobijo al finalizar esta primera etapa. Han sido casi cien kilómetros, atravesando de norte a sur buena parte de la provincia de Burgos. No ha sido un recorrido excesivamente duro, pero si con tramos que nos han exigido un buen esfuerzo.

 

Ahora, al resguardo del claustro románico del monasterio que hizo importante Santo Domingo, junto al loado ciprés y con el sonido de fondo de los monjes recitando su Canto Gregoriano, descansaremos hoy, para buscar nuevas rutas del Cid en una nueva etapa.

 

twitter: @desdemispedales

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: