Silueta joseangel original

Desde los medios

José Ángel Gallego

Cuando una Nacional se convierte en una gran montería

Jabaliw detail

El tramo de la N-601 entre Rioseco y la Mudarra registra varios accidentes causados por jabalíes. Con la nueva Ley de Tráfico el conductor ahora, además de la víctima, es el pagano.

La Nacional 601 Valladolid-León, en el tramo entre Medina de Rioseco y La Mudarra se ha convertido en los últimos días en una gran montería. Salen tantos jabalíes a la carretera que, a buen seguro, sería más rentable organizar una cacería en el asfalto que monte adentro.

 

Dos jóvenes en apenas una semana han destrozado sus coches. Afortunadamente no sus vidas. Daños materiales aparte, el susto que se han llevado es de esos que ya no se olvidan. Se lo digo por experiencia. Justo en ese mismo tramo -de apenas quince kilómetros- hace algunos años destacé dos buenos bichos y un jabato. Uno de ellos llegaba a los cien kilos y tenía buena boca (habló ya como los monteros).

 

¿La avería? más de nueve mil euros de nada y un fuerte dolor de cabeza. Afortunadamente tenía asegurado el coche contra todo riesgo y la póliza se hizo cargo de los daños. Ahora bien, quien no corra esa suerte además de haber puesto su vida en serio peligro tendrá que rascarse el bolsillo ya que la Junta de Castilla y León y los cotos privados de caza no se hacen cargo de los destrozos.

 

¿El motivo? La reforma de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial que ha entrado en vigor hace escasos dos meses y que establece que la responsabilidad por atropellos cinegéticos será siempre del conductor del vehículo. Bien. Ya lo ven. Cómo si fueran poco los peligros que a diario un conductor tiene que sortear para que ahora las administraciones se laven las manos. Increíble.

 

Cada año se producen en nuestra región más de 5.000 accidentes en Castilla y León con los mismos protagonistas: corzos, jabalíes, perros, zorros y ciervos (en este orden). Por ejemplo, en el año 2011, diez personas murieron a causa de uno de estos siniestros y se registraron 84 heridos graves y más de medio millar leves. Aun así desde las federaciones de caza dicen que es lógico que los cotos no se hagan responsables de estos daños “pues la fauna es de todos y no solo de los cazadores”.

 

Una explicación lógica sino fuera porque yo cada día que me pongo al volante no cojo el rifle con intención de cobrar una buena pieza. Por no hablar de que este conflictivo tramo debería haberse convertido en autovía hace muchos años. Pero ni un presidente del Gobierno vallisoletano, ni uno leonés, lo creyeron adecuado. Así que no confío yo que un gallego termine el casi centenar de kilómetros que aún restan para unir las dos capitales más importantes de la Comunidad. Por el momento andaremos con la escopeta cargada.

Comentarios

Nombre de usuario... 13/02/2017 18:14 #1
¿De verdad era necesario poner esa foto?

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: