Felixangel blog original

Desde el alero

Félix Ángel Carreras
Opinión variada y de actualidad

¿Quién manda aquí?

Ni la apatía de agosto frena los ímpetus por demostrar quién lleva los pantalones en el desaguisado socialista en Castilla y León.

Por si alguien dice que los meses de agosto son aburridos informativamente, sustentado en que el Telediario de La 1 es incapaz de completar su hora de información y necesita recurrir a los reportajes de Informe Semanal para llenar huecos, por aquí tienen entretenimiento suficiente con el partido de tenis permanente que juegan en el PSOE de Castilla y León el supuesto jefe regional contra el líder nacional aterrizado en la Comunidad y sentado en dos o varias sillas. Es decir, Julio Villarrubia&Óscar López.

 

Ha bastado una entrevista generalista de esas que lucen mejor los domingos para volver a presenciar el fuego cruzado que se traen ambos entre manos. No está mal recuperar la normalidad entre el tórrido agosto para saber lo que nos espera cuando arranque el denominado curso político. Mientras el PP hace tiempo que comenzó su particular Salvamé Deluxe sobre continuidades y sucesiones, el PSOE regional tiene en horario permanente la confrontación cainita de sus principales líderes en la Comunidad. A los populares se les ve el plumero sucesorio con Mañueco luciendo el maillot de favorito mientras esperan a deshojar la margarita de la continuidad de Herrera y se unen a la lista los de siempre: Valdeón, Silván y, por supuesto, Ruiz Medrano. Pero el PSOE no puede disimular sus ambiciones protagonistas y el resultado es divertido, al menos ahora, en agosto, cuando también sufrimos para completar nuestro particular telediario.

 

"Desde luego, yo fui candidato una vez en Castilla y León y desde luego no he descartado ni mucho menos volver a serlo, es más, ejerzo la oposición en las Cortes", dice Óscar López.  "Lo que toca ahora es estar donde están los problemas, donde está la gente y donde están las dificultades", responde Villarrubia que, al menos, sí es sincero al reconocer que una de las principales tareas de su partido es "recuperar la credibilidad perdida a chorros".

 

Le falta por añadir que el desprestigio del PSOE en Castilla y León no es más que la consecución de episodios como éste; de bicefalias que solo generan luchas internas muy poco productivas a la hora de plantear una labor de oposición seria, que llegue a la sensibilidad de los votantes. A fin de cuentas en la voluntad del voto está el éxito de los proyectos políticos y el PSOE ya ha perdido en Castilla y León de todas las formas posibles.

 

 

 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: