Felixangel blog original

Desde el alero

Félix Ángel Carreras
Opinión variada y de actualidad

Programación musical en los bares: todos tienen razón

Portacaeli detail

No hay un consenso claro pero la polémica creada en torno a las redadas que el Ayuntamiento de Valladolid ha realizado en bares que programan actuaciones en directo abre un debate en el que se mezclan todo tipo de intereses; económicos y culturales. Las razones se reparten entre todos los implicados, por lo que urgen encontrar un marco de acuerdo.

En las últimas semanas, hosteleros y responsables municipales se han sentado a estudiar fórmulas que activen la programación de actuaciones musicales en bares convencionales. En contra, lógicamente, aquellas salas creadas específicamente para eso que aprecian como una clara competencia desleal. 

 

La postura oficial del Ayuntamiento viene cargada de toda lógica. No puede asumir una ilegalidad al permitir la manga ancha para todos cuando se incumplen cuestiones relacionadas con los permisos, insonorizaciones, etc. La crisis ha golpeado directamente al ocio y los establecimientos se estrujan en buscar alternativas que atraigan el consumo mientras ofrecen la oportunidad a grupos o artistas de Valladolid que dificilmente hubieran encontrado hueco entre los programadores convencionales.

 

La idea, bonita por cierto, de convertir a Valladolid en una ciudad referente en dar a conocer nuevos proyectos musicales o artísticos no puede malentenderse. Cultura sí, música sí, pero no a cualquier precio y esa es la disputa que entretiene ahora a unos y otros mientras la policía ha causado estragos desmontando actuaciones previstas pero actuando en función de una Ley que ahora pretende interpretarse con una cierta holgura por parte municipal.

 

Cuestiones de competencia o ruidos se enfrentan a dar viabilidad a los bares que se orientan hacia este tipo de negocio con la compañía de artistas, en caso noveles, que buscan un espacio para exhibir sus creaciones. Como todos tienen razón y razones, de momento hay una especie de tregua que afecta a aquellas actuaciones menos ruidosas: monólogos, magia, etc. La música debe esperar porque ya hay otros factores que valorar.

 

Los responsables de los negocios deben asumir que necesitan adaptarse a una nueva situación con el consiguiente esfuerzo económico. No pueden realizar un planteamiento que choque con las salas que sí cumplen porque eso resultaría injusto. Ahora bien, se trata de un tema sensible pero sencillo con bastantes puntos de encuentro como para enzarzarse en disputas que acaben en una lectura política. Ni los artistas, ni los bares, ni las salas, ni el Ayuntamiento, pueden dar la espalda a una demanda que se impone, pero siempre respetando los cauces legales que algunos sí han querido saltarse.

Comentarios

Ramón A. 19/03/2013 23:18 #2
Cultura sí, pero en los lugares y espacios adecuados.
Alonso 19/03/2013 11:58 #1
Cultura sí. Pero cumpliendo la ley. Hay bares que son auténticos desastres y eso no dignifica a los artistas.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: