Esther original

Delirios en femenino

Esther Pedraza

Tania Sánchez versus Monica Lewinsky

Monica lewinsky tania sanchez detail

Mónica Lewinsky se enamoró de su jefe cuando tenía 22 años. Eso no es extraño, hay miles de mujeres que se enamoran de sus jefes y algunas, incluso, terminan casándose con ellosPero si tu jefe es el presidente de los Estados Unidos y tienes la mala suerte de enamorarte justo cuando un enorme ventilador llamado Internet empieza su andadura, tienes que andarte con más cuidado.

Hace diecisiete años de la historia de la becaria más famosa del mundo y en este tiempo la comunicación ha dado un giro sorprendente. Y la vida de Mónica, también.

“¿Te imaginas cómo puede sobrellevarse eso de ser alguien anónimo y, de golpe, que todo el mundo, en todo el mundo, hable de ti?”, me dice Ana que acaba de ver, precisamente en internet, una charla de Mónica Lewinsky con el título “El precio de la vergüenza”. No, no me lo puedo imaginar en mí, porque me asfixio solo de pensarlo, aunque lo estamos viendo cada día en las redes sociales. Ya no sólo están expuestas las personas públicas, cualquiera que comete un error y aparece en el gran hermano de la red puede convertirse en viral y subir a los altares del oprobio social.

A mi me parece muy valiente que esta mujer de 41 años haya decidido utilizar su apaleamiento como escalera para reinventarse. Durante más de diez años ha querido ocultar su vestido azul y ha tenido enormes dificultades para encontrar un trabajo serio (es licenciada en psicología social) mientras Bill Clinton seguía siendo presidente y después conferenciante ilustre a millón de euros la charla. Ahora ha decidido airear su historia para llamar la atención acerca del acoso virtual, de la falta de piedad de una sociedad que vive la “cultura de la humillación” como una fiesta a golpe de clics.

“¿Cuántas tonterías hemos hecho con una copa de mas?, continúa Ana. “¿Y si hubieran subido a Internet esos momentos?, ¿y si nos hubieran grabado en aquellas borracheras? No quiero pensarlo,  y no se como puede ahora la gente vivir con libertad su juventud sabiendo que mañana puede aparecer en youtube y expandirse por el mundo”.  Y para siempre, le digo, para siempre.

Dice Lewinsky que hoy el dinero se hace con clics,  y a más vergüenza, más clics. Cuantas más visitas  más publicidad y más dinero. ¿Es ético ganar dinero a costa del sufrimiento de otras personas?

No se qué decir. Las televisiones están llenas de gente que gana dinero de esa manera. Tampoco me vale eso de que no te expongas para no verte comprometido. La libertad de expresión es una rama de la libertad con mayúsculas y yo abogo por la libertad de hacer tonterías en tu ámbito privado sin que nadie las aireé.

“¿Tú crees que Tania Sánchez ha roto con Pablo Iglesias por eso, por el miedo a que cualquiera de sus arrumacos, sus peleas o sus devaneos  aparezcan en la red?”, me pregunta Ana. “No lo creo. Tania no tiene 22 años, no se ha enamorado de su jefe y sabe muy bien lo que es ganar a golpe de clics”.

 

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2015/03/150320_monica_lewinsky_ted_ciberbullying_wbm

http://verne.elpais.com/verne/2015/03/22/articulo/1427018582_759554.html

Comentarios

María Ronderos 28/03/2015 00:46 #2
Aquí una fiel seguidora, Esther.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: