Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

¿Para qué sirve el pacto?

En que el pacto entre PSOE y Ciudadanos no sirva para nada, según muchas opiniones, no estoy de acuerdo, es cierto que no sirve para investir a un presidente ni para formar un gobierno y mucho menos para llevar a buen fin algunos de los acuerdos reflejados que necesitan una mayoría cualificada, no hace falta ser licenciado en exactas, basta con saber sumar para comprobar que 90 más 40 no suman 176, aun así, el pacto tiene su utilidad.

 

El pacto sirve, entre otras cosas, para mostrarnos que el PSOE no es tan afín a podemos como parecía, aunque que se podía esperar del trato que reciben. Estoy seguro de que a muchos nos alegra que este hecho se produzca, que quieren que les diga, a mi alguien que, con esa arrogancia vende la piel del oso antes de cazarle, que se adjudica la Vicepresidencia del Gobierno y pide el Ministerio de Defensa, el de Interior, el de Justicia, el control del CNI y la TV, y no pide también el de Educación, no porque no sea interesante, sino porque pensarán que renta a muy largo plazo, eso sí, el de Agricultura no les interesa, repito, me mosquea bastante, vamos dicho de otra forma, que blanco y en botella y además mala.

 

No sé en qué medida, pero estoy seguro que los dos partidos pactantes si obtienen beneficio, dan la imagen de que se mueven buscando solución a la situación creada mientras otros se encierran en sus intereses sin ceder un ápice, puede que no sea totalmente cierto, pero lo parece y como, no nos engañemos, al día siguiente del 20D comenzó la nueva campaña electoral, estoy seguro de que les aportará votos.

 

Hay que reconocer que es un pacto extraño y que tiene de muy malo su escasísima posibilidad de conseguir la investidura de Sánchez y que como consecuencia de un “NO” en segunda votación, no vayamos directamente a elecciones, el PSOE haga caso a los cantos de sirena de Podemos y vuelva a entablar negociaciones, Rivera saldría muy mal parado y yo me plantearía solicitar la baja como ciudadano de un país habitado por tanto chaquetero.

 

El pacto pone igualmente de manifiesto la soledad del PP, al que colocan en un brete al pedirle una abstención que no va a estar dispuesto a conceder, hay optimistas que piensan que hay alguna probabilidad de que se abstengan, pero no lo harán, les costará horrores tragarse su orgullo por el tirrioso desprecio con el que los ha tratado el PSOE, no sé si por todo el partido, pero desde luego Sánchez no ha estado con Rajoy muy fino que digamos, se puede decir que no de manera, el PP seguirá insistiendo en que son el partido más votado y no valorarán que 7.200.000 votos son menos que 5.500.0000 más 3.500.000, quizá no les vendría mal una pequeña dosis de humildad y a pesar de que duela y fastidie, aceptar formar parte de un gobierno de coalición, que aquí el PSOE si debería pensárselo y modificar su actitud, aunque no tengan la presidencia, mala suerte, las circunstancias y sus errores les han colocado donde están, errores garrafales en muchos casos, porque si bien hay que reconocerles que han hecho cosas bien, faltaría más, para eso han gobernado, también es cierto, como es normal, que no todas sus actuaciones son dignas de elogio y que ha quedado la sensación de que han dejado pasar una legislatura con una mayoría absoluta que les hubiera permitido dar solución a algunos graves problemas y han optado por la cómoda postura de no hacer nada, puede que en algunos casos tengan razón y no haya llegado el momento, pero no en todos, y eso les ha restado muchos votos, algunos nos preguntamos por qué se sigue permitiendo campar a sus anchas a ciertos personajes y porqué se eternizan ciertos procesos judiciales.

 

Mención especial merece el tratamiento que dan a la corrupción dentro de partido, no se entiende que teniendo el PSOE muchos más condenados, imputados y sospechosos varios amén de unas cuantías muy superiores, sin embargo no son tan penalizados, quizá sea porque tienen un Pedro Sánchez aún no identificado a nivel personal con la corrupción y no un Rajoy con la sombra de los sobres y un SMS “Luis se fuerte” que les hace papilla; mientras el PSOE se dedica a intrigar en los tribunales y a tejemanejes con jueces y fiscales, consiguiendo embrollar y retrasar procesos y que muchos delitos prescriban, lo hace a la chita callando y cuando a Vds. les explota un caso, resuena como un cañonazo en el momento más inoportuno y no por casualidad, se nota, pero es que no parece que su reacción cuando tal cosa sucede sea muy acertada y el último ejemplo le vivimos estos días con el affaire valenciano.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: