Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Otro asalto a la valla

Esta vez en Melilla, y entran más de 200, pues que bien, ha servido para que enviemos 40 guardias civiles más a Melilla, no sé para qué, mejor que los hubieran dejado donde estaban y además de ahorrarnos el gasto evitar el riesgo de que a alguno le insulten o le den una pedrada, no se aguante, le suelte bofetón a alguno de estos héroes y nos meta en un lio morrocotudo, que luego se entera la Sra. Cecilia y nos pone a caer de un burro, manda narices, otra funcionaria a la que pagamos un sueldazo para que nos dé por saco, en vez de pedir explicaciones porque no se viene directamente a Ceuta o Melilla y dirige personalmente las operaciones de defensa de fronteras, así se enterará de lo que pasa, claro que teniendo en cuenta las manifestaciones de Soledad Becerril como queremos que nos traten fuera.

 

Las redes sociales están que echan humo con este asunto, algunos ya piden el envío del ejército, la verdad es que mucha gente opina sin tener ni idea, todavía no se han enterado de que el ejército ya está allí, montando tiendas de campaña y dando de comer a los que ya no caben en el CETI, que quieren, que los envíen a la valla para ayudarlos a saltar, si ya saben hacerlo sin ayuda.

 

El espectáculo es de los más insólito, los delincuentes violafronteras corriendo por las calles en busca de la policía, cuando yo creía que era al revés, normalmente es la policía la que corre detrás de los delincuentes y estos se esconden, y los melillenses deben estar encerrados en sus casas y haciendo fotos por la ventana, no sea que si salen a la calle se encuentren algo.

 

Y ahora estamos tan contentos, una menor ha saltado la valla, que alegría, que alboroto, todos los periodistas marrulleros convirtiéndola en heroína creyéndose que así hacen méritos, ¿menor?, ¿seguro?, ¿se ha identificado?, una vez ya hace tiempo un inspector de policía destinado en Canarias, me comentó que conocía a más de uno que tenía diecisiete años desde hacía cinco y todavía le valía, le respondí que el juez debía saber poco de matemáticas porque eso no podía ser ni aunque hubiera nacido un 29 de febrero.

 

Y para todos esos políticos y ciudadanos progres que justifican el asalto a la valla y critican los medios para evitarlo, que defienden a los delincuentes cómodamente desde lejos, desde el sofá de casa e incluso desde el escaño en el congreso o en el senado, postura muy cómoda cuando se goza de una buena situación, hasta de un empleo y salario públicos o semipúblicos, que prediquen con el ejemplo, que se vayan dónde está el origen del problema, que no es otro que las aldeas de Camerún, Mali, Congo, Senegal, etc., y que allí trabajen con ellos y les ayuden a salir de la miseria, ¡ah! y que duerman con ellos en las chozas, que en esos lugares suele ser bastante corriente que al lado de una miseria supina los buenos hoteles ofrezcan un lujo que te mueres.

 

Inmigración si, pero que entren por los puestos fronterizos y debidamente documentados o al menos indicando la razón de la falta de documentación y no mintiendo, ¿que les parecería a estos progres si cuando alguien fuera a visitarlos a su casa entrara dando una patada a la puerta?, ¿y si además se le queda a vivir allí y si llama a la policía para que le echen le responden que es su problema y que además tiene obligación de acogerle y mantenerle que no le puede echar?, si la ley dice que a alguien que entra en tu casa por la fuerza no le puedes echar, hay que cambiar la ley ya.

 

Sigamos metiéndonos con la guardia civil que yo creo que es la única que está haciendo su trabajo, cuanto más los chinchemos mejor, cuando hayamos conseguido desmoralizarlos del todo y convertido en unos pasotas inútiles para que nos defiendan, los sustituimos por monjes franciscanos o hermanas ursulinas a los que, de paso, podrían acompañar unos cuantos diputados, que entre Parlamento y asambleas autonómicas hay unos cuantos, al menos que sirvan para hacer bulto, ya que algunos lo único que tienen que hacer en todo el día es apretar un botón para votar sí o no, y encima se equivocan, manda huevos, como repetiría alguien que les presidió.

 

Tenemos un gobierno de acomplejados que defiende nuestras fronteras como Boabdil defendió Granada, así nos va, acoquinado ante los medios y sumiso ante los funcionarios europeos, de una Europa que nos critica y nos deja solos cuando el problema es de todos. Por cierto que dentro de poco hay elecciones europeas, vamos a ver si se nota en algo el cabreo de la gente, ¿tendremos que volver a repetir por enésima vez aquello de “tenemos lo que nos merecemos”?.

 

La próxima semana continuaremos con el culebrón y sin que nadie aporte nada que contribuya a encontrar una solución razonable, ¿es que esto no cambiará hasta que reventemos?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: