Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Mal comienzo

Si mal comienzo de año por más que nos pese, ya sé que si uno empieza a decir lo mal que nos va y lo peor que nos va a ir, al final acabará partiéndonos un rayo, y que hay que ser optimista y poner al mal tiempo buena cara, pero es que llega un momento en que ya resulta imposible sostenella y no enmendalla.

 

Les juro que he cavilado para pensar en cosas buenas que nos están sucediendo, por aquello de pensar en positivo, y hombre, algo he encontrado. Parece que hemos tenido un año pasado decente en cuanto al comportamiento del empleo y la economía en general, situación que se mantendrá al menos en enero, seguro que sí porque parece que no tendremos en todo el mes gobierno que lo fastidie, después ya veremos, bajada del coste del dinero y del petróleo, que como país endeudado hasta las orejas y dependiente en grado elevado de las importaciones del oro negro, tiene que beneficiarnos, no le pongamos demasiadas pegas a estas mejoras que ya hay quien se encarga de decirnos que no todo lo que reluce es oro, que si el empleo es precario y los salarios de miseria, que si el petróleo baja se hunde la bolsa china y nos baja el Ibex, que si patatín que si patatán, nosotros ni caso, ni aunque tengan razón, que está empezando el año y quedan muchos días para enmendarla y sino pues que lo que tenga que ser sea, de momento, si miramos a nuestro alrededor, no nos va tan mal, comemos todos los días, encendemos la calefacción, disfrutamos de una atención sanitaria, una educación y otros servicios públicos razonablemente buenos, si ya sé que desgraciadamente no todos disponemos de todo lo necesario sin tener que recurrir a entidades benéficas, pero es porque somos unos egoístas que no repartimos, recursos tenemos, al menos de momento vivimos bien, eso sí, quejarse hay que quejarse.

 

Y después de la dosis de optimismo, ahora en serio, tenemos un panorama bastante negro, la hemos liado parda en las elecciones y ahora los elegidos no son capaces de ponerse de acuerdo para solucionar el entuerto, tenemos unos políticos que demuestran poner por delante del interés nacional sus intereses particulares, ya ni tan siquiera los de los partidos, ya dije hace tiempo que nos sobran 300 diputados y el senado entero, total, cuantos más sean peor, y por supuesto un montón de organismos, empresas públicas, fundaciones, etc., que no sirven para nada, solo son compartimentos del pesebre nacional al que muchos se agarran como lapas, y nos lo demuestran todos los días, así que empezar el año sin gobierno no creo que sea nada bueno, ¿o si?, igual, como en Italia, sin gobierno nos va mejor, aunque me parece que si la situación se alarga acabaría en desastre, personalmente pienso que deberían llegar a un acuerdo a toda costa para formas gobierno y evitar una repetición de elecciones que no sabemos qué resultados nos depararán, pero si son unos inútiles y tenemos que volver a las urnas pues que sea, sería divertido ver a alguno perder el escaño del que ya ha tomado posesión.

 

No solo tenemos una situación interna complicada, como ciudadanos europeos deberíamos estar temblando, los sucesos de Colonia y alguna otra ciudad alemana, han puesto de manifiesto el serio problema que Europa ya tenía pero que se ha agudizado por la mala política de inmigración, que eso pase en Alemania, que suponemos es el país más avanzado de la comunidad, con una policía que creíamos de las más eficientes del mundo, es para esperar que el que a nosotros nos toque es cuestión de tiempo y no mucho. Que hayan retrasado la información y tratado de ocultar quienes eran los agresores demuestra una vez más el grado de degeneración que hemos alcanzado, ya no somos capaces ni de defender nuestra dignidad e integridad, si Europa no empieza a soltar hostias como redondeles de plaza de toros cada vez que nos toquen los cataplines, o las cataplinas, decaerá como un tonto que va de culo y sin barranco que lo pare, estamos a punto de retroceder más de cinco siglos y no hacemos nada por evitarlo, que no nos tachen de políticamente incorrectos, estaba por decir que como resultado de lo sucedido deberían dimitir Merkel, todo su equipo y todo aquel que tenga alguna responsabilidad sobre lo sucedido, pero no estoy seguro de que no empeorara la situación, quiero creer mejor que esto les haya servido de lección y actúen en consecuencia, ellos y sus colegas gobernantes del resto de Europa, que algunos que actuaron como debían fueron tildados de, bueno no sé de qué.

 

Y ahora, después de Colonia, ¿qué hacemos?, ¿dónde están todas esas feministas progres, defensoras a ultranza de leyes tan injustas como la de la violencia de género?, ¿no tienen nada que decir?, o es que si el macho es musulmán si tiene derecho a meterlas mano, bajarlas las bragas, violarlas, robarlas y hasta acuchillarlas?. y se han metido con las mujeres porque hacer lo mismo con hombres entre ellos no está bien visto y les pueden aplicar sus tolerantes leyes, ellos si están organizados, respetan sus creencias y no solamente no respetan las de los demás, sino que al que no entre por el aro cuchillo y se acabó, por eso nos dan por saco bien dados, que estos energúmenos hacen a pelo y a pluma, estoy seguro, ¿y esos que pusieron a parir al arzobispo Cañizares por decir una verdad como un templo, tampoco tienen nada que decir?, aunque puede que estén mejor todos calladitos y que no hagan nada, porque vamos a ver, ¿Vds. entienden que una individua salga a manifestarse contra las violaciones en pelota picá?, pues yo no, a no ser que lo que busque sea salir en la portada de los interviús europeos o participar en algún programa cultural tipo gran hermano o la casa de los lumbreras de la holla, con hache, de cozer garvanzos, o del orno de hasar vesugos, porque entonces si lo entendería, pero yo creía que en Alemania esas cosas no pasaban.

 

Y cuando me refiero a dar hostias como platos de parabólica de observatorio espacial, no quiero decir que tengamos que cerrar a cal y canto las fronteras y echar a todo individuo sospechoso de tener la más mínima relación con el islam, hasta ahí no llego, sería igualarnos a los que cometen y predican todas esas atrocidades que contemplamos, pero si un férreo control y abandono del buenismo que nos llevará a la ´pérdida de nuestra cultura y nuestra forma de vida, tenemos que localizar a todos estos elementos indeseables y previa comprobación de su culpa, legislar de tal modo que la ley nos permita meterlos en un barco, debidamente acondicionado para el transporte de ganado, que no se diga, porque ese sería un trato de favor para alguien que no alcanza la categoría de bestia, y desembarcarlos en la playa de alguna isla situada en las antípodas para que no puedan volver, si algún partido se atreve a incluir en su programa alguna propuesta semejante, que cuente con mi voto.

 

Por cierto, en Ávila hemos tenido a primeros de año un suceso, cuyo trato parece calcado del que han dado los medios de comunicación y las autoridades alemanas a los sucesos de Colonia, en versión mini, un individuo le ha propinado una paliza a otro que casi lo mata, por el mero hecho de recriminar a alguien no respetar una cola, o así nos lo han contado los medios tres días después, la policía ha tardado tres días en detener al autor, cuando hubo decenas de testigos, y el juez le puso en libertad con una orden de alejamiento mientras el agredido estaba en el hospital, pues que quieren que les diga, como ahora no tenemos ministro, el que resulte de la formación del nuevo gobierno, que digo yo que más pronto o más tarde volveremos a tener gobierno y nuevo Ministerio de Justicia, aunque quien sabe, puede que le llamen Ministerio de Defensa del Delincuente, o algo parecido, que todo puede ser, le pediría al nuevo ministro que nombrara portavoz o jefe de prensa para que nos explicara a los ciudadanos de a pie ciertas actuaciones judiciales que no nos entran en la mollera. Sr. juez, no dudo de que habrá actuado Vd. de acuerdo con la ley, pero todos sabemos que se pueden hacer interpretaciones y que en este caso la acusación podría haber revestido la suficiente gravedad para no dejar al gitano en la calle, porque muchos podríamos pensar que no fue a la cárcel precisamente por eso y así no se hace ningún favor a la justicia ni a la convivencia, y mi opinión es que con estas actuaciones los más perjudicados son precisamente los gitanos de buena voluntad, que los hay, pero si al resto de los ciudadanos no se nos convence de que no se da un trato especial a un delincuente gitano por el hecho de pertenecer a esa etnia, tendemos a clasificarlos a todos igual cometiendo la injusticia de hacer pagar a justos por pecadores.

 

Mientras estas cosas suceden, nos enfrascamos en discusiones relacionadas con los cambios en ciertas cabalgatas de Reyes Magos, tengo mis dudas de que alguien no lo fomente para que así no pensemos en asuntos más graves, como los expuestos anteriormente, a mí tampoco me han gustado los cambios, algunos nada de nada, pero desde que se admitieron las carrozas de la Coca Cola en los desfiles de reyes se abrió la puerta a convertirlas en carnavales, y eso no lo hicieron los de Carmena, así que pienso que no deja de ser una chorrada el estar discutiendo si las coronas se parecían a las del Burger King o si en el traje de Gaspar podría imaginarse estampada una planta de maría, aunque bien pensado podría no ser tanta chorrada, pero no por el hecho en sí, si se tratarse de una falta de tacto o expresión de mal gusto, sobre gustos hay poco escrito, sino porque se hace con segundas intenciones, y en este país hay que tener mucho cuidado, empezamos cambiando los camellos de los reyes por triciclos y podemos acabar convirtiendo la corte en checa.

 

En fin, amigo lector, que estoy convencido de que el año no comienza bien, pero tampoco vamos a hacer una tragedia, siempre que ha llovido ha escampado y confiemos en que en esta ocasión las cosas mejoren a lo largo del año, yo no estoy dispuesto a sufrir más allá de lo estrictamente necesario, así que como poco puedo hacer por remediar la situación, he decidido emplear la técnica del embrutecimiento para no pasarlo mal, que no es otra que procurar proveerme de un escudo en el que me resbalen los acontecimientos, sin llegar a no darme por enterado, por si acaso, pero tomármelo con tranquilidad, no estoy dispuesto a sufrir un ataque de nistagmo, a que los ojos me hagan chiribitas, el cerebro me rebote en el cráneo de un lado a otro, me salten chispas entre las neuronas, me salga humo por las orejas y acabar más ido que Loconcio Turulato harto de tripis. ¿Qué exagero?, pues seguro que sí.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: