Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Maestros, bárbaros, puercos, dentistas y más de lo mismo

Que cachondo Pablo Iglesias, otro que dice sin decir, no está nada mal eso de expresar que no deja de tener su gracia y resultar paradójico que habiendo dos Ritas que se dedican a la política, a una se la empapele y a la otra se la deje irse de rositas, sin tener en cuenta el apellido, dando así a entender, mediante el juego de palabras, que en este país se da para el pelo a los maestros y se respeta a los bárbaros, y no deja de tener bastante razón, no vale que nos digan que está aforada, no está imputada, investigada o como se diga, y que hay que esperar a lo que digan los tribunales, como si a estas alturas todavía quedaran más de cuatro almas cándidas que creyeran que una absolución judicial demuestra la inocencia del juzgado. Mira Pablo, a cada uno hay que darle aquello a lo que se ha hecho acreedor, para eso están las leyes, y además a todo aquel cogido en un renuncio inhabilitarle para ejercer cargo público, que implique la más mínima responsabilidad, durante un periodo mínimo de diez años, claro que si lo aplicamos a rajatabla igual tenemos que importar políticos.

 

Los juegos de palabra dan para mucho, allá por los años 70 del pasado siglo, los barceloneses decían que había tres clases de cerdos, los puercos, los porcinos y los porcioles.

 

Parece ser que el regidor de la urbe no era muy apreciado por sus ciudadanos, y no por su condición de franquista, que entonces la densidad de franquistas en Cataluña era igual que en el resto del país, sino superior, y es que cuando de la fidelidad depende el negocio y el cocido, pocos valientes optan por pasar hambre, sino porque permitió, entre otras cosas, que más de uno se construyera su chiringuito en el patio de atrás o en la terraza, incluso aumentar la altura de algún que otro edificio en una o más plantas, ya ven, esto de las barrabasadas urbanísticas no se inventó antes de ayer, en aquellos tiempos mandaba en España D. Francisco, y en Barcelona también, y mandaba. Si mandando D. Francisco pasaban esas cosas, me parece que ahora, en la casa de tócame Roque, los barceloneses, mejor dicho, muchos catalanes, van a tener que añadir al catálogo de la especie una nueva variedad, un pig del monte, o algo así, que no se si lo he escrito bien, en castellano, en inglés o en tarabundés, pero yo me entiendo, y Vds. también, y si, reconozco que no me cae especialmente simpático, con dos pelotas nombra un consejero de asuntos exteriores y se pasa por el arco del triunfo, otra muestra más de respeto a los tribunales como de costumbre, la resolución del TC, el caso es añadir una mina más, por debajo de la línea de flotación, al casco de la nave, y sigue sin pasar nada.

 

¿Han visto?, en dos días en la cárcel el de Vitaldent, igualito que Pujol, Blesa, Rato, los que me callo y los que no me haya enterado todavía, y luego dicen que la justicia es igual para todos, señores del estamento judicial, ¿Cómo quieren que pensemos que merecen nuestro respeto, cuando actúan así con un dentista y no lo hacen con un político?, ¿justicia igual para todos?, me parece que van a tener que darnos a todos y a cada uno de nosotros un master intensivo de un par de años para que podamos entender sus actuaciones, que seguro que estamos equivocados y Vds. lo hacen bien, lo que pasa es que estamos muy mal informados y somos muy brutos para entenderlo.

 


Sí, más de lo mismo, vuelta con la corrupción, si ya estamos convencidos de que no tiene remedio lo mejor sería optar por el “que les den” y en las elecciones futuras votar al partido de las vírgenes de la pata al hombro, a los porculistas de Archidona, devotos de san cipote o de san serenin de la capa parda.

 

Cuando ya creíamos, que aunque nos seguiríamos enterando un día sí y el siguientetambién de nuevos casos de corrupción, en cuanto a la gravedad de los mismos ya habíamos alcanzado el tope, robos y trinques varios en favor propio y de los amigos, nada que no pueda solventarse mediante el correspondiente recorte y aumento de impuestos, pero no, aparece la noticia, poco difundida por cierto, más bien tienes que buscarla como si se tratase de un reportaje sobre los cambios y mutaciones del virus de la gripe y sus efectos en los mandriles del escudo de Gabón, donde nos cuentan que varias constructoras han pagado vacaciones en la nieve y realizado otros untes, a altos ex cargos de Adif, como pago a los servicios prestados consistentes en certificar obras no realizadas, de inferior medidas y características a las proyectadas, amén de con materiales de inferior calidad, e inflando precios, vamos en resumen, permitir a la constructora que ejecute la mitad de la obra contratada y cobrar el doble de lo presupuestado, pero hasta aquí nada fuera de lo normal, lo de siempre, esto se arregla con cargo al presupuesto. Pero ahora viene lo grave, se insinúa en los informes que la baja calidad de los materiales y haber suprimido, modificado, o variado magnitudes en elementos esenciales de la estructura e instalaciones anexas, podría afectar a la seguridad del trazado, y amigo, aquí ya si que no, esto ya no es corrupción, roza el delito de lesa humanidad y hay que exigir a nuestros jueces y fiscales que se apliquen al esclarecimiento de las actuaciones y hacer pagar a los responsables su culpa o que se vayan a su pueblo a cavar el huerto y que vivan de la venta de las lechugas que cosechen.

 

El 24 de julio de 2013, en Santiago de Compostela, un tren quiso convertirse en avión, con el resultado de 80 muertos y 150 heridos, así que esta noticia tiene que ser mentira porque si no los muertos tienen que estar rebotando en sus tumbas y los heridos y familiares, que se enteren de la noticia, rabiar de espanto, indignación e impotencia. Cuesta aceptar que consideren al conductor como máximo responsable, si fuera un autobús podría ser, pero un tren de las características del accidentado no puede depender en exclusiva de la actuación de un humano, no nos tomen por tontos, a ver si van a tener algo que ver las excursiones a las pistas de esquí de Whistler cercanas a Vancouver, solo de pensarlo entran escalofríos.

 

A los sobornadores, sobornados y consentidores, había que meterles una condena cortita, un par de años, pero eso si que no la cumplan en una cárcel con piscina, gimnasio y duchas de agua caliente, sino en una de las características y régimen del Castillo de la Isla de Montecristo, donde Dumas ambientó la condena del conde.

 

Qué barbaridad, que cosas se me ocurren, eso en un país civilizado (¿civilizado?) y democrático, en pleno siglo XXI no es asumible, ni siquiera planteable, pero no me negarán que sería un buen aviso para navegantes de aguas turbias y se andarían con más tiento.

 

Reconozcamos y demos gracias a la Guardia Civil por su trabajo, gracias a ellos no nos sentimos como huérfanos, ánimo y seguid trabajando, yo prometo que la próxima vez que me pongáis una multa no me enfadaré.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: