Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Lo que se escribe se lee

Es de Perogrullo, sino para que se va a escribir, bueno, puede que alguien lo haga como terapia y una vez escrito destruya el documento, y aun así, alguien dijo que lo que no se sabe es lo que no se piensa.

 

Si ya sé que exagero, y que si no eres nadie, nadie se va a tomar la molestia de espiarte, pero no hace falta, tú mismo te pones la soga al cuello subiendo el contenido a las redes sociales, que por mucho que se hable de limpieza me parece que eso ya no se borra nunca, siempre quedará algún indicio que como llegues a destacar alguien encontrará, además lo sacará de contexto y acabará atribuyéndote lo contrario de lo que quisiste expresar si así interesa, y por supuesto ocultará si cambiaste de idea y después rectificaste.

 

Le puede pasar a cualquiera, y es lo que le ha pasado a Guillermo Zapata, ¿Cómo iba a pensar cuando publicó los tuiteres que le podían costar el puesto de concejal de cultura cuatro años después?

 

Yo no voy a defender a Zapata, faltaría más, pero si me parece exagerada la campaña que le han hecho, el chiste de los judíos en el cenicero del 600 es más viejo que la tos y probablemente muchos de nosotros hayamos reído la gracia cuando nos lo han contado, ese u otro parecido, en la barra de un bar, creo que su importancia es relativa y depende mucho de quien lo cuente y con qué intenciones, en alguna ocasión he oído chistes semejantes contados por un judío y los que le escuchábamos le reímos la gracia cuando si el mismo chiste nos lo hubiera contado un filonazi todos hubiéramos pensado que era un hijo de, aun así es evidente que no es lo mismo hacer ciertos comentarios entre un grupo de amigos o conocidos que hacerlo de dominio público, se comprende que los afectados se sientan despreciados y ofendidos, las referencias a Marta del Castillo, Irene Villa y las niñas de Alcacer son harina de otro costal, nos afectan directamente y a personas determinadas, cuesta admitir que alguien capaz de publicar tales barbaridades pueda representar a parte de la población .

 

Me parece exagerada la campaña y además contraproducente, exagerada y hasta injusta porque las publicaciones se remontan a cuatro años atrás, si a cualquiera de nosotros nos investigan desde que nacimos puede que no nos libremos ni uno y si alguno cree que a él no le van pillar, que piense que le pueden investigar su ascendencia hasta la quinta generación, con lo cual la posibilidad de salir limpio es prácticamente nula, ni tan siquiera si entre sus antepasados está la Madre Teresa, porque eso no contará, me hubiera parecido más razonable si los hechos se hubieran remontado a unos meses. Contraproducente porque han insistido tanto, algunos hasta con inquina, que cansan y me parece, por los resultados de campañas anteriores, que el efecto que consiguen es el mismo que estercolar vegetales, cuanto más mierda se les echa más y mejor se desarrollan y también porque eliminando a Zapata no nos libramos de lo que viene detrás, anda que entre Carmenas y Carmonas han dejado guapo el Ayuntamiento de Madrid, esperemos que aunque algunos de estos chicos parecen no tener remedio, haya otros que modifiquen sus intenciones, aunque solo sea por aquello de que los toros no se ven igual desde la barrera que desde el ruedo.

 

Se dice que no hay mal que por bien no venga, este caso ha servido para que comprobemos que también hay gente con una altura de miras envidiable, todos nos hemos indignado muchísimo y sin embargo los más directamente afectados son los que mejor han reaccionado, el padre de Marta aceptando las disculpas y el perdón que Zapata le ha pedido y diciendo que él no es quien para decir lo que políticamente hay que hacer con él, pese a la insistencia de algún periodista que quería arrancarle la respuesta que le interesaba, que lo que quiere es que no se utilice el nombre de su hija para semejante empeño e Irene diciendo que ya está acostumbrada y que incluso la mayoría de los chistes la hacen gracia, incluido el que la califica de mujer explosiva, postura generosa e inteligente pues al final el mejor desprecio es no hacer aprecio, ambos demuestran cuál es su altura moral con su actitud y que en este país también hay buena gente, démosles todo nuestro apoyo, compresión y afecto, porque en el reparto de golpes terribles, que a veces da la vida, ellos han quedado bien servidos, quizá también por eso son buena gente.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: