Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

La infanta la justicia y hacienda.

Por fin la infanta comparece ante la justicia, aunque sea como imputada, que creo que es cuando te llaman porque parece que la has liado pero también puede que no, así que te llaman para preguntarte, puedes ir con abogado y mentir. No entiendo muy bien para qué te van a preguntar si has sido tú teniendo en cuenta que puedes mentir y si dices que sí te dan pal pelo, será porque si luego demuestran que has mentido te van a atizar más por ser además de delincuente mentiroso.

 

Se ha montado el espectáculo la algarabía y el tumulto por los medios de comunicación y los manifestantes, que mas bien habría que llamarlos manifesteros, porque parece que van de fiesta con sus esteladas, sus tricolores y las de la coca cola, con sus pitos, sus flautas y sus vuvuzelas, si esas réplicas en plástico del cuerno de porquero o del que usaban los vikingos como antecedente del radar y no darse el piñazo con los cantiles en caso de niebla, que producen un sonido infernal e insoportable a corta distancia y hasta de lejos.

 

Como siempre hay mucha gente encargada de crear cortinas de humo, dándole más importancia a si la infanta tiene que hacer o no el paseíllo hasta el juzgado, el traje que lleva, si se la ve tranquila o preocupada, etc., cuando lo realmente importante es lo que suceda dentro de la sala, que es donde debe impartirse la justicia, una justicia legal y justa y que no deje la sensación de ser un paripé.

 

En este proceso se trata de dilucidar si la infanta y su consorte han creado y utilizado una sociedad con el fin de defraudar a hacienda y si la infanta era consciente de la maniobra. A estas alturas, a cualquiera que haya seguido el desarrollo de los acontecimientos, no le quedará duda de que la infanta está casada con un vividor, que ha sido apoyado y arropado por mucha gente muy importante que sigue ocupando cargos de mucha responsabilidad, en la función pública y en la privada, cuando deberían haber circulado ya en fila india, o mejor de dos en dos o tres en tres, camino de Soto del Real, y de que ella, no solamente estaba al tanto, sino que ha colaborado y actuado de acuerdo con su marido, aunque ahora diga que confiaba en él y no se enteraba de nada, lo que por otra parte no creo que la exima de responsabilidad. No sé si la resolución de este proceso le puede hacer más daño a la conciencia de justicia que tiene el ciudadano dado el nivel de desprestigio ya alcanzado, pero si hay otro estamento que puede salir muy perjudicado.

 

Hasta ahora era general la creencia de que hacienda no se casaba con nadie, y que si defraudabas y te pillaban te lo cobraban con creces y hasta con saña, que los inspectores de hacienda no perdonaban nada ni a nadie, y ahora va a resultar que no, que también los de hacienda hacen diferencias, pues no se si nos van a dejar algo en que creer.

 

Si desprestigiamos a hacienda a la vez que reconocemos un 26% de economía sumergida, que será más, lo estaremos haciendo bastante mal, daremos argumentos a los que trabajan en negro, que se justificarán diciendo que más trampas hacen los de hacienda.

 

Sobre los que trabajan en negro por avaricia y vicio, que caiga todo el peso de la ley y que topen con hacienda cuanto antes, pero que pasa con los que están en economía sumergida por una cuestión de supervivencia, que no generan suficiente para hacer frente a las cotizaciones sociales y a las tasa e impuestos de las distintas administraciones y que les quede para vivir, no van a sacar la cabeza sabiendo que se la van a cortar, salvo que se creen las condiciones necesarias para rentabilizar sus negocios dentro de la ley.

 

No defiendo la economía sumergida, faltaría más, el que exista es una desgracia para todos, para el que lo hace porque no le queda otro remedio si quiere supervivir, para el que sufre por competencia desleal, para los contribuyentes que cumplen la ley y tienen que aportar lo que otros no hacen, y para toda la sociedad en general, pero no olvidemos que en plena crisis puede que la economía sumergida y las pensiones, que también están vapuleando, quizá estén evitando que ya andemos por la calle a mamporros.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: