Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Indignación, miedo y tristeza

Había decidido no hablar de la situación en Cataluña porque ya casi no queda espacio en los medios en que no se trate el asunto hasta el hartazgo, pero hay que comprender que la tesitura lo merece y lo necesita, el momento histórico que se vive es tal que se debe aportar todo lo posible y hasta imposible, que contribuya a encontrar una solución.
Así que al final me he decidido a expresar mis sentimientos y opinión con relación a las elecciones que se celebran hoy en Cataluña.


Me indigna que hayan conseguido que se les reconozcan como plebiscito lo que son solamente unas elecciones autonómicas, haciéndonos creer que una victoria les autoriza a ponerse La Constitución de todos los españoles por montera, ya me fastidiaría bastante que se convocara un referéndum plebiscitario en todo el territorio español, algo que creo no sería posible sin modificar La Constitución y que triunfara el sí a la independencia de cualquier parte del territorio, que en el caso de Cataluña todo podría ser vista la cantidad de españoles influenciados, que no quepa duda, por estos mismos elementos que buscan la independencia y que, ellos, si ellos, también se encargan de inocularles el odio hacia Cataluña, porque les interesa, españoles fuera de Cataluña que se manifiestan en los términos de “que se vayan de una vez y nos dejen en paz” y ¿qué pasa con los Catalanes que se sienten españoles y con los que ellos llaman con desprecio charnegos?, que son mayoría, ¿los abandonamos a su suerte?, repito, me fastidiaría enormemente que triunfara el sí a la independencia, pero en ese caso no me quedaría otro remedio que resignarme, lo que no soporto es tragar que una parte decida por el todo.


Otra cosa que me exaspera es verlos por televisión con esa sonrisa de oreja a oreja, lo de Mas, con perdón, es para dejarle sin dentadura, al contrario que los candidatos de los partidos constitucionalistas que van con cara de funeral, si es que delinquen, provocan, nos escupen y encima se regodean.


Un poco de miedo si me da pensar que pasará, miedo porque el miedo es contagioso y me parece que tenemos un gobierno miedoso y cobarde, que no se ha atrevido a tomar las medidas, que ciertamente deberían haberse tomado muchos años atrás, para haber evitado llegar a esta situación, aún así, todavía conservo la esperanza de equivocarme y que lo que me parece cobardía sea exceso de prudencia, que llegado el momento no les temblará la mano a la hora de atajar la situación.


Tristeza porque haya tantos catalanes que no nos quieran, que muchos incluso nos odien, que alberguen ese sentimiento cuando creo que no lo merecemos, ¿o es que Cataluña es la región más deprimida, con el salario más bajo y con los peores servicios sociales e infraestructuras?, es el producto de los años de adoctrinamiento que han soportado, tristeza porque otros catalanes, que si quieren seguir siendo españoles, se hayan mantenido callados tanto tiempo, aunque comprensible porque significarse les suponía rechazo y marginación y que solo se han atrevido a manifestarse en última instancia, aun así agradecidos de que lo hagan aunque sea tarde, también tenemos que comprender que no hemos estado a la altura de prestarles el apoyo necesario cuando sufren las consecuencias de su españolismo, baste solamente comprobar el calvario que sufren muchas familias por el solo hecho de pedir que sus hijos puedan estudiar en español, derecho básico que como vemos no solo les es negado, INCLUSO PASANDOSE POR EL FORRO LAS SENTENCIAS DE LOS TRIBUNALES, sino que además son estigmatizados, les hacen la vida imposible y el gobierno de la nación sin prestarles ayuda, con lo fácil que sería, solo haría falta un poco de dinero, pero claro, son tan cobardes que no lo hacen por no molestar a los traidores, si traidores, es mejor darles a ellos el dinero para que lo roben, lo malgasten y lo utilicen en hacernos a los demás todo el daño posible.


De poco sirve que ahora la banca, empresarios, asociaciones, organizaciones, personalidades destacadas, etc., les anuncien que a una Cataluña independiente le caería tal cúmulo de desgracias que dejaría las diez plagas de Egipto al nivel de un ligero contratiempo, a los separatistas les de igual y es imposible contrarrestar en quince días el adoctrinamiento y el clientelismo que Cataluña ha soportado durante 35 años.


Pienso que quizá lo mejor, después de hasta donde se ha llegado, es que hoy, día en que se publica este texto y se celebran las elecciones, los juntos por el sí ganen, que saquen mayoría que, según ellos, es lo que necesitan para proclamar la independencia y que lo hagan, que lo harán y entonces el gobierno les aplique con la mayor urgencia posible el 155, que lo hará, ¿o es que se puede dar alguna situación que justifique más su obligatoria aplicación?, porque si no ya no sería un gobierno cobarde, sino otra cosa más grave que merecería que todos sus miembros, además de diputados y senadores desaparecieran de la escena pública como mínimo, que lo procedente sería pedirles responsabilidades, sin esperar a que lo haga la historia.
Una vez suspendida la autonomía se debería proceder inmediatamente a una limpieza de todos los representantes y cargos públicos y privados que se pueda, partidarios de la secesión, los máximos responsables a la cárcel, no me vale la idea de los que proclaman que eso encendería más los ánimos, los afectados ya no pueden hacer más daño si no salen con armas a la calle y a eso no creo que se atrevan y si se atrevieran ya se les daría la respuesta adecuada, sin embargo si habría muchísimos españoles que pensarían que por fin se actúa, además a todos aquellos simpatizantes con la causa les aplicaría solo la mitad, para que no digan, de la terapia que ellos han estado aplicando a aquellos de sus convecinos que no comparten sus intenciones durante más de treinta años, estoy seguro de que en cinco años el panorama sería totalmente distinto, jugar con las cosas de comer es otra cosa, y si no, ¿qué puede pasar?, lo que sí es seguro es que si estos consiguieran lo imposible, tampoco se conformarían, ya están pidiendo el derecho a doble nacionalidad para lo bueno, que les sigamos pagando las pensiones, que España pague su deuda y hasta que les indemnicemos por daños y perjuicios, en fin, como ha dicho Boadella, que ser catalanes les dé derecho a pasearse gratis por el mundo y a continuación, si no lo consiguieran, nos declararían la guerra, eso seguro.


Si como también se comenta, esto no es más que una añagaza más en la escalada de exigencias para que el gobierno siga abriendo la caja y aumentando las aportaciones a Cataluña, y que mediante la correspondiente negociación y entrega de cheque apaciguarlos durante otros pocos años, yo me avergonzaré enormemente de ser ciudadano de un país que tiene un gobierno que soporta semejantes vejaciones.
Nunca he sido partidario de boicotear los productos catalanes, por varias razones, porque son productos españoles, porque con ello se hace el caldo gordo a los separatistas y porque se haría pagar a justos por pecadores, pero alguna excepción si podría hacerse, no soy ningún héroe para que si tengo la desgracia de ingresar en un hospital y necesitar un chute de plasma, decir que prefiero morirme a que me pongan un Grifols, pero lo que si me declaro es objetor de compra de caldos de huesos de pollos y de gallinas de desecho de puesta, de sopas y demás productos que pueda identificar como fabricados por Gallina Blanca, que se los coman todos los Carullas y sus amigos, y que quede bien claro que no lo haré porque sean catalanes, sino por separatistas y desagradecidos, ¿cuándo han medrado ellos y con quién?, son tan soberbios que seguramente piensan que no le deben nada a nadie y que todo lo que han conseguido, sin negarles merito, lo han hecho por sí mismos, bueno sí, quizá reconozcan algo a sus amigos los Pujoles, Mas y toda la casta de afines, que también sabemos de dónde obtenían los recursos para el partido y para ellos.


Mira que me jode que entre todos, los de uno y otro lado, estén a punto de conseguir que yo añore aquellos tiempos en que alguien sustituyó la estrofa del pasodoble del Cordobés por aquella de “ESTALLA EN OVACION LA PLAZA ENTERA Y MANUEL SE HIZO SOCIO DEL AVECREM”, y eso que no soy aficionado a los toros.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: