Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Grexit

Esto de Grexit, no sé por qué, a mí me suena a marca de tinte de pelo, será porque nos lo quieren tomar o por la vara que dan, aunque en realidad creo que significa algo así como espantada griega o patada en el trasero, pero lo cierto es que con los griegos ni cenamos ni se muere padre, venga reuniones de pantomima para perder el tiempo y seguro que a los asistentes los pagamos el viaje, el hotel y la dieta, además del sueldo, ya está bien de cachondeo, yo propongo que los encerremos a pan y agua hasta que lleguen a un acuerdo, aunque me da que íbamos a salir perdiendo, que Varufakis tiene pinta de aguantar mucho y estos son parientes de Leónidas.
La Troika exige a Grecia que baje las pensiones, los salarios, que combata el fraude, que suba la edad de jubilación, etc., en definitiva que baje sus gastos aplicando los correspondientes recortes y que aumente sus ingresos subiendo impuestos, de Perogrullo, solamente hay un problema, que los griegos no están por la labor.


Reuniones de pantomima para repetir siempre lo mismo, es que alguien duda, si sé que simplificando mucho, pero así nos entendemos mejor, que el problema de Grecia es que consume más de lo que produce, por cierto como otros que todavía aguantan, y así no hay manera.


Parece mentira que en esas reuniones, donde asiste gente con la cabeza tan bien amueblada, no sean capaces de dar una solución, será porque no quieran, porque no puedan, o porque no los dejen, yo creo que un poco de todo y mucho de lo último. Entre otras, una buena medida, que nadie propone, sería exigir a Grecia la prohibición de importaciones de bienes y servicios que no sean de primera necesidad, y de estos solo permitir aquellos que ellos mimos no puedan producir, a la par que se les ayuda, si pero de verdad, a recomponer su tejido productivo, muy dañado, como en otros países, por efecto de la globalización, ese invento que consiste en que unos pocos se aprovechen de todos los demás a nivel del mundo mundial, que locura me dirán, eso contraviene todas las normas de comercio internacional y hasta el uso de la libertad, mire Vd. pues no, en situaciones excepcionales hay que tomar medidas excepcionales y no creo que sea difícil justificarlas ni explicarlas, se comprenden por sí mismas, lo que pasa es que los exportadores a Grecia de bienes de lujo no quieren, y mandan mucho, son hechos comprobados que al lado de la miseria florecen las fortunas y que la crisis favorece al mercado de bienes de lujo, resulta sorprendente que Grecia proponga subir impuestos a las empresas que obtengan beneficios superiores a 500.000 euros y las tasas a los yates y sea el FMI quien lo desaconseje, sus razones tendrán, no voy a pensar tan mal como que los yates son suyos o de sus amigos, probablemente sea porque pueden navegar, desaparecer un buen día de los puertos y cuando nos los volvamos a encontrar ondear bandera de Liberia con lo que habríamos conseguido justamente lo contrario de lo pretendido, si es que los ricos no tienen remedio, ni quien los meta en vereda.


El deterioro del tejido productivo ha reducido drásticamente la elaboración de bienes y servicios, pero no solamente en cantidad, sino en calidad, esto ha incrementado el porcentaje de participación en el PIB del sector turístico, todos camareros y hoteleros, ahora bien, vendiendo estancias de ocho días en Mykonos por 500 euros todo incluido, no es fácil ganar dinero, y el turismo de alto nivel usa hoteles que muchos son propiedad de extranjeros, pero si toca dotar a sus hospitales con los últimos aparatos supercalifragilisticos, los tienen que importar y esos no se los venden a 6.000 euros, aunque no lo valgan, para pagarlos tendrán que vender las columnas del Partenón, alguna de sus maravillosas islas o algunos de los hoteles, de los de 6.000 euros por suite y noche, a extranjeros que los disfrutarán abonando su estancia en el exterior, el país no verá un euro, como mucho algunos céntimos, y los que tienen dinero compran el Palace, no la pensión de la Dolores, así no hay forma de levantar cabeza.


Yo no creo que los griegos sean unos vagos, un poco jetas sí y despilfarradores también, como casi todo kiski mal acostumbrado en época de vacas gordas, ni que se hayan propuesto consolidar un estatus de parásito dentro de la Unión Europea, no se lo consentirán, un mal síntoma es que ya su mayores acreedores, (entre otros, o principalmente, léase bancos), hayan conseguido hacer aquello que tan bien se les da, endiñar las deudas de difícil cobro a los estados para que las perdamos entre todos, se barrunta que puede acercarse el final, la Troika dará un ultimátum a Grecia y Tsipras lo someterá a referéndum, mala pinta tiene el asunto y mal acabará como se celebre y salga no al acuerdo.


Ahora para colmo entra en escena, con más presencia porque ya estaba y los griegos parece quieren hacernos creer que se dejan querer, un tal Putin, que se está dedicando a Putinear y todos, hasta los estados que están juntos en el norte del cuarto continente se han puesto nerviosos, no sea que el tal Putin pase de dar mordiscos en las fronteras y llevarse una buena tajada, a colarse en la cocina.


Vamos a ver si puede ser que ya llegue la última, que dicen es la de la vencida, y entre unos y otros sean capaces de parir algo que valga la pena, no sea que al final nos preparen la faena de los montes y en cuatro días vuelta a empezar.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: