Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Granados, el gobernador y los corruptos

Vista la noticia de que Granados inauguró la cárcel donde mora, inmediatamente me recuerda, y supongo que a muchos, ese chiste que ya circulaba por el suelo patrio cuando aquí mandaba D. Francisco, y del que, dadas las décadas transcurridas desde su invención, existen infinidad de versiones, yo voy a transcribir una de aquella época que demuestra que esto de la corrupción ya viene de antiguo, no es una práctica exclusiva de la democracia, y que es la siguiente:


Cuentan que un Gobernador Civil, entonces había gobernadores, -no como ahora que hay subdelegados, y que quieren que les diga, a mí me parece que el nombre les resta categoría-, visitaba una población y el programa incluía pasar por la escuela y la cárcel existente.


En la visita a la escuela el Sr. maestro le expone la escasez de medios con que cuenta y para hacer frente a las necesidades le solicita 50.000 pesetas, que entonces daban para más que ahora 50.000 euros, argumentando que necesitan arreglar unas goteras y reparar ventanas y pupitres, adquirir alguno más porque andan escasos y tienen que acomodar a dos niños en el sitio de uno, algunos libros, tizas para el encerado, lápices plumas y tinta, etc., para leña no porque libran alguna tarde a la semana y la aprovechan para pasear por los pinares cercanos, dar alguna lección en contacto con la naturaleza y de paso traerse algunas piñas y cándalos que les sirven para alimentar la estufa en los días fríos de invierno.


El Sr. Gobernador le comenta al Sr. Maestro que andan escasos de medios y que comprenda que no puede atender la petición en su totalidad, como sería su deseo, se vuelve hacia su séquito e indica a su secretario que tome nota para enviar 25.000 pesetas a la escuela.


A continuación se dirigen a la cárcel donde el director de la prisión le expone sus necesidades y le solicita 500.000 pesetas, así podrán sustituir el televisor por uno más grande y las butacas del salón, que son un poco incómodas, además de dotar de material más moderno el gimnasio, mejorar el estado de la piscina, adquirir una nueva depuradora e incluso mejorar el rancho.


El Sr. gobernador responde que le parece una excelente idea, pero que además deberían hacer un campo de futbol y unas pistas de tenis en los terrenos adyacentes y una cancha de baloncesto en el patio, volviéndose hacia su secretario le indica que tome nota para dotar a la prisión con 1.000.000 de pesetas.


Como ya conocerán muchos de Vds., en el viaje de vuelta a la capital cuando el secretario comenta que no entiende muy bien al Sr. gobernador siendo tan cicatero con el maestro y tan espléndido con el director de la prisión, el gobernador se le queda mirando y le dice: vamos a ver Ramírez, ¿acaso piensa Vd. que nosotros podríamos volver algún día a la escuela?


Hace décadas, el inventor del chiste clavó el Caso de Granados, ver las características de la prisión de Estremera hace pensar que quizá Granados no daba puntada sin hilo, y no digo que a los presos haya que encerrarlos en mazmorras, líbreme Dios, quien sabe lo que a cada uno nos puede deparar el destino, y a la cárcel no solo se va por ladrón o corrupto, sobre todo si no eres de la casta dominante y de guante blanco, así que no es prudente escupir para arriba, pero si se sufre cierta indignación al comparar las imágenes de la prisión con las de algunos colegios, centros de salud y residencias de ancianos, entre otras cosas, aun así ya no merece la pena indignarse, ¿para qué? si no sirve de nada y perjudica la salud, mejor exigir que se actúe con rapidez y contundencia contra los corruptos, vengan de
donde vengan, y que se les haga devolver todo lo afanado, de forma que paguen ellos la administración de justicia y su mantenimiento en prisión, y si no se consigue actuar en consecuencia en las primeras elecciones que se celebren y en todas las sucesivas.


Y hace tres días salta el caso Monago, Monago me cae bien, y este asunto no creo que tenga ni punto de comparación con la Púnica, y mucho menos con los Pujoles, Blesas, etc., que todavía andan por ahí libres, más bien parece que tiene que ver con aquello de las carretas, y aunque ahora diga que el se pagaba sus viajes privados, no parece que haya estado muy acertado haciendo coincidir sus viajes a Tenerife, a cargo del Senado, con su época de relaciones con Olga María, que hay que ver como está la moza y además parece que es buena estratega y no pierde el tiempo, ya ha dimitido, o han hecho dimitir, a un tal Carlos Muñoz, diputado por Teruel, para que luego digan, que aprendan otros, esta ya ha rebajado el caché de la Pechotes, no hay nivel de comparación, ¿a dónde va a parar?.


En fin, otro palo del sombrajo que se nos cae, porque quieras que no, a Monago, como mínimo, le van a aplicar aquello de la mujer del cesar seguro. Cada vez está más claro que alguien no deja de dar patadas al brasero, y lo que te rondaré morena, ¿y quién será?.

Comentarios

UNO 10/11/2014 08:38 #1
ALGUNOS TENIAN COCHE DE EMPRESA, TARJETA DE EMPRESA COBRANDO MAS DE 12 000 EUROS AL MES.... NOSE QUE CRITICAS PIENSA UN POCO EN LO QUE DICES.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: