Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

¿En qué va a trabajar la gente?

Anuncia el Banco Popular un ajuste de 3.000 empleados y 300 oficinas, casi nada, que tiempos aquellos en que para gente con posibles bastaba con hacer un depósito de cierta cuantía para que además de la correspondiente remuneración en el lote fuera incluido un puesto de trabajo para un hijo o pariente cercano, hoy se te ocurre decir que estás dispuesto a colocar unos 300.000, caso de que los tengas, a plazo fijo y que no quieres intereses, mejor que le den un puesto de trabajo a tu mujer que la van a despedir y el director de sucursal no se desternillará de risa porque estará de un humor para pocas bromas y no hará preguntas por si la respuesta es que quien despide a tu cónyuge es el propio banco, teniendo que explicarte que además él puede estar en la lista de futuros despedidos y que en seis meses puede que no le vea el pelo, mejor dicho, puede que no exista ni oficina.


Ya estamos curados de espanto y  ni siquiera recordamos que lo expuesto anteriormente sucedía hace poco más de un lustro, para que luego nos digan que las cosas mejoran cuando la realidad demuestra que se deterioran a marcha forzada, al menos en cuanto a la existencia de puestos de trabajo se refiere. Si hace poco más de un lustro, conseguir un puesto de trabajo en un banco era como si te tocase el gordo en la lotería, vamos, incluso mejor que convertirte en funcionario, se decía que cuando un funcionario no cobrase como estaríamos los demás y ahora despiden a los bancarios y no tardaremos en ver ERES de funcionarios, tiempo al tiempo.


Que a los bancos les vaya mal es grave, muy grave, porque si a los bancos les va mal a los demás nos irá peor, ¿por qué a los bancos les va mal?, pues muy sencillo, porque los mercados ya no aguantan sus prácticas, a ellos también les ha llegado la hora, cada vez tienen concentrados mayores recursos en menos clientes que son mucho más exigentes y no se dejan, hasta pueden llevarse el dinero a Honolulu y a los pobres ya no pueden exprimirles más porque no les quedan recursos, así que la culpa es de los mercados, esa gente de la que todo el mundo habla y no tenemos ni idea de quienes son, vamos que pueden existir tantos mercados como individuos, menos el libre mercado, ese del que también habla todo el mundo y que tiene de libre lo que yo de experto en energía nuclear, además de que debe ser muy mala gente por lo mal que se porta.


Lo que les pasa a los bancos no es ni nada más ni nada menos que lo que le sucede a todas las empresas del mundo mundial, maldita globalización, que es el verse obligados a producir cada vez más con menos gente, o con esclavos que es peor, si quieren ser competitivos.
El otro día vi un documental sobre maquinaria agrícola, un ejemplo más, tractores, cosechadoras de cereales, vendimiadoras, etc. con una característica común, no tenían alojamiento para el conductor, es decir, se les programaba desde casa con un portátil y trabajaban las veinticuatro horas. Hace más de cincuenta años un trabajador agrícola, de los que llamaban criados o mozos de mulas, cuando empezaba a generalizarse el uso del tractor en este país y ante la mejora en la comodidad del trabajo y eso que los primeros tractores tenían un asiento metálico y no llevaban cabina,  manifestó: “no, si llegará un día en que araremos la tierra desde casa apretando un botón”, pues ese día llegó, lo malo es que por apretar un botón el salario será bastante magro, amén de la escasez de botones a apretar, así que ¿en qué va a trabajar la gente?.


La imagen de un tractor sin cabina hasta es más bonita que la del que la lleva, pero no sé por qué en mí evocó la imagen de un torpedo, si, pensé, un torpedo más a la línea de flotación del empleo, un torpedo que atemoriza por lo que representa, hemos conseguido producir
muchísimo más y mejor,  reduciendo al mínimo el tiempo y el esfuerzo necesario, eso es bueno, muy bueno, pero a la vez hemos convertido en inútiles a un montón de seres humanos que necesitan trabajar para cubrir sus necesidades, y no solo las del cuerpo, sino también las del alma, o empezamos ya a darle una solución a la situación creada o las consecuencias serán terribles, otra vez la imagen del torpedo.

Comentarios

Alberto P. 26/09/2016 01:06 #1
Un tema tan serio como este merecía un artículo mejor escrito, con más fondo y, sobretodo, mejor forma.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: