Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

En el Congreso, los leones tienen melena pero no tienen…

Los leones del Congreso tienen melena pero no tienen lo que hay que tener, bueno, uno sí y el otro no, hecho que ha dado lugar a vasta literatura, exposición de razones sobre la causa de tal error, discusiones sobre la conveniencia o no de corregir el baldón y diferentes propuestas para darle solución.

 

No parece saberse la causa de que nos colocaran un león capado, no se sabe si fue error del escultor, del moldeador o del que relleno con la colada, pudiera ser también que calcularon mal y los cañones de los moros no proporcionaran bastante materia prima o que a falta de oro y plata alguno tirara de bronce, no vayan Vd. a creer que esto de financiarse rapiñando, sin pasar por el BOE ni dar cuenta al fisco, nos lo hemos inventado ahora.

 

Podría ser un error de Ponciano Ponzano, ya que además un león pesa 450 Kgs más que el otro, y encima creo que es el que no los tiene, si fuera al revés tendría algo más de lógica, aunque tampoco se entendería muy bien tanta diferencia, vamos que ni los del cura de Villalpando, que, según cuentan, los llevaban entre seis bueyes e iban sudando.

 

Si creyéramos en ciencias ocultas pensaríamos que alguien tuvo una premonición y adivinó que a los 150 años a algunos se les podría ocurrir que, en aras de la igualdad de género, a la puerta del Congreso tendría que haber un león y una leona, que desde mi punto de vista han tenido un olvido al proponer solamente el cambio de nombre, así que se dio la orden oportuna para dejar a uno preparado, de esta forma solamente con arrimarle, creo que es a Daoíz, un soplete a la melena y alisársela, asunto resuelto.

 

Relativamente resuelto, porque así como quieren cambiar el nombre y dejarlo en simplemente Congreso, una suerte porque si hubiera que poner de los diputados y diputadas el letrero no cabría en el frontispicio, habría que colocar letras más pequeñas y utilizar catalejo para su lectura, así que en eso creo que han acertado, no estoy de acuerdo con los que dicen que podría confundirse, un suponer, con un congreso de estomatólogos o de vendedores de fármacos y mucho menos con el mercado de San Miguel, a estas alturas lo veo difícil, queda otro asunto de enjundia, y es que nombre les ponemos, porque Daoiza y Velardo como que no suena bien, mejor sería Abelarda y Abelardo, que en algo se parece al nombre actual, pero por respeto a los héroes del cuartel de Monteleón, a la una la podíamos llamar Manuela, lo digo por la de Malasaña y al otro lo echamos a suertes y le ponemos Daoíz o Velarde, según toque, mas creo que los promotores de la idea van a preferir los nombres de pila, seguro que Luis y Manuela les suena mejor.

 

El Gobierno acertó cuando rechazó la oferta de ponerle los atributos al león, total para qué, Podemos y Compromís acabarían pidiendo la castración y el corte de la melena, se esgrimieron distintas razones para justificar dejar el león en su estado original, hasta hubo quien opinó que mejor que ponérselos al de la puerta era ponérselos a algunos de los de dentro.

 

Otra suerte ha sido que sean leones, porque si hubieran sido cabras tendríamos que cambiar una por un cabro, creo que se dice así, no vayamos a cabrear a alguien, pero si alguno no está de acuerdo, que ponga él el acento y la ene, y podríamos cambiar la cabra por, ahora no se me ocurre por quien, pero lo pensaré.

 

Pues nada, así conmemoraremos el día internacional de la mujer, podrían haber pensado en asuntos más importantes que las afecten, además, como el país va de cine y ya tenemos Gobierno, nos dedicaremos a discutir sobre el nombre del Congreso y el sexo de los leones, que vengan días y caigan longanizas. Algunos, en Bizancio y mientras los otomanos les asediaban, discutían sobre el sexo de los ángeles.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: