Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

El soriazo

Vaya lio que se ha preparado con el soriazo, no un soriazo relativo a Soria, provincia de la España que todavía existe y resiste, soporta tempestades y gobiernos anteriores y presentes, diecisiete más uno de cada tacada, y ahora uno en funciones que no entiendo como no arreglan el panorama por bemoles si, como ellos dicen, pueden pasarse por el forro el control del legislativo, vivir para oír.

 

Volvamos al soriazo, que más que a Soria y Soria suena a sarpullido, sarpullido que les ha salido a Rajoy y a Guindos y de paso a los de alrededor, parece mentira la que se ha liado por un quítame allá unas pajillas, todos a una como en Fuenteovejuna, oposición, medios, líderes titulares y aspirantes, el camarero del bar de la esquina y seguro que hasta el clero y la burguesía, aunque puede que estos últimos no, el afectado parece estar bien conectado con ambos colectivos.

 

Vamos, como si fuera la primera vez, pues anda que no hay un ejército de biencolocados, claro que lo de Guindos y su guindal, que aunque se insista en los méritos de los miembros del clan y aunque sean ciertos, la verdad es que mosquea un poco, pero ejemplos hay para dar y tomar, y al PSOE cuando habla del PP, si le cambiamos los nombres y las fechas, podemos aplicarle el mismo discurso sin cambiar una coma, tienen, entre otros muchos, el caso de una exministra que por lo único que puede pasar a la historia es por su ahínco en la defensa de miembras y puede que por pegarse una vida de pachá con cargo al erario público y otra a la que no había forma de echar ni con agua caliente del Banco Europeo de Inversiones.

 

No digo que siempre mandemos a ocupar puestos, que se entiende deben ser ocupados por gente preparada, a cualquier incapaz para quitárnoslo de en medio, claro que no, pero casos hay a patadas y no solo en los cargos internacionales más cotizados, también en suelo patrio, al fin y al cabo es el sistema que todos conocemos como puertas giratorias, podrían citarse por docenas los que ocupan cargos que por su currículo no les pegan ni con cola, sabemos de gente que no distingue un kilovatio de un kilopondio ni una caloría de una sofoquina y tienen buenos empleos en eléctricas y gaseras que después nos cargan sus emolumentos a los consumidores, por citar algunos ejemplos.

 

Hay que comprender también, que a veces no resulta fácil acertar con los nombramientos, lo malo de nuestros políticos es que cuando intentan justificar la metedura de pata acaban rematando la faena y para colmo, con la mala leche que nos gastamos, nombren a quien nombren, le escudriñamos su vida desde el día que le engendraron y así no hay quien se libre, si alguno tiene un historial impecable, cosa harto difícil, por no decir imposible, ya le encontraremos algún pariente que la haya pifiado y sino algún antepasado, así no puede ser, es lo que ha sucedido con el elegido para sustituir al renunciante Soria, que en menos de veinticuatro horas le hemos completado la biografía y puede que tampoco nos valga.

 

Las partes interesadas nos presentan como una hecatombe y casi un crimen de estado lo que no deja de ser un caso más, montamos en cólera y nos deshacemos en aspavientos, como siempre nos creemos las milongas que nos cuentan, cuando deberíamos estar curados de espanto, lo verdaderamente importante y grave es que es un caso más consecuente con el sistema corrupto que soportamos y que parece ser que no lo remedia ni cristo que lo fundó.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: