Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Dos cuestiones

A nadie se le escapa que, en la situación en que está el patio, el cuestionario es tan amplio que daría para una enciclopedia, pero vamos a hablar de dos asuntos de enorme trascendencia para nuestro país y para el mundo mundial.


El primero es que parece ser que las negociaciones para la formación de gobierno están estancadas y que como dios, San Judas Tadeo o Santa Rita de Casia no lo remedien, acabaremos en unas terceras elecciones a las que probablemente no acudiré, salvo que me metan en alguna mesa que, por aquello de que “ya que estoy aquí”, votaría aunque fuera en blanco.

 

Claro que a veces es mejor quedarse como estamos, porque mira que si la intervención divina acaba dándonos un gobierno en el que participen los de Juntos Podemos y valga la redundancia, juntos con el PSOE, si tal sucediera, ojalá cayera una tormenta tipo diluvio en el Parlamento el día de la sesión de investidura, que ya sabemos que el Parlamento no flota como el arca de Noé, aunque mucho me temo que dentro hay especímenes que nadan muy bien y que ni por mil rayos que caigan los parte alguno.

 

Por otra parte, que vuelva a gobernar el PP, quizá sea el menor de los males que nos puede caer, aunque visto como han desaprovechado una mayoría absoluta, reconociéndoles algo de mérito y algún acierto no debido al azar, seamos justos, sin embargo, ahora que están en funciones podemos comprobar que funcionan fatal en asuntos de importancia supina, responder al desafío catalán, al que ahora llaman desconexión, cuando es una secesión en toda regla, con una nueva apelación al Tribunal Constitucional, que ya sabemos por dónde se pasan las sentencias de tan ilustre Tribunal los interfectos, y no me digan que no se puede hacer algo más, como podría ser, inhabilitar a unos cuantos y meterlos entre rejas, pero una vez más esto no sucederá, hasta que se prepare alguna tremenda no se tomarán medidas eficaces, y después será tarde para soluciones civilizadas, así que me asalta una gran duda, ¿para qué queremos un gobierno de un partido que no gobierna?, ¿a que están esperando para aplicar el 155 de la Constitución y los correspondientes artículos del Código Penal?

 

El segundo, el Papa ha hablado y ha dicho varias cosas que mucha gente está cansada de repetir, -hay guerra por intereses, hay guerra por el dinero, hay guerra por los recursos de la naturaleza, hay guerra por el dominio de los pueblos, -el mundo está en guerra, pero no de religiones-, en definitiva, que tengamos claro que no nos gobiernan los gobiernos, sino las grandes corporaciones y los lobbies que los tienen cogidos por ahí, bueno con la última observación papal estoy solo parcialmente de acuerdo, es posible que no sea una guerra de religiones, pero tengo algunas dudas, lo que si hay es un problema de sincronización, mientras los que predican la yihad están anclados en la época de Mahoma, los que morimos como corderitos estamos en el siglo XXI, y me parece que como esto siga así, para estar en igualdad de condiciones tendremos que volver, al menos, a la época de Carlos I, o a la de sus abuelos, que esos sí que daban soluciones, aunque reconozco que se pasaban un pelín.

 

Que barbaridades estás diciendo, me espetará más de uno, pues sí, pero estos nos ponen en la tesitura de que o nos bestializamos o desaparecemos, porque como se salgan con la suya no se van a conformar con destruir nuestra cultura y forma de vida, ¿o es que no lo demuestran continuamente?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: