Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

DE BUITRES, BUITRES

 
DE BUITRES

Me comenta una lectora que la gustó el texto de la semana pasada pero que la fastidié al final hablando de patada a la urna, que por muy enfadado que se esté y mucha razón que se tenga, no deben perderse las buenas maneras, reconozco que tiene razón y procuraré moderarme, pero que conste que yo no dije que lo fuera a hacer, solamente que me entrarían ganas, aun así no es bueno dar malas ideas, pido disculpas. Y ahora una de:

BUITRES

Me comentaba un ganadero a principios de semana, que en una visita a un paraje de su finca se encontró a unos veinticinco buitres apostados en el suelo, no sabe si de tertulia, descansando o en situación de espera y que no se movieron ante su presencia, le pregunté si al verlos no le entró el canguelo y se fue para casa sin bajarse del coche, me reconoció que si lo pensó, que veinticinco buitres son muchos buitres y esos pájaros son muy grandes, pero que si se bajó del coche y no le hicieron nada, pues si que eres valiente le dije, tu también habrás oído que los buitres ahora atacan animales vivos, anda que si te tropiezas o te da un vahído y vas al suelo, veinticinco buitres tardan en merendársete menos de diez minutos, y luego no nos queda otra que enviar tus huesos al Anatómico Forense para su identificación.

¿Porqué pasa esto?,¿ porqué animales carroñeros se han convertido en depredadores?, está claro, los hemos convertido nosotros, y mientras divagamos sobre el calentamiento global, el efecto invernadero, el cambio climático, etc. que eminentes científicos achacan a la actividad del hombre en la tierra, y yo pienso que puede que algo tengamos que ver, pero que no nos creamos tan importantes, que es mas posible que sea porque tengan que cumplirse ciclos climáticos, ciclos del sistema solar, por la expansión del universo o vaya Vd. a saber porqué, pero en el caso de los buitres tengo claro la relación causa efecto, los buitres comen animales vivos porque nosotros nos hemos encargado de que no tengan carroña, y mientras tanto seguimos quemando cadáveres en aplicación de las normas establecidas hace ocho años como consecuencia de la mentira de las vacas locas, si digo mentira y no soy yo solo el que lo piensa, lo que pasa es que nadie se atreve a hablar contra corriente, ya que en muchos casos quien quedaría en evidencia sigue teniendo mucho poder, otro día explicaré en que me baso para pensar que el asunto de las vacas locas y la nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, es una creación de los medios de comunicación a instancias de vete tu a saber que lobby o poder oculto a quien beneficie, seguramente serán los mercados, esos a quien ahora les echamos la culpa de todo y nadie sabe quienes son, dejémonos ya de chorradas y gestionemos adecuadamente la destrucción de cadáveres, dejemos de incinerarlos, nos ahorraremos gastos de recogida y consumo de combustibles que además contaminan, alimentemos a la fauna salvaje y enterremos los cadáveres en lugares adecuados y establecidos al efecto, evidentemente todo con la debida regulación, tampoco vamos a consentir que cualquier individuo (me consta que serían excepciones y que los ganaderos son conscientes de lo que deben hacer), tire la vaca muerta en ese paraje por donde nos gusta pasear o las entierre en el jardín municipal.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: