Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Anda, que no tienen cara

Dice el señor Julián Núñez, presidente de las grandes constructoras para más señas, que hay que poner peaje en las autovías, y no solamente se queda tan pancho, sino que además dice en que hay que invertir lo recaudado, y sí, en lo que están Vds. pensando, en inversiones públicas que se supone en muchos casos serán grandes obras en infraestructuras que naturalmente se encargarán ellos de ejecutar.
Pues mire, Sr Julián, yo no estoy en absoluto de acuerdo por varias razones, entre otras:


En este país ya existen obras más que suficientes vivo ejemplo de despilfarro, aeropuertos, autopistas, polígonos industriales, urbanizaciones, etc. que solo sirven para que campen los conejos y que en muchos casos, los amigos de lo ajeno, por afición o por necesidad, han desmantelado, llevándose hasta los adoquines y en tal estado de deterioro que jamás serán útiles, incluso muchas que aún se conservan con la esperanza de que un día se puedan utilizar, ese día parece tan lejano que mucho me temo que también se deteriorarán, así que mejor sería pasar por todas ellas unos bulldozer y volver a sembrar cebada, que al menos producirán algo y generarán derechos de cobro de ayudas de la PAC.


Los puestos de trabajo que se crearían serían como los creados durante la época de bonanza y ahora desaparecidos, mejor hubiera estado empleado el dinero despilfarrado en centros de educación, investigación y formación, por supuesto de calidad, no como alguna morralla y actuaciones que conocemos, en pagar sueldos a nuestros universitarios, que han tenido y tienen que emigrar cuando tanto nos ha costado formarlos, seguramente la rentabilidad hubiera sido infinitamente superior, y en todo caso, como dijo aquel, el jornal hubiera sido para los nuestros, pero claro, eso no les hubiera generado a Vds. beneficios.


Los coches son la gallina de los huevos de oro fiscales, ¿les parece que pagan poco?, pues nada aumentémosles los impuestos y así sobrarán hasta las autovías porque la reducción en el tráfico será de tal calibre que lo sucedido hasta ahora se quedará en pura anécdota, lo único positivo será que con la recaudación en autovías no dará ni para mantener caminos rurales.


Hay muchas más razones, pero quizá la más importante sea que es una medida que beneficiaría a un grupo reducido a costa de todos los demás, grupo que además considera lo que se llama RESPONSABILIDAD SOCIAL COORPORATIVA como una filfa, algunos también lo pensamos, que solo sirve para que lo cuenten las escuelas de negocios y para que Vds. presuman de buenos ante la sociedad diciendo que la practican cuando en realidad la aborrecen. Son Vds. una panda de ventajistas sin vergüenza, que haciendo abuso del sistema llamado de puertas giratorias y de regalos a políticos y funcionarios corruptos, consiguen que se ejecuten obras innecesarias, que les sean adjudicadas con presupuestos inflados, subcontratando muchas veces los trabajos con empresas más pequeñas, a las que pagan tarde y mal, estrujándolas hasta extremos que llevan a muchas a la quiebra mientras los dueños de las grandes constructoras lo son también de las mayores fortunas del país, y eso solo en la parte que se ve. Presumen Vds. de hacer Marca España cuando si salen fuera necesitan el aval del estado para que les adjudiquen obras, lo que demuestra la confianza que tienen en Vds. los clientes, y además la pifian y acabamos poniendo entre todos dinero a espuertas para terminarlas obras, que no ejecuten los avales y quedar como Cagancho en Almagro, vamos que además de cornudos apaleados. Hace mucho que no sabemos nada de la marcha de los trabajos del Canal y del Ave a la Meca, lagarto lagarto, huele a pacto de silencio, aunque casi mejor que no nos enteremos para evitarnos disgustos, mucho me temo que estemos poniendo bastante en esas obras y no seremos dueños de nada, y contentos si salvamos la cara.


Han aparecido en los medios de comunicación esta semana dos asuntos que no tienen desperdicio.


Por un lado está el acceso a la conversación entre Enrique Cerezo y el comisario Villarejo, duele, y no porque lo que digan descubra una forma de actuación que no sea conocida desde tiempos inmemoriales, sino que al comprobar el tono y la compadrería que existe entre ambos, como evitar que el nivel de indignación vaya en aumento continuo a lo largo de la escucha, y eso a pesar de que ya estamos curados de espanto y sabiendo que no es un hecho aislado, sino que es la regla general de comportamiento para muchos conocidos, podría esperarse que estas noticias, en un país que todavía parece medianamente serio, mandarían a algunos a escardar cebollinos, a responder de sus tropelías e incluso a la cárcel, en cuestión de semanas, pero no, ahí siguen disfrutando de su estatus, y hasta hay ministros que les agradecen los servicios prestados, como si lo hubieran hecho gratis, hombre, algo hay que justificar cuando se tiene despacho oficial y buen sueldo.


Otra cuestión, digna de mencionar, es la condena por un tribunal francés a Joaquín Rivero, miembro del grupo, 375.000 euros de multa, pago de una indemnización de 208 millones, cuatro años de cárcel y costas, por hacer bobadas con las orejas y no tener en cuenta que no estaba en España, no sé si el palo compensa la faena, pero al menos le han asentado las costillas, a veces uno entiende porque las crisis afectan más a unos países que a otros y el éxito de algunos partidos políticos.

Comentarios

ana 15/03/2015 11:32 #1
Cuidao q tenga q opinar este señor!!!! Con lo q a robado el a un montón d gente humilde y trabajadora esto es vergonzoso

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: