Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Abdicación y república

El Rey, mediante el correspondiente discurso, nos anuncia que va a abdicar, es decir su intención de abdicar, no que abdique como parece ser que muchos han entendido, y no es así, no existe la correspondiente Ley Orgánica a la que ahora se tiene que aplicar el parlamento, y de paso dar solución a la inviolabilidad ante la justicia, que ya algunos han anunciado la correspondiente movida, y la verdad, no quedaría muy bien.

A mí me parece bien que abdique, no sé si es el momento más oportuno porque me parece que ha tenido momentos peores, ahora parece que está un poco mejor, pero es que le hemos visto hecho una verdadera piltrafa y entonces sí que casi todo el mundo hubiera entendido que lo hubiera hecho por motivos de salud, ahora a elucubrar las razones.

 

No sé si lo de abdicar está bien o mal, hay expertos que opinan que un rey debe ser rey hasta que se muera porque si no la monarquía pierde algo de su esencia, y yo pienso que por qué no, bastaría una regencia por parte del príncipe, que para eso se le ha preparado, y el rey seguiría siendo rey pero a todos los efectos las funciones las ejercería el príncipe, pero como no tengo ni pajolera idea de derecho constitucional igual estoy equivocado, aun así creo que doctores tiene la iglesia y que expertos juristas estoy seguro que le encontrarían solución, cosas más difíciles consiguen todos los días, hasta soltar delincuentes y empapelar a jueces.

 

Y lo que faltaba, aprovechando la coyuntura ya tenemos a todos los “republicanos”, y lo escribo entre comillas porque al igual que se puede ser Juan Carlista sin ser monárquico, me parece que muchos de estos son más de la segunda república que republicanos, y si lo que quieren traer es una república al estilo de la del Sr. Niceto y el Sr. Manuel, conmigo que no cuenten, solamente hay que darse cuenta de que en ocho años tuvieron casi treinta gobiernos, lo que da una idea del berenjenal que tenían preparado, aparte de las atrocidades que cometieron y sobre todo que dejaron cometer, no gracias eso no lo quiero, además esos que salen a la calle más bien parece que muchos de ellos lo que buscan es la revancha por una guerra perdida por sus antepasados, y ya está bien, a ver si pasamos página de una vez, ¿tan difícil es olvidar un pasado tan funesto para todos?

 

Tan respetable es ser monárquico como ser republicano, eso no lo pongo en duda, ahora bien si los que salen a la calle lo hacen con la tricolor, a tomar vientos el respeto, esa bandera que no deja de ser un trapo con un palo, como cualquier bandera cuando se convierte en símbolo significa muchas cosas, y entre ellas esta es de infausto recuerdo para muchos españoles, yo les tendría más respeto si pidieron la república con la roja y gualda, lo que pasa es que nos quieren hacer creer, unos por ignorancia y otros por interés, que la rojigualda es una bandera franquista, cuando no es así, es como aquel que me comentaba lo malo que fue Franco con su Ley de vagos y maleantes, y cuando le dije que estaba equivocado, que esa ley era un producto de la Segunda República así como otras peores, me contestó que “anda ya”, pues sí, le dije claro que ando y como te lo digo.

 

Yo creo que a pesar de todo tenemos que reconocer que con durante el reinado de Juan Carlos I no nos ha ido tan mal a los españoles, no sé si por sus méritos, por los de todos, por las circunstancias o por suerte, últimamente llevamos unos años un poco más fastidiados, pero tampoco creo que sea por culpa del Rey, para eso tenemos también a nuestra casta política, a la que por cierto hemos elegido, así que para aquellos que utilizan el argumento de que si Felipe quiere gobernar que se presente a unas elecciones, que piensen que como tengamos tanto tino a la hora de elegir un presidente de la república como para elegir a los políticos actuales, más vale que nos asista hasta el Sursum Corda.

 

Ondia, acabo de ver pasar por la ventana a cuatro gatos que llevaban un muñeco hinchable y una silla de camping en unas andas y no me he enterado muy bien de lo que gritaban, aunque me lo imagino y también quienes son, pero como no estoy seguro no lo digo, hay que joderse vaya circo que tenemos montado. Hombre está claro, debe tratarse de la versión moderna de la Farsa de Ávila, que risa me da, me trae a la memoria a un profesor de historia en el instituto que por una tara genética que tenía llamábamos el dedines, lo digo por si algún lector también fue alumno suyo allá por los 70 y le recuerda, que se mofaba de la frase “Ávila de los Leales” y ponía como ejemplo el antedicho episodio.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: