Magaly estevez original

De primera mano

Magaly Estévez González
Moda y decoración

Vuelven los ochenta

Vivir un concierto de grupos como La Unión o Danza Invisible te devuelve la mirada a otra época... mirada y recuerdos; nostalgia y alegría de saber disfrutar de las cosas con otra perspectiva.

Para empezar, este tipo de eventos nos reúne a muchos de una generación que hoy merodeamos, más o menos, los cuarenta. Empezando por los propios artistas, claro, triunfadores por entonces y que han sabido mantenerse con su música durante el paso de los años.

 

Este viernes acudí con mi marido y unos amigos muy especiales al concierto de Danza Invisible y La Unión en La Cúpula del Milenio. Patrocinado por Hyundai, dentro de su gira nacional denominada Music Park, disfrutamos de una noche estupenda cargada de diversión y sentimentalismo cuando recordábamos temas que cantábamos y coreábamos en otra época.

 

Pero el tiempo pasa para todos y lo importante es saber llevarlo, y llevarlo bien, claro. Al llegar a la zona club de La Cúpula, con tiempo suficiente para escuchar a los teloneros que precedieron la actuación de Danza Insivisible, en un reservado a la vista de todos, los componentes de La Unión disfrutaban de una suculenta cena. Al menos eso delataba las idas y venidas de camareros con diferentes platos. Cuando terminaron, a Rafa Sánchez le asediaron para las típicas fotos y el cantante de La Unión, veterano en esto del artisteo, no puso ningún reparo. La curiosidad nos llevó a comprobar después su edad. Es lo que tienen las nuevas tecnologías y el teléfono nos informó: 53 añitos que después exhibió en el escenario con su "movimiento sensual", como dice una de sus canciones. 

 

Claro que lo más curioso es mirar alrededor para encontrarte con viejos amigos o conocidos. Lo de viejos no lo digo por nada, eh! Es curioso tener esa retrospectiva del tiempo pero a ninguno de los que estábamos allí nos cortaba bailar, saltar y cantar eso de "labios de fresa, sabor de amor" que tantas veces hemos repetido de Danza Invisible, o tararear lo que "quién te ha visto, amigo, y quién te ve", de La Unión que nos venía al pelo.

 

Total, hasta aullar como el Lobo hombre en París pasó un trecho de diversión porque no siempre cualquier tiempo pasado fue mejor. Por momentos, volvimos a esos ochenta como si fuéramos protagonistas de 'Cuéntame cómo pasó'. De cualquier forma, para redondear lo que dice Rafa Sánchez, "¿cómo te va la vida?, a mí me ha ido bien...", aunque sea viviendo en sueños de paraísos imposibles como Sildavia.

 

Hasta nuestra próxima cita.

 

Besos!!

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: