Patriciamelero original

De por aquí en esto

Patricia Melero

Intur, destino turístico

El boca a boca continúa siendo un medio de información y publicidad nada desdeñable, y cada vecino de por aquí en esto que pase por el stand de su tierra podrá ver como las administraciones y las empresas se empeñan en vendar lo mejor de su zona.

La tercera semana de noviembre, como cada año desde hace 17, profesionales, turistas y curiosos emprenden una peregrinación a Intur, la Feria de Turismo de Interior, que se celebra durtante este fin de semana en la Feria de Muestras de Valladolid.

 

El recinto ferial es una buena alternativa de ocio durante una feria de estas características. Cada región, provincia, localidad o comarca exhibe en ella lo más granado de su oferta turística. Se congrega en sus pabellones lo mejor de cada casa y el despliegue, pensado esencialmente para profesionales del sector, empresas de turismo, mayoristas de viajes o prensa especializada se convierte en una buena forma de pasar las tardes del fin de semana.

 

No llaman tanto la atención las cámaras de los reporteros y fotógrafos, que siguen a políticos y representantes de las instituciones, ni las azafatas, ni los grupos de música o de teatro que amenizan los stands; como esa otra fauna que puebla los pabellones del ferial: Hordas de curiosos armados con bolsas y hasta carritos de la compra que, atraídos por la oferta promocional de la feria, acuden a cargar de pequeños souvenirs.

 

Los tiempos de bonanza económica pasaron y también han dejado huella en este paisanaje. Los regalos promocionales no son tan abundantes, ni los canapés, pero no faltan folletos y pegatinas que llevarse a la bolsa. Muchos de ellos servirán en fechas próximas para enrojar glorias y estufas, pero la inversión tal vez no haya sido baldía.

 

El boca a boca continúa siendo un medio de información y publicidad nada desdeñable, y cada vecino de por aquí en esto que pase por el stand de su tierra podrá ver como las administraciones y las empresas se empeñan en vendar lo mejor de su zona. Nuestros amigos regresarán a casa pensando.

-!Claro! si el vino de mi pueblo es el mejor y nuestra iglesia la más bonita... ¡cómo no van a querer venir a verlo y a probarlo los turistas! 

 

Nos hemos dado cuenta del potencial que atesoramos en la gastronomía, el paisaje y el patrimonio y largo camino y años de retraso tenemos que superar para ponerlos a la altura del tan manido sol y playa. Menos mal que cada año contamos con más agentes que mientras repasan los folletos de Intur, antes de echarlos a la trébede, comprueban que lo que tienen más cerca merece la pena ser visitado y así se lo ofrecerán a sus conocidos en cuanto tengan ocasión.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: