Patriciamelero original

De por aquí en esto

Patricia Melero

El Fuero de Brañosera

Allá el año 824, bajo el reinado de Alfonso II El Casto, Castilla era un conjunto de condados, dependientes del Reino Astur. Uno de aquellos condes, Munio Núñez, trajo a tierras de Brañosera a  cinco familias, de los llamados foramontanos, que probablemente venían de la zona de los Picos de Europa:

 

"Yo, Munio Núñez, con mi mujer Argilo, buscando el paraíso y esperando el premio, hago una puebla en estos parajes de osos y caza".

 

Y así Munio Núñez otorgó el fuero de a estas gentes, en un intento de repoblar la zona. Levantó la iglesia de San Miguel y concedió a esas cinco familias el libre uso de todo el valle con dos condiciones:

 

La primera de ellas era dar parte de ese uso al que quisiera venir a poblar el valle y la segunda les comprometía a abonar al conde la mitad de la paga que se cobrara a los de las villas cercanas que hubieran apacentado sus ganados en estos terrenos. A cambio, los pobladores de Braña-Osaria estarían exentos de vigilancia militar y del servicio en los castillos cercanos.

 

En épocas posteriores los habitantes de Brañosera confirmarán su fuero ante otros condes. En el año 912, el padre de Fernán González, don Gonzalo Fernández, confirmó los fueros de Brañosera, la villa que fundó su abuelo el Conde Munio Núnez y en el año 968, los hombres de Brañosera volvieron a confirmar sus fueros ante Fernán González. Y parece ser que también se confirmaron en el año 998 ante Sancho García.


A pesar de que la Carta original de Población de Brañosera no se conserva, tan solo existe una copia manuscrita en el Archivo del Monasterio de Silos, nadie duda de la autenticidad de los hechos y Brañosera ostenta orgullosa el título de Primer Ayuntamiento de España.

 

Desde hace 20 años, el pueblo celebra el aniversario con unas jornadas de exaltación del Fuero. Este año, parte del programa se ha dedicado a conmemorar también el tercer centenario de la Real Academia de la Lengua.

 

Representantes de la cultura y de la vida política han pasado a lo largo del fin de semana por la localidad palentina, hasta el año que viene... Tal vez un hito histórico de este calibre pudiera servir para focalizar en la zona otras celebraciones o actividades y para potenciar el nombre de Palencia y su lugar en la historia. A lo mejor podemos hacer el ejercicio de imaginar qué sucedería si este acontecimiento hubiera tenido su escenario en otra región española y la repercusión que tendría ahora tan rotunda efeméride.

 

.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: