Patriciamelero original

De por aquí en esto

Patricia Melero

Comida de viejas

En tiempo de crisis, volver al recetario de la abuela es un buen recurso para comer bien por poco dinero. Los productos de temporada y de la tierra son la mejor alternativa para optimizar la cesta de la compra y las lentejas reclaman su lugar.

El cocido de legumbres, durante muchos años, ha constituido la comida diaria de la mayoría de los hogares de por aquí en esto, en el campo y en la ciudad. Aquellos potes de garbanzos, muelas, alubias o lentejas del terreno con un trozo del tocino de la matanza y algún pedazo de hueso de espinazo o chorizo 'sabariego' para dar sustancia al guiso eran el menú de cada día. Sustancial y sabroso.

 

En tiempo de crisis, volver al recetario de la abuela es un buen recurso para comer bien por poco dinero. Los productos de temporada y de la tierra son la mejor alternativa para optimizar la cesta de la compra. Hay que volver al cocido.

 

Estos días son las lentejas de la Tierra de Campos las que reivindican su posición. La lenteja pardina que ocupa el cultivo de parte de la extensa comarca compartida por Palencia, Valladolid, León y Zamora quiere darse a conocer.

 

Durante los próximos días, varios establecimientos palentinos confeccionarán platos de lentejas en un menú especial para promocionar una legumbre con Indicación Geográfica Protegida, la lenteja de Tierra de Campos. La campaña se completa con sorteos y obsequios en los establecimientos de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Palencia.

 

La humilde lenteja da el salto a las cartas de los restaurantes para recordarnos que a pesar de su discrección, está presente en nuestro imaginario colectivo, alimentando nuestra historia y nuestro refranero desde los tiempos de Esaú y Jacob. Y también en las cerca de 150 hectáreas que se dedican a su cultivo en 69 localidades palentinas.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: