Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

Sentencias que cortan el hipo

Esta última semana todos nosotros hemos sido testigos de noticias que nos han dejado impactados y con la boca abierta delante de la televisión. En concreto, dos sentencias son las que me han hecho dudar sobre la justicia, en su sentido más general pero, eso sí, se me han despejado todas las dudas sobre lo que es justo y lo que no. Para mí no es justo que el TAS haya sancionado por dos años a Alberto Contador por el irrisorio positivo por clembuterol detectado en un análisis durante el Tour de Francia 2010, como tampoco es justo el ataque que han sufrido a continuación los deportistas españoles por parte de los guiñoles franceses, sin olvidar al juez €˜estrella€™ de nuestro país, Baltasar Garzón, que ha sido condenado a 11 años de inhabilitación por las escuchas a la trama GĂźrtel. ÂżAsí se quiere terminar con la corrupción?

Cuando me enteré de la condena a Alberto Contador no me lo podía creer. Son de estas cosas que cuando las oyes, piensas: €˜Me están tomando el pelo€™. Pero no, no era una broma como las que en el Día de los Santos Inocentes hacen algunos medios de comunicación a sus lectores, oyentes o espectadores.

La cosa iba totalmente en serio. Inmediatamente me indigné y me pareció una vergĂźenza el veredicto del Tribunal de Arbitraje Deportivo, así como el haberle tenido con esa incertidumbre más de año y medio. Sé que nunca le hemos caído bien a los franceses y a la primera oportunidad que tienen€Ś !zás! ÂżTan poca confianza tienen en ganarnos en los terrenos de competición? Y con esto no quiero decir que la mayoría de los franceses se alegren€Ś porque tampoco esto sería justo.

Pero con lo que estoy totalmente en desacuerdo es con la burla que han hecho los guiñoles franceses a nuestros deportistas españoles, entre ellos, a Casillas, Gasol y Nadal. Es ridículo y de muy poco gusto que los tres guiñoles que se han hecho en Francia de estos genios del deporte muestren su apoyo a Contador firmando con una jeringuilla haciendo las veces de bolígrafo. Una vez más, desde el país galo se sigue haciendo humor del malo con el deporte español, se ha lanzado un indignante ataque con una acusación más que evidente del dopaje en nuestro país y se ha dicho que los españoles no ganan por casualidad.

€œLos españoles no ganamos por casualidad, eso es cierto. Apuntad las claves de nuestro éxito: talento, esfuerzo, perseverancia y humildad€. Ésta ha sido la respuesta que ha dado Pau Gasol en Twitter a los responsables de los guiñoles de Canal+Francia tras sus vídeos en los que indirectamente acusaban de dopaje a los deportistas españoles. Pero esto no puede quedar así. Y no sólo lo pienso yo. El Consejo Superior de Deportes va a estudiar las bromas televisivas francesas contra el deporte español por si toma alguna medida judicial, según ha explicado el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. Espero que la tome.

Pero la de Contador no ha sido la única sentencia con la que me he quedado de piedra la pasada semana al escucharla por televisión. La del juez Baltasar Garzón no tiene desperdicio. El Tribunal Supremo le ha condenado a 11 años de inhabilitación por ordenar la interceptación de las comunicaciones que mantuvieron en prisión los principales imputados en el caso GĂźrtel y sus abogados. Así no hay manera de meter en prisión a los €˜chorizos€™€Ś

Según dicen los que le condenan, ha vulnerado el Estado de Derecho. ÂżPero no será más delito firmarles la mínima condena o dejar absueltos a presuntos culpables, como estamos viendo en muchos casos, que terminan por reírse de la Justicia que condenar a un hombre que se ha propuesto desenmascarar a estos impresentables? Son cosas como estas las que me hacen pensar sin ningún tipo de remordimiento que nuestras leyes están obsoletas y que el poder legislativo parece que está haciendo la vista gorda.

Esto tiene que cambiar. Hay que rebelarse con las sentencias injustas que escuchamos habitualmente, por desgracia, por televisión. Hay que rebelarse, sin miedo, como lo ha hecho también la pasada semana la ex número uno mundial del tenis femenino, Arantxa Sánchez Vicario, con su libro €˜!Vamos! Arantxa. Memorias de una lucha, una vida y una mujer€™, en el que arremete duramente contra sus padres, a los que acusa de haber controlado su vida personal, profesional y financiera. Otra sorpresa para todos, aunque ya se sabe que €œno es oro todo lo que reluce€.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: