Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

La televisión goza de buena salud

Si los nervios no te dan un respiro después de enterarte de que la final de la Copa del Rey se jugará el día de Eurovisión, si no te deja de doler la cabeza al saber que María Antonia Iglesias ha vuelto al plató de ‘El Gran Debate’ siete meses después de su enfermedad o si no concilias el sueño desde la despedida de ‘Bandolera’, no te preocupes. Del mismo modo que la televisión te ha originado estos problemas, te los quitará. Sólo tienes que sintonizar uno de los tantos programas de salud que se emiten a diario para ahorrarte la visita a tu médico de cabecera.

La ‘caja tonta’, como la llaman muchos, no hace alarde de este calificativo y ha sabido darse cuenta de los enormes beneficios que le pueden reportar los espacios saludables, dado que la salud es una de las mayores, sino la principal preocupación que tenemos los seres humanos en nuestra vida, junto al trabajo. Noticias como la última operación de cadera del Rey don Juan Carlos, la invalidez permanente conseguida por la presentadora y actriz Esther Arroyo o el hermetismo en torno a la figura de Hugo Chávez tras su cuarta operación de cáncer no pasan desapercibidas para los editores de informativos y magazines, que ven un yacimiento en estos temas para subir la audiencia.

 

Si hace unos años hubiéramos preguntado a alguien por quienes creen que ven los programas de salud en la tele, estoy convencida de que la mayoría contestaría que las personas mayores. Hoy en día dudo de que hubiera tanta unanimidad. Al igual que los programas de cocina en su día, ahora los de salud están de moda.

 

De hecho, no me resultaría escabroso que el ciudadano eligiera primero llamar a un programa de este tipo para realizar al especialista de turno una consulta sobre su estado de salud que acudir a su ambulatorio y tener que esperar un gran puñado de minutos para que, después de todo, su médico esté ausente o no puedan hacerle las pruebas requeridas por los dichosos recortes que nuestro Gobierno –ése que dicen que representa a los ciudadanos– no se ha dignado en salvaguardar.

 

Hace una década un chequeo médico a través de Internet era cosa de ciencia ficción, pero ahora son cada vez más los hospitales y los pacientes estadounidenses que utilizan lo que se denomina la ‘telemedicina’, las tecnologías de la medicina a distancia. A este paso no será raro que en España también se imponga este hábito y que las radiografías o los electrocardiogramas puedan ser interpretados por un radiólogo o cardiólogo en su casa, de la misma manera que si tuviera al paciente en su consulta. Pero como todavía no hemos llegado a este punto, aprovechémonos de los consejos saludables que nos ofrece la televisión.

 

‘Saber Vivir’ de La 1 es el programa referencia de salud en la tele y Manuel Torreiglesias, el presentador por excelencia de este tipo de espacios, aunque ya por poco tiempo. Su actual programa ‘+Vivir’ ha sido la nueva víctima de los problemas económicos de Intereconomía y el 1 de febrero se tendrá que despedir de la parrilla televisiva. Como en casi todo, la publicidad es la que manda y su programa no alcanza los mínimos de audiencia necesarios para conseguir unos ingresos publicitarios aceptables.

 

Pero antes de Torreiglesias, el doctor Beltrán ya nos orientaba en temas de salud y bienestar, como diariamente en ‘Las Mañanas de La 1’ lo hace ahora el doctor Luis Gutiérrez. ‘Salud al día’ en Canal Sur, ‘Saber Salud’ en la televisión online de Torrevieja o ‘100% Salud’ en Onda Jerez RTV son tan sólo tres ejemplos de la larga lista de programas saludables que se cuelan todos los días por las ondas de nuestro televisor. Y es que hay quienes dicen que la salud es síntoma de felicidad pero, como dijo Gabriel García Márquez, “no hay medicina que cure lo que no cura la felicidad”.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: