Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

La hipocresía vendida en dosis pequeñas

Esta pasada semana pude corroborar algo que ya intuía: que los políticos españoles están mal valorados. Si tenía alguna duda acerca de ello éstas se me disiparon cuando leí el IV Barómetro Externo de la Abogacía €˜La imagen de los abogados y de la Justicia en la sociedad española€™, elaborado por Metroscopia y publicado a principios de la semana pasada, que revela que los españoles puntúan con un 2,8 la confianza que les generan los partidos y con un 2,6 la que depositan en la clase política.Por tanto, tanto partidos como clase política ocuparían las últimas posiciones de los grupos sociales que menos confianza despiertan a los encuestados. Y no me extraña, porque en vez de solucionar los problemas del país durante todo este año los principales partidos políticos españoles se han enzarzado en discusiones sin sentido y se han pasado la pelota los unos a los otros. Pero de trabajar en serio, nada de nada.

Y ahora parece que tanto a socialistas como a populares les ha entrado prisa por transmitir a los ciudadanos por televisión las líneas principales de sus programas electorales de cara al 20-N. Tanto es así que Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba se han acomodado esta pasada semana en el sofá de €˜El programa de Ana Rosa€™ y han concedido sendas entrevistas con el afán, a mi entender, de ganar popularidad y camelarse aún más a los telespectadores menos escépticos, porque a los otros ya nos huele a hipocresía, vendida además en pequeñas dosis, los proyectos que ambos candidatos intentan defender y vender, como si se tratara de publicidad subliminal en algunos casos, para las próximas elecciones generales de noviembre.

Y es que siempre pasa lo mismo. De lo que se dice a lo que se hace cuando se está acomodado en La Moncloa va un trecho. Como decía el político ruso Nikita Jruschov: €œLos políticos son siempre lo mismo. Prometen construir un puente aunque no haya río€.

Y esto sólo es el principio, porque a partir de ahora tanto Rajoy como Rubalcaba jugarán sus cartas también en la tele y se convertirán en miembros de nuestra familia ya que todas las cadenas de televisión los entrevistarán y emitirán programas especiales semanas antes del 20-N. De hecho, ya hay polémica con respecto al tiempo que cada canal de televisión dedica a cada uno de los candidatos a la Presidencia del Gobierno.

Tanto es así que el secretario de Comunicación del PP, Carlos Floriano, ha acusado a TVE de €œadulterar la información política€ para favorecer al candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, y perjudicar la imagen del PP y de Mariano Rajoy. Pero la cadena pública ya ha salido al paso de estas acusaciones y ha informado de que en julio el tiempo dedicado a ambos en el Telediario de La 1 y de La 2 fue el mismo. No conforme con esto, Floriano ha anunciado que van a medir todos los días de la precampaña y de la campaña electoral la información dedicada a cada candidato de manera €œcuantitativa y cualitativa€.

La persona peor parada con esta acusación ha sido el director de Informativos de TVE, Fran Llorente, del que Floriano dice que €œse ha convertido en una terminal del PSOE. El jefe de informativos de TVE se está comportando como el jefe de prensa del candidato del PSOE, manejando la información a favor del candidato socialista y en contra del PP€. ÂżQué pensáis acerca de esto? ÂżCompartís la afirmación del secretario de Comunicación del Partido Popular?

Lo que sí está claro es que las cadenas de televisión no siempre mantienen su imparcialidad, como debería ser en temas tan importantes como son unas elecciones generales, y cada una de ellas baila al sol que más calienta, lo mismo que ocurre en prensa escrita y radio, no nos vamos a cebar sólo con las cadenas televisivas. Pero lo que debiéramos hacer los telespectadores para no contagiarnos de la verborrea de los políticos es analizar con lupa todo lo que nos cuentan a través de la pantalla y ponerle a todo interrogantes que nos ayuden a recapacitar sobre lo que queremos para nuestro país, y así tomar la mejor decisión posible en las urnas, a no ser que no nos creamos ni a unos ni a otros.

Y sobre todo tener en cuenta que en nuestro país ahora se está aplicando una frase célebre del actor estadounidense Groucho Marx. €œLa política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados€.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: