Silueta alfredo original

Curiosidades y Anécdotas de la Historia

Alfredo Rodríguez Blázquez

ORANDO Y CON LOS HUEVOS COLGANDO

Los hechos que les voy a contar sucedieron en 1923. El viejo conde Esteban Collantes, que había sido subsecretario de Cánovas del Castillo, era, por aquel entonces, ministro. Era un hombre muy conocido en la capital por su bondad y su buen humor. Un día que tenía pedida la palabra en el hemiciclo de las cortes, tuvo la necesidad imperiosa de evacuar… Salió despavorido de su asiento hacia el servicio del edificio.

 

Cuando estaba desnudo de medio cuerpo abajo, sentado ya en la taza del wáter, llegó precipitadamente un conserje y, golpeando la puerta con los nudillos, avisó:

 

-Señor conde, señor conde, vaya vuecencia pronto al salón que le van a dar a vuecencia la palabra.

 

El conde se dio toda la prisa que pudo, pero fue tanta que se sujetó las prendas de cualquier manera y cuando llegó al banco azul y se levantó para hablar, a las pocas palabras se le desprendieron los pantalones y calzones dejando al descubierto, de cintura para abajo sus partes, semi tapadas por la camisa, piernas y calcetines.

 

¡La que se armó en el hemiciclo!. Las carcajadas eran atronadoras. Pero el conde, con seriedad pasmosa, recogió sus vestiduras, las colocó en el sitió correspondiente, las sujetó como correspondía y… continuó su discurso con estas palabras:

 

-Puestas las cosas en su lugar…

 

Lo que no pudo evitar el conde fue que le cambiaran, a partir de ese día, el título nobiliario. A partir de entonces ya no fue el conde Esteban Collantes sino el conde Esteban Colgantes.

 

En fin… anécdotas de la historia.

 

Felices fiestas a todos, sean muchos o pocos, los que de vez en cuando se entretienen leyendo este blog. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: