Silueta alfredo original

Curiosidades y Anécdotas de la Historia

Alfredo Rodríguez Blázquez

LA CASTA SACERDOTAL DE LOS AUGURIOS

Todos nosotros hemos oído más de una vez expresiones como “agorero”, “te auguro un buen futuro”, o “pájaro de mal agüero”. Lo curioso de éstas, y otras expresiones derivadas como “inaugurar”, es que su origen hemos de buscarle en los tiempos del Imperio Romano, donde una de las manifestaciones de su civilización era la exigencia de contar con el visto bueno de los dioses antes de tomar cualquier decisión importante, ya fuera política, militar, iniciar una batalla, fundar una nueva colonia, etc…


La consulta se hacía a un collegium sacerdotal de nombre  augures que  eran los  sacerdotes encargados de averiguar el parecer de los Dioses sobre todas aquellas actividades que afectaban al imperio romano, y más concretamente a Roma. Las consultas, ya fueran políticas o militares, tenían un ritual complicado y formulista. De ellas se ocupaban una casta de sacerdotes llamados augures que se basaban en la observación de las aves en el cielo. Las aves más ligadas a este ritual eran los cuervos, las cornejas y los buitres,  y de aquí proviene la expresión “pájaro de mal agüero” y el mal concepto que siempre se ha tenido de aves como el cuervo o el buitre. El poder que emanaba de esta casta sacerdotal les convertía en verdaderos árbitros y manipuladores de la política romana. Un poder que, además, era vitalicio porque era el único sacerdocio romano  en el que no se podía ser cesado.


 La ceremonia de averiguación  se iniciaba con la siguiente fórmula: “que esto resulte provechoso, afortunado, propicio y saludable para el pueblo romano”. Los hombres de la época llamaban a esta ceremonia; tomar los augurios. Y aquí está también el origen del término inaugurar y sus derivados, como por ejemplo: “esto no augura nada bueno”. En sus manos estaba posponer la toma de decisiones de los magistrados e, incluso, revocarla, lo que imprimía a este sacerdocio un carácter de dioses. Realmente eran un auténtico poder en la sombra, como ahora gusta decir.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: