Silueta alfredo original

Curiosidades y Anécdotas de la Historia

Alfredo Rodríguez Blázquez

INTERNET Y COMERCIO

El comercio tradicional ha cambiado. En plena era de la revolución tecnológica, la que más rápidamente ha cambiado el mundo, Internet ha modificado completamente el marco del comercio tradicional. Ya apenas quedan representantes o comerciales que hagan sus visitas presentando y vendiendo sus productos a los distribuidores.

 

El catálogo convencional, a través del cual conocíamos las novedades y características del producto en cuestión, ha desaparecido. Todo lo encontramos en la Red de Redes. Cualquier producto está a nuestro alcance con tan solo un click. Ya no hace falta que un vendedor nos explique las bondades del producto que queremos. Ahora, cuando queremos algo, sabemos más de ese producto que el propio vendedor, incluso tenemos los precios de tres o más “portales” que nos lo venden, y nos garantizan la entrega en 24 h, una vez lo hayamos pagado por adelantado, naturalmente.


    Como no hay nada regulado en el marco jurídico de Internet, esto solo ha traído, y traerá aún más , la pérdida de  miles de puestos de trabajo, el cierre de miles de pequeños negocios y la ruina de muchos empresarios autónomos. No hay ningún comercio minorista que pueda competir, en precios, con las ofertas que se encuentran en la red. El autónomo, la pequeña empresa, no puede invertir lo que no tiene en procurarse un portal de Internet que compita con las grandes compañías multinacionales que hacen del comercio en la red un negocio redondo, al llegar a cientos de millones de usuarios de todo el orbe.


    Que nadie olvide que en este país, más del ochenta por ciento de los puestos de trabajo lo crea el autónomo y las pymes. Si la Red de Redes acaba con muchos de estos puestos de trabajo, ¿dónde recolocamos a toda la gente que procederá del comercio?


Como clientes finales todos salimos favorecidos de la oferta que encontramos en Internet, pero como ciudadanos todos salimos perdiendo. Es hora de regular el comercio por Internet y de proteger al pequeño comerciante, para que al menos pueda seguir manteniendo abierto su negocio y tener la posibilidad de generar algún empleo, o como mal menor conservar los que tiene.


Algunos gurús y algunos políticos, que no sufren ni padecen el día a día de un comercio minorista en los tiempos de hoy, apelan a que hay que ir con los nuevos tiempos, a que hay que implantar en los pequeños comercios la tecnología; adaptarse o morir. ¿Sabrán ellos lo que cuesta adaptarse? ¿Sabrán que todos sus esfuerzos económicos por ir con los tiempos, acaban con la ruina de muchos de ellos y con los empleos que hasta ahora han generado? No es fácil señores gurús. Pregunten en cualquier pequeño comercio o tienda de su ciudad; todos quisieran ir con los tiempos, ofrecer sus productos en portales que lleguen a todo el mundo, no quedarse en el siglo XX, pero a pesar de querer, no pueden.

Comentarios

carmen pereira 10/08/2014 17:32 #1
Alfredo, no puedo estar más de acuerdo contigo. Quería escribir sobre este tema en mi página de facebook, y he encontrado tu artículo. Realmente me reconforta saber que alguien opina exactamente igual que yo. Eso sí, tengo que reconocer que tú escribes mucho mejor que yo. Saludos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: