Silueta alfredo original

Curiosidades y Anécdotas de la Historia

Alfredo Rodríguez Blázquez

COSA CATALANA: HOMBRES HECHOS Y SOBERANISMO

Las actuaciones y presuntos delitos en los que puedan haber incurrido Jordi Pujol y sus hijos es algo que deben juzgar las instituciones correspondientes. Aquí, en esta columna de opinión, solo quiero hacer un paralelismo de las presuntas actuaciones del clan Pujol, con el juramento que los hombres hechos de Cosa Nostra hacían para ingresar en la organización mafiosa. Dicho texto decía así:

 

“Ahora estás ingresando en la honorable sociedad de Cosa Nostra, la cual acoge solo a hombres de valor y lealtad. Cosa Nostra está antes que cualquier otra cosa en la vida. Antes que el país, antes que Dios. Nunca traicionarás los secretos de Cosa Nostra, ni a los hijos de otro miembro. A partir de ahora somos uno hasta la muerte.”

 

Como se ve en este resumido texto que pronunciaban los hombres que iban a “firmar en los libros”, para ser miembros de Cosa Nostra, la familia Pujol está antes que cualquier otra cosa en la vida, incluyendo a Cataluña. La actuación del clan Pujol, a la vista de los acontecimientos, es idéntica a la de los hombres hechos de las familias mafiosas. No hay un caso de los que asolan a las instituciones y políticos de este país, que no tenga su similitud con las actuaciones de la mafia norteamericana, y éste caso es un ejemplo más.

 

Dicho esto, la figura política de Jordi Pujol es, a mi modo de ver, la hacedora de la ola independentista catalana que tanta fuerza tiene hoy. Hace muchos años, allá por el año ochenta y tres, dijo en una entrevista que él y los políticos catalanes no podían abrazar el independentismo, pero sí que tenían que poner tres banderas: la lengua, la senyera y la educación, para que las futuras generaciones sí fueran independentistas. Pasado el tiempo parece ser que consiguió su objetivo, pero no explicó en esa entrevista que antes que Cataluña estaba la familia, y sobre todo la ambición de tener más poder y más dinero para la misma. Ya hay casi dos generaciones de catalanes que se han educado en lo catalán, y cuándo pasen unos pocos años, y esa mayoría silenciosa de hoy, que son inmigrantes del resto del estado, se vayan jubilados a sus pueblos de origen, o ya no estén entre nosotros por cuestiones de edad, el deseo independentista de una gran mayoría de ciudadanos catalanes será una realidad.

 

Una vez abierta la espita de la consulta, el problema para todos no va a ser el 9-N, sino que empezará el día después. Ya nada podrá ser igual. Con consulta o sin ella, el independentismo político venderá el mensaje conveniente en función de si se hace la consulta o no. La democracia no solo es votar, la salud de la democracia depende de un mísero detalle: el procedimiento electoral.

 

El derecho de autodeterminación de un pueblo está recogido en Naciones Unidas como un derecho de los pueblos sometidos colonialmente, y éste no parece que sea el caso de Cataluña. Al menos nadie, en su sano juicio, puede decir hoy que Cataluña está siendo explotada y sometida por el Estado central. Apelar a los sentimientos son triquiñuelas de los políticos interesados en tener más poder y más dinero, pero los sentimientos se configuran como la parte más íntima del ser humano, y por lo tanto la más irreflexiva. Visto desde fuera, han convertido a los sentimientos en soberanos y a las razones en súbditos o vasallos de aquellos.

 

Alguien dijo una vez que si los ciudadanos no se involucran en la política, habrá hombres y mujeres que si lo harán para gobernarles desde la mediocridad y el interés personal.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: