F rodriguez lopez original

Contando habas

Fernando Rodríguez López
Blog de Fernando Rodríguez López.

Dación o no dación, esa es la cuestión

Llaves detail

Hace unos días el Congreso aprobaba la tramitación de una iniciativa legislativa popular, impulsada por varios sindicatos y asociaciones y después de haber recogido 1.402.854 firmas en toda España.

Esta iniciativa propone cambios en la legislación para, principalmente, instaurar en España la llamada “dación en pago”, que permita al deudor de un préstamo hipotecario sobre la vivienda habitual saldar por completo la deuda entregándosela al acreedor (el banco), incluso con carácter retroactivo (para préstamos ya concedidos).

 

Conociendo la fuerte personalidad de nuestra clase política es difícil prever el resultado de la votación (¿no acaba de aprobar el PP un Real Decreto para disminuir a 20 el número de peonadas exigidas para cobrar el PER, con lo mucho que lo criticó en otros tiempos?) pero, arriesgándome a ser impopular (perdón por el juego de palabras), creo que si la iniciativa se aprobara no sería una buena noticia.

 

Vamos por partes. En España, cuando uno deja de pagarle al banco las cuotas de la hipoteca de su vivienda, el banco pide que se subaste (“una libra de carne, que tiene derecho a cortar lo más cerca del corazón…”) para destinar lo obtenido a saldar la deuda; lo que sobre, para el deudor (si es que sobra, como con el foie-gras), pero en lo que no alcance el deudor mantiene su deuda. En Estados Unidos, sin embargo, cuando uno deja de pagarle al banco las cuotas de la hipoteca, lo habitual es que el banco se quede con la vivienda y la deuda se salde por completo.

 

¿Cuál de los dos sistemas es más justo? Bueno, lógicamente depende de a quién se pregunte, deudor o acreedor… pero yo creo que en realidad ésta no es una cuestión de justicia. Más bien es una opción legal, que se puede establecer de una forma o de otra, y cada una acaba generando sus propias reglas de juego.

 

Por ejemplo, ¿qué cambiaría en España si se aceptara la dación en pago? Lo primero y principal es que a todo el mundo le sería más difícil obtener un préstamo hipotecario (a largo plazo el banco no confiaría en muchos clientes, al menos sin contar con un buen número de avalistas) y, además, los tipos de interés serían más altos para todos (porque tendrían que cubrir el mayor coste del riesgo).

 

Diréis que esto es precisamente lo que está pasando hoy día, con el crédito congelado, pero cuando salgamos de ésta (lo más probable es que sea incluso en este siglo) preferiremos que los préstamos sean sencillos y baratos (aunque estén más supervisados).

 

Y peores serían los efectos de aplicar la dación en pago con carácter retroactivo, como se pide en la iniciativa popular. Por un lado, muchos deudores que están devolviendo préstamos hipotecarios por importes que han pasado a ser mayores que el valor real de sus viviendas se verían inmediatamente aliviados, claramente.

 

A cambio, los bancos perderían más dinero, lo cual no le sonaría del todo mal al común de los españoles después de lo de Bankia y las preferentes si no fuera porque, a lo peor, lo que acabaría pasando es que recibirían más ayudas públicas. Pero lo peor peor es que la cosa, en realidad, no acabaría aquí: los bancos tendrían que poner a la venta las nuevas viviendas, y eso haría que los precios siguieran bajando, y eso haría que más y más gente tuviera ganas de aprovechar la dación en pago… sin necesidad de predecir el apocalipsis, éste fue precisamente uno de los factores que agravó la crisis inmobiliario-bancaria en Estados Unidos en 2007-2009.

 

No aplicar la dación en pago no implica quedarse de brazos cruzados. Aparte del desiderátum de buena voluntad y amor entre los pueblos de exigir responsabilidad por las autorizaciones de préstamos y valoraciones irresponsables, que me temo no va a tener respuesta, a futuro deberíamos regular mejor las ejecuciones hipotecarias (eso de pagar intereses de demora por todo el capital pendiente, y no sólo las cuotas impagadas, es surrealista) y prevenir el sobreendeudamiento de las familias.

 

Y para los desahucios más lesivos, una solución global desde el Estado que no dependiera de cuántas personas se manifiestan solidarizándose a la puerta del deudor.

Comentarios

Gabriel 09/05/2013 19:08 #4
Hola Fernando, Efectivamente una cosa es "dación en pago general y retroactiva" y otra cosa muy distinta es lo que defendemos desde la PAH y otros colectivos, y el origen de la discusión. Pues la ILP y el esfuerzo de la sociedad civil la que ha puesto en el debate público estas cuestiones. Sin embargo determinados actores políticos y mediáticos, para enfrentar y confundir, cuando hablan de la ILP o las propuestas de la PAH, se refieren a la dación en pago general como si ésta fuera la propuesta del movimiento, precisamente para poner encima de la mesa la argumentación que expones, confundiendo a la opinión pública. Me estoy refiriendo pej al "entrañable" señor Pujalte diciendo que los proponentes o afectados quieren la dación en pago para comprarse otro piso... y demás tropelías varias. Y no, la ILP es un conjunto inseparable de dación en pago+alquiler social+paralización de desahucios, para deudores de buena fe, en vivienda de residencia habitual, desde al menos el 2007. Es una inteligente medida, eficiente (rellenar casas vacías) y justa para ambas partes. Como ej en Ávila el BBVA hizo una dación en pago en 2011 a una familia y ahora la casa está vacía y en oferta para la venta, donde el propio banco ofrece un préstamo con cuota de 440 euros. Si la ILP fuera ley, en esa casa seguiría viviendo la familia (sin mudanzas y sin historias) y el banco recibiría un renta quizá de 200-300€. Pero eso es mucho mejor que nada, q es lo recibe ahora, y tener una vivienda vacía, esperando ser vendida y sin los auténticos daños psicológicos que la familia ha sufrido. Un saludo afectuoso de un exalumno
Fernando 26/04/2013 19:00 #3
Hola, Gabriel. Lo que planteas es muy sensato, o al menos a mí me lo parece. Lo que sucede es que no todas las situaciones son iguales, y si a todas las respuestas las llamamos "dación en pago" creo que podemos perdernos en la argumentación. Creo que para las personas vulnerables que han sufrido más intensamente la crisis entregar la propiedad de la vivienda y seguir viviendo en ella pagando un alquiler bajo es una solución muy buena, socialmente defendible en estos momentos. Si llamamos a eso "dación en pago", de acuerdo; lo que pasa es que "dación en pago" se suele referir a saldar la deuda hipotecaria entregando la vivienda, por cualquier persona y en todo tipo de circunstancias. Podríamos ir a ello, nos llevaría a un sistema hipotecario diferente, con ventajas y con inconvenientes. Pero implantarlo ahora, con carácter retroactivo, una vez contradadas las hipotecas vigentes bajo el sistema anterior, para todos y en cualquier caso... sigo opinando que tendría muchos más inconvenientes que ventajas
Calixto 25/04/2013 20:33 #2
Ahora no se puede, así que parchemos, intentamos dar cebada al burro muerto. En el sistema anglosajón si recibes un préstamo poniendo como garantía un bie, quien responde es el bien, por tanto el prestamista se cuidara muy bien de que valga al menos lo que te ha prestado, si aquí la ley hubiera sido igual probablemente nos hubiéramos ahorrado la burbuja inmobiliaria. A los bancos les ha pasado lo que a mi cuando mi hijo me dijo que había cambiado la colección de cromos al vecino por la bicicleta, yo me las prometía muy felices hasta que me llamo el vecino padre para decirme que su hijo no tenía bicicleta. Que contentos se ponían cuando daban un préstamo y descontaban la comision cel importe y junto llos intereses del año iban a la cuenta de resultados, pero que disgusto cuando se enteraban de que el prestatario no iba a devolver ni un duro. A eso en mi pueblo lo llaman hacer un pan como unas hostias. Ah! Y además de la burbuja nos hubiéramos ahorrado los desahucios, que es a lo que iba. Esta visto que aquí no se hace nada hasta que no empiezan las desgracias.
Gabriel 25/04/2013 10:38 #1
No estoy especialmente de acuerdo Fernando. La dación en pago retroactiva es un lema sencillo, claro y fácil; y va acompañado del alquiler social. No separado. Se trata de una solución de compromiso, aceptable para la entidad y el afectado. Es tan simple como decir: de acuerdo, quédate con la casa señor banquero, pero de la deuda que ud. ha generado me la condona, a cambio, en vez de pagarle una cuota hipotecaria a precio de burbuja inmobiliaria, le pago un alquiler, a precio de poder pagarle, 30% de mis ingresos. En primer lugar pq la responsabilidad respecto la insolvencia es de ambos, pero especialmente de los gestores de la entidad bancaria, puesto que su puesto se lo exige y las leyes también, las del consumo y las de la profesión bancaria. ¿O es que la diligenciad el ordenado comerciante ya no funciona? ¿O es que no se han saltado las normas de ordenación bancaria? ¿O es que todos o casi todos los préstamos no se han dado por encima del 80% del valor real de las viviendas? Además no se trata de dación en pago sí o no. La dación en pago ya existe, y ha sido masiva. Sólo hay que ver los cientos de miles de viviendas en manos de las entidades. Lo que pasa es que no se aplica a las PERSONAS FÍSICAS. Pero las sociedades inmobiliarias, cuya responsabilidad patrimonial acaba donde acaba, han entregado las viviendas, y adiós muy buenas. Los que especulaban con ellas, no los que las necesitaban para vivir. SÍ ES UNA CUESTIÓN DE JUSTICIA. Es cierto que una dación en pago masiva elevaría los préstamos hipotecarios. Pero ojo, sólo los préstamos hipotecarios para compra de vivienda. Pero no los demás. Pq la medida se aplicaría sólo a la compra de vivienda para residencia habitual de la familia. No para cualquier préstamos hipotecario. Por tanto el coste sólo subiría para quien se quisiera comprar una vivienda para residencia habitual, que necesitaría más avalistas. ¿Cómo ahora? Sí, como ahora. Por otro lado, de ser esto así lo que promovería sería el alquiler, y así cambiar la tendencia hispánica a la propiedad, absurda y que nos ha llevado a donde estamos. Para fomentar el acceso a una vivienda, cumpliendo el mandato constitucional del art. 47 el alquiler es la solución, no comprar y endeudarse hasta las cejas. Ese es el corolario de esta crisis. Y si hacen falta más ayudas a la banca, que eso dicen, pues que se destinen directamente a los deudores hipotecarios. Si esas ayudas fueran para solventar el problema ocasionado por la dación en pago, que se rescate a las personas, no a los bancos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: