Silueta original

Con la verdad por delante

Gabriel De la Mora
Blog de Gabriel de la Mora en Tribuna de Salamanca.

De las luces, los gozos y las sombras de nuestra europea ciudad de provincias

Festival luz vanguardias detail

Este fin de semana las calles y plazas de nuestra ciudad, relegadas a su habitual papel de espacio mercantil destinado a la contemplación de propios y foráneos, han vuelto a mostrarse como espacio de encuentro y participación para el común, con sus luces, gozos y sombras.

Entre estas actividades y en conmemoración del día del refugiado, la asamblea de apoyo a personas migrantes ha coordinado numerosas actividades informativas desarrolladas por diversas organizaciones como Kaampen Gaz, Amnistía Internacional, Intermon Oxfam, CIEs No, Antifascistas, Pangea y otras, sobre la guerra de Siria, el derecho de asilo, la situación de mujeres, niños y niñas en los campamentos, los centros de internamiento de extranjeros o el crecimiento de la ultraderecha en Europa, mostrando algunas de las razones del escaso interés de la UE por intentar casar Justicia y Ley, acabando con los últimos resquicios del sueño de una Europa de libertades y solidaridad. No en vano numerosos estados como España llevan años dificultando por todos los medios el reconocimiento del derecho de asilo y refugio a miles de personas, como vienen denunciando multitud de organizaciones, también desde hace años.

 

Las activistas de las organizaciones y movimientos sociales, indignadas con la situación de desamparo y desprotección de las miles de personas que actualmente se hacinan en campamentos improvisados en Grecia esperando ser deportadas colectivamente a Turquía, incluso han llegado a recrear un campamento en la misma Plaza Mayor, tras recorrer el centro de la ciudad caminando con sus enseres tras una teatralizada larga marcha, simbolizando la espiral sin futuro en la que viven entre Grecia, Turquía y su país natal, Siria, donde los bombardeos se suceden sin que se vislumbre una salida razonable a un conflicto, donde los intereses estratégicos de las empresas y los estados europeos se mezclan con el fanatismo religioso, el terrorismo internacional dentro de la cruenta guerra civil que sufre el país.

 

El sábado una emocionante intervención teatral en la calle compañía hacia incluso llorar a algunas personas, los relatos vividos eran desgarradores. Sin embargo, lo noticioso para los medios sin duda ha sido el festival de luz y vanguardias y la enésima y pesadísima campaña electoral. Pan y circo, pero sin pan ni ganas de ir al circo. Nuestro magnánimo magnate salmantino, Ignacio Sánchez Galán presidente de Iberdrola, ha tenido a bien regalar al Ayuntamiento un festival de coste millonario, sin duda una gran idea, la iluminación artística de nuestro patrimonio, para disfrute de la vecindad y los visitantes.

 

No obstante, aquí no se dan puntadas sin hilo y los políticos locales no deberían haberse dejado comprar con las migajas de quien está  inmerso en un procedimiento sancionatorio abierto por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que acusa a Iberdrola de mantener una "conducta muy grave", pues según el organismo regulador "este tipo de actuación constituye una manipulación típica del mercado con intencionalidad dolosa que concede a Iberdrola un beneficio extraordinario". "Hay fraude y actuación engañosa, y también hay un artificio", añade.

 

Lavarse la cara ante la ciudadanía pagando a los políticos del PP actos lúdicos en campaña electoral es un acto vergonzoso y que nos recuerda quien manda, como si fuéramos estúpidos. Todo ello mientras millones de familias no pueden pagar sus facturas y son llamadas a una votación tras una campaña electoral anodina. No es de extrañar la indignación expresada por esta situación por algunas de las muchas personas que se acercaron al campamento este fin de semana. Según la CNMC, con dicha práctica, "reiterada" y "muy notoria", el grupo energético pudo obtener un beneficio estimado de 21,5 millones de euros, como resultado de incrementar el precio del mercado eléctrico en 7 euros por megavatio hora (mwh) -un 8,75% más-, al sustituir el agua de estas centrales por la energía de los ciclos combinados que tuvieron que cubrir el hueco dejado por Iberdrola.

 

A su vez, y en el mismo momento que la empresa hacía su propaganda en la Plaza Mayor, la dignidad de las personas refugiadas se abría paso entre la multitud, impugnando tal aprovechamiento corrupto del espacio común. Dos luchas por la representación simbólica de la realidad. Por un lado, la gran multinacional energética, representante simbólica de un tardocapitalismo responsable de numerosos conflictos armados por los recursos energéticos de países del Sur, y manchada de corruptelas también en el Norte; por otro lado, personas activistas de derechos humanos altruistamente cediendo su tiempo y su esfuerzo por denunciar y visibilizar las terribles situaciones injustas que se viven en el mundo real, fuera del artificio europeo consumista.

 

Finalmente, la  gran mayoría indiferente se enarbolaba la bandera, mientras veía el partido de la selección española. Tres Españas muy diferentes que nos recuerdan el largo trabajo de concienciación de una sociedad en decadencia, miedosa de perder las migajas de una suculenta cena a la que no están invitados la mayoría y que sólo disfrutan un pequeño números de poderosos, los mismos que desvían sus rentas hacia paraísos fiscales o nos engañan con la factura de la luz, a una semana de unas elecciones, donde estos mismos poderes ya tienen compradas a tres de las cuatro grandes opciones políticas para configurar el próximo gobierno. La suerte está echada y nadie da duros a pesetas. Iberdrola, Endesa o FCC no votan con papeletas, si no con chequeras.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: