Blog autor

Ciudadano Magenta

Upyd Upyd

Ceguera política y recorte indiscriminado al CSIC

Del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se pueden decir muchas cosas y todas buenas, aunque el Gobierno del PP, ahora, y el anterior, socialista, se han encargado de hacer ver lo contrario a los ciudadanos con el trato que le han dispensado en los últimos cinco o seis años.

 

Los recortes que le han venido aplicando desde 2008 hasta la fecha -180 millones de euros menos en 2013 que en aquel año, alcanzando así un déficit de 102 millones de euros- hacen pensar que los respectivos gobiernos no veían entonces, ni alcanzan a ver ahora, la importancia de contar con un centro de investigación y desarrollo de carácter nacional. Si no, ¿por qué ese afán por dejarlo tan falto de  recursos?

 

Baste decir, para comprender su importancia que, a nivel organizativo, el CSIC es un organismo de investigación multidisciplinar que articula su investigación en ocho grandes áreas científico-técnicas. Estas áreas de investigación están atendidas por más de 14.000 empleados, repartidos por los 126 institutos dependientes del mismo.

 

No olvidemos tampoco su trascendencia internacional: el CSIC ocupa el puesto noveno en el ranking de investigación mundial. Su importancia y carácter estratégico justifica su accesibilidad a todo el colectivo científico y a la sociedad en general, y por eso acoge cada año a numerosos investigadores, tanto nacionales como extranjeros. La importancia y repercusión científica y social de sus grandes instalaciones es reconocida y respaldada por la Unión Europea.

 

El problema que ahora expone pública y desesperadamente su presidente, Emilio Lora-Tamayo, es que hay un déficit que cubrir este año de 102 millones de euros para no entrar en quiebra técnica y suspender pagos a sus proveedores, personal, Hacienda Pública, Seguridad Social, entre otros, con lo que ello supondría de paralización de proyectos y programas de investigación en marcha ¿Se imaginan ustedes el retraso en desarrollo que ello supondría?

 

El 28 de junio pasado se aprobó por el Gobierno una inyección presupuestaria extraordinaria para atender las necesidades del CSIC por importe de 25 millones de euros. Sin embargo, como dice el colectivo andaluz Ciencia con Futuro, esto no es “más que una venda en una herida abierta por la que mana la sangre a borbotones”, ya que el CSIC necesita para antes de septiembre u octubre otros 75 millones de euros, con el fin de poder continuar con sus actividades dentro de la normalidad y de que no se paralice ningún proyecto vigente, sin pensar aún en los que se pueda embarcar ex novo. El Gobierno se ha comprometido a entregar otros 50 millones de euros para septiembre ¿Y con el resto, rezamos todos juntos o invocamos a los hados…?

 

Hasta el Rey ha pedido a los jóvenes profesionales que actualmente están trabajando fuera o se están marchando que vuelvan. Pero para ello, señores del Gobierno, es preciso que el CSIC obtenga con normalidad, sin reducciones o recortes amenazantes, una dotación presupuestaria suficiente, y si me apuran sobrada, para que sus investigaciones sigan siendo punteras a nivel mundial. ¿Qué país desarrollado no invierte hoy en día, prioritariamente, en I+D+I? Sin embargo, en el nuestro, en los últimos seis años se han invertido 500 millones de euros menos que en 2008. ¿Quién se ha puesto la venda en los ojos para no ver dónde se recorta, sino los últimos gobiernos, que dejados llevar por las exigencias de la troika han tomado las tijeras en mano y han destruido, a ciegas, lo que ha costado levantar en tantos años de investigación científica o humana? ¿Qué clase de cortedad mental hace pensar que recortar en I+D+I supone ahorrar algo?

 

La investigación científica, en el área técnica o humana que sea, debe no sólo promoverse sino también protegerse públicamente contra los avatares de la economía (y no digamos contra los iluminados de turno), pues crea empleo, hace avanzar un país y enorgullece a sus ciudadanos ante los éxitos cosechados. Señores del Gobierno de turno, quítense la venda de los ojos y entierren sus tijeras ante el CSIC.

 

Ana Rosa Pedriza Sanz

Concejala de UPyD en el Ayuntamiento de Ávila

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: